PYMES | Artículos | 01 SEP 2004

Las PYMES objetivo de las entidades financieras

Yolanda Sánchez.
La pequeña empresa es un cliente potencial de muchos fabricantes y empresas de servicios. Desde el mundo del software y del hardware se les mira con mucha atención. También las compañías que prestan servicios se ocupan de desarrollar una oferta tentadora para las PYMES. Pero en todo ello no debemos olvidar a las entidades financieras que ven en este segmento una muy buena oportunidad de aumentar su negocio. Es por ello que MasterCard ha realizado un estudio para saber más de sus hábitos económicos.

Las PYMES han sido y son objeto de muy distintos estudios. La meta es conocer un poco más a este tipo de empresas tan diferentes entre sí y con tanto potencial de crecimiento. Es por ello que los entendidos y consultoras se han aproximado a ellas desde muy distintos ángulos, con la intención de saber qué necesitan para su día a día y cómo mejorar en base a ello la oferta que le hacen llegar los fabricantes.
En esta ocasión ha sido MasterCard International el que ha realizado un estudio sobre la pequeña y mediana empresa en el que ha intentado analizar las preferencias de estas compañías en materia financiera.
La entidad financiera señala en dicho documento que la contribución que este sector de actividad concreto hace a la economía nacional se suele calcular por el porcentaje de la población activa total que trabaja en el mismo, por la proporción que representa con respecto al número total de empresas y por el porcentaje que genera del volumen de negocio, pero los otros datos proporcionan claras evidencias de que las pequeñas empresas son un sector muy importante para la economía española.
Prueba de ello es que, en 2000, las empresas con menos de 50 trabajadores representaban el 99 por ciento del total de empresas y el 67 por ciento del total de trabajadores. Además, y según los datos del Ministerio de Economía español, el 94 por ciento del total de empresas y el 47 por ciento del total de trabajadores.

Relación con la entidad financiera
En el aspecto que analiza Mas­terCard International destaca el hecho de que las pequeñas empresas españolas se muestran bastante leales a una entidad financiera principal: aunque el 84 por ciento de los encuestados afirmaron que utilizan más de una entidad, aproximadamente tres cuartos de los incluidos en ese porcentaje dijeron que prefieren tratar con una sola de las instituciones con las que tiene alguna relación.
Además, en el estudio se destaca el hecho de que este tipo de compañías suele ser fiel a su entidad financiera principal, lo que asegura la posibilidad de ampliar la oferta de servicios de este banco de cara a su cartera de clientes.
En cuanto a cómo pagan las pequeñas empresas sus gastos de empresas, la encuesta revela que los tipos de datos de mayor volumen para las pequeñas empresas españolas son la compra de existencias y materias primas. Los costes de servicios y comunicaciones son el siguiente tipo de gasto por cuantía. Estos resultados no varían para los usuarios de tarjetas y para los no usuarios.
Cuando se analiza cómo se pagan esos gastos, es evidentemente que, tanto entre los usuarios, la transferencia electrónica de fondos es el método de pago más popular, seguida por los cheques. El estudio nos indica un dato muy interesante: que las tarjetas se utilizan para reemplazar algunos pagos realizados en efectivo y por transferencia, pero no para sustituir a los cheques, lo que probablemente esté relacionado con los tipos de gastos realizados.

Las compras on-line no son populares entre las PYMES
En cuanto a las compras a través de Internet cabe destacar que sólo una de cada cuatro pequeñas empresas ha comprado en alguna ocasión bienes o servicios on-line, y sólo una de cada 10 utiliza Internet para organizar viajes, frente a las ocho de cada 10 que utilizan el teléfono. Los productos adquiridos con mayor frecuencia incluyen los billetes de avión, ordenadores y productos informáticos, suministros de oficina y libros. Como era de esperar, las tarjetas de empresas y corporativas y las transferencias electrónicas de fondos son los sistemas de pago más utilizados para las transacciones on-line. Dada la creciente tendencia a crear mercados basados en la Web para materias primas y componentes, es posible que las compras en Internet tiendan a crecer cada vez más fuera de las áreas tradicionales que actualmente ocupan en España. Esto podría estimular el uso de tarjetas de empresa.
En resumen, por tanto, la transferencia electrónica de fondos es el método de pago preferido por las pequeñas empresas españolas. Sin embargo, los cheques y el efectivo siguen estando presentes en un gran número de transacciones de pago y es precisamente en estas áreas en las que podría ser más rentable concentrar los intentos de ampliar la utilización de las tarjetas de empresa. Una estrategia probada para conseguir esto es una solución de pagos periódicos o recurrentes.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información