SEGURIDAD | Artículos | 01 NOV 2010

Eugene Kaspersky, fundador y CEO de Kaspersky Lab

Nuestra estrategia se basa en herramientas de alto nivel y formación a los usuarios
Miguel A. Gómez.
En un momento en que las amenazas se incrementan y se vuelven más complejas, que aparecen nuevos retos, como el conocido Stuxnet, que la seguridad juega cada día un papel más indispensable, hemos querido conversar con Eugene Kaspersky, fundador y CEO de Kaspersky Lab, para que nos pueda valorar en qué punto se encuentra el mercado en este momento.

Dealer World. En su última comparecencia ante los medios de comunicación, señaló que nos encontramos ante un punto de inflexión en lo referente al malware. ¿Puede decirnos exactamente por qué ahora se produce este punto de inflexión? ¿Qué ha cambiado ahora?
Eugene Kaspersky Técnicamente, la situación es muy similar a la que veníamos viendo hasta la fecha, con ataques masivos basados en bootnet que buscan infectar a miles de ordenadores. Pero lo que sí es diferente es una nueva tendencia de ataque de un altísimo nivel de complejidad. Creemos que no ha sido diseñado sólo por una persona, sino que se trata de un grupo. Pero lo que realmente creemos que marca la diferencia es que los ataques no están diseñados con un objetivo criminal, propiamente dicho, no buscan obtener información de cuentas bancarias o buscan conseguir dinero, sino que se trata de un troyano diseñado para el sabotaje industrial. Esta amenaza ha sido diseñada para alcanzar algún tipo de influencia sobre sistemas industriales. En este momento no conocemos los motivos, los tipos de ordenadores que quieren atacar ni quién está detrás de este tipo de ataques, pero lo que sí sabemos es que se trata de una amenaza muy específica para llegar a manipular unos sistemas industriales concretos.

DW. Pero ¿es posible determinar qué es lo que se busca con este tipo de ataques? ¿Sembrar pánico, obtener dinero…?
- E. K. No sabemos realmente qué es lo que buscan. Sabemos que atacan los sistemas, que acceden a ciertos detalles sobre el funcionamiento, pero no sabemos por qué ni para qué. Tarde o temprano conseguiremos averiguar el origen o el motivo. De hecho, ahora seguimos peinando Internet con el fin de obtener más detalles, pero lo cierto es que se genera mucha información ridícula, un gran número de especulaciones sobre el origen y los objetivos.

DW. En cualquier caso, la dificultad estriba en el hecho de no conocer detalles importantes, ¿no?
- E. K. El malware es malware, y la forma de luchar contra él es la misma que se emplea para luchar contra el resto de las amenazas. La diferencia es la naturaleza concreta de cada caso, y en este caso, estamos hablando de un tipo de amenaza que busca sabotear.

DW. Detrás de los ataques con fines lucrativos se dice que están organizaciones delictivas. ¿Quién puede estar detrás de estos ataques, estas mismas organizaciones?
- E. K. No lo creo, porque ellos buscan desarrollar amenazas con fines claramente lucrativos. Ya sean troyanos, phishing, o lo que sea. Pero en este caso hablamos de otro tipo de creadores. La única clave que tenemos es que cuentan con grandes recursos, porque se trata de amenazas muy dirigidas y complicadas. Es muy posible que cuenten con un grupo de ingenieros detrás que prueban en cada caso que este tipo de amenazas sean efectivas. En cualquier caso, las inversiones son muy significativas para desarrollar estas amenazas. De hecho, algunos apuntan a organizaciones militares o a servicios secretos de algunos países, pero son sólo suposiciones.

DW. Pero, si hay grandes inversiones, esperarán sacar algún tipo de compensación o de beneficio, ¿no?
- E. K. El malware siempre busca algún beneficio concreto, pero en este caso no buscan negocio.

DW. En su opinión, ¿qué papel debemos desempeñar los medios de comunicación para ayudar contra este tipo de ataques?
- E. K. Me temo que de momento no pueden hacer nada concreto salvo observar. Es posible que cuando sepamos más detalles sea posible colaborar entre todos, pero no por el momento.

DW. Hablando, en general, del mercado de la seguridad, Kaspersky Lab está bien situado en algunos mercados, como el ruso, o segmentos, como el retail en el caso español, pero, ¿qué nos puede contar de la posición global de su compañía en el mercado de la seguridad?
- E. K. De acuerdo con IDC, estamos en la cuarta posición en el mercado global de seguridad. Creo que el año próximo podremos ascender a la tercera posición en la protección del punto de acceso y en un par de años, las compañías que encabezan la lista perderán parte de su cuota de mercado, lo que nos debería permitir colocarnos en la segunda posición global. Con eso, sólo quedará por encima de nosotros Symantec, pero espero que pronto podamos dejarles atrás.
El momento que vive la industria es muy interesante. Nosotros trabajamos no sólo contra los criminales y el malware, sino también contra nuestros competidores. En cualquier caso, nuestros objetivos pasan por asegurar a nuestros clientes y seguir creciendo en los diferentes países donde estamos presentes.
En cualquier caso, estamos en un momento de cambio. Cambia el malware, que se hace más complejo; cambian los competidores, que se hacen cada vez más rápidos; y cambian los clientes, con nuevas necesidades y dispositivos de acceso. De hecho, ya hemos visto este año ataques contra cajeros automáticos, que se han visto afectados por malware. Cada año, el mercado cambia.

DW. A la vista de los hechos, ¿es posible derrotar al cibercrimen o, por el contrario, sólo se trata de mantener la lucha para tenerlo a raya?
- E. K. Seguimos trabajando de forma constante, y seguiremos haciéndolo.

DW. Señala que el liderazgo del mercado lo ostenta Symantec. ¿Qué tiene este fabricante que todavía no tenga Kaspersky Lab?
- E. K. De momento, Symantec cuenta con más clientes en el área de las grandes corporaciones. Nosotros seguimos trabajando para mejorar en este terreno, pero todavía nos queda trabajo por hacer. Ellos tienen más clientes y también tienen más experiencia que nosotros en este terreno, lo que les coloca con un mejor posicionamiento de marca en el mercado.
Asimismo, nosotros estamos reforzando nuestra estructura de partners con el fin de alcanzar una comunidad como la que ya tiene Symantec, a la par que tratamos de reforzar nuestro conocimiento de marca. De momento, lo estamos consiguiendo en el mercado retail, que quizá es el mercado de más fácil acceso. De hecho, ya estamos colocados en primera aposición en este mercado, por encima de ellos

DW. Desde otro punto de vista, ¿qué tiene Kaspersky Lab que no tenga Symantec?
- E. K. Tecnología. Ellos no tienen ni nuestro producto ni nuestra tecnología. De hecho, ellos siguen en muchas ocasiones los pasos que damos nosotros. Luego enseguida se ponen a la altura, porque lo hacen bien, pero siempre estamos un paso por delante.

DW. Hablando del canal de distribución, ¿qué representan los partners para una firma como Kaspersky Lab?
- E. K. Nosotros somos una compañía de venta indirecta y nos apoyamos en nuestros partners para llegar al mercado. Son nuestra fuerza comercial y de imagen, son un gran respaldo para nosotros. Por nuestra parte, estamos claramente comprometidos con ellos y les aseguramos que no iremos a los clientes de forma directa, sino siempre a través de ellos, incluso en las ventas on-line, donde siempre contaremos con nuestros partners.

DW. Una de las ideas latentes en e

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información