Productos | Artículos | 15 ENE 2009

Llega el relevo de las pantallas LCD y de plasma

Los televisores planos terminarán por barrer del panorama a los de tubo
Hilda Gómez.
Cuando nos empezábamos a acostumbrar a ver aparatos con tecnologías como el LCD o el plasma en los salones de nuestras casas, otras nuevas prometen revolucionar el mercado de los aparatos de televisión. Nos referimos a OLED, SED y al láser, tres nuevas tecnologías de pantallas aún en fase de desarrollo, que están destinadas a reemplazar a las actuales en un futuro cercano, y que según los fabricantes proporcionarán mejoras en calidad de imagen, espacio y consumo de energía.

Desde 1922, CRT parecía era el rey indiscutible, pero ya ha sido sucedido por nuevas tecnologías que permiten pantallas planas y de menor consumo. Primero lo fue por la tecnología LCD, que utiliza moléculas de cristal líquido colocadas entre diferentes capas que los polarizan y los rotan según si se quiere mostrar un color u otro, y cuya principal ventaja, además de su reducido tamaño, es el ahorro de energía, un 40 por ciento de ahorro con respecto a televisores CRT. Cuando estas pantallas usan tecnología TFT, que utiliza transistores de película delgada para mejorar su calidad de imagen, entonces estamos hablando de TFT LCD, que actualmente son los modelos más extendidos.
Al LCD le ha seguido el plasma, un tipo de pantalla plana en la cual la luz se crea por la excitación de sustancias fosforescentes mediante una descarga de plasma entre dos pantallas planas de vidrio. Se trata de uno de los sistemas de pantalla de TV más comercializados en la actualidad, gracias a su gran formato y elevadas prestaciones. Entre sus principales ventajas están una buena resolución y brillo excepcional, y que emplea una mezcla de gases nobles que no contiene mercurio, a diferencia de las pantallas LCD, pese a que consumen más energía.
Frente a ellas, tres nuevas alternativas surgen con mucho peso: OLED, una variante del LED clásico, pero donde la capa de emisión tiene un componente orgánico; SED, un tipo de panel visualizador para pantallas planas caracterizado por usar la tecnología de las pantallas de tubo tradicionales (CRT) para cada uno de los puntos (píxeles) mostrados en pantalla, y láser, que combina tres haces de luces láser para visualizar imágenes.

OLED ya es una realidad
OLED (Diodos Orgánicos Emisores de Luz) es una tecnología muy reciente, que se cree sustituirá en un futuro cercano a la tecnología LCD. Básicamente, una pantalla OLED consiste en una capa electro luminiscente, formada por una película de componentes orgánicos que reaccionan a una determinada estimulación eléctrica, generando y emitiendo luz por sí mismos. Al no necesitar de capas de cristal como en otras tecnologías y usar capas orgánicas de polímeros, los paneles OLED son más delgados, luminosos y flexibles. Además de ocupar poco espacio, otras ventajas de estas pantallas son que al no necesitar luz trasera consumen menos energía, que poseen la mejor calidad visual de todas las pantallas y que en el futuro prometen ser las más económicas. Por supuesto, este tipo de pantalla también tiene sus inconvenientes, siendo el principal que su tiempo de vida es corto, sobre todo para la luz azul, que se reduce a tan sólo 1.000 horas de vida. Además, su proceso de fabricación es, por el momento, muy caro, hasta que no se popularice la tecnología lo suficiente como para que se produzca en masa. Además, las moléculas y polímeros empleados en su fabricación son difíciles de reciclar, por lo que su impacto medioambiental es alto.
En cualquier caso, se trata de una de las tecnologías de TV con mayor proyección, a tenor de un reciente estudio realizado por la empresa de análisis de mercado DisplaySearch, según el cual, aunque se estima que en 2009 se venderán 200.000 aparatos, la demanda global de televisores OLED crecerá catorce veces hasta alcanzar los 2,8 millones de unidades en 2012, momento en que la tecnología estará más madura, se fabricarán más televisores basados en esta tecnología y bajarán de precio considerablemente.
Aplicadas en un primer momento a distintos dispositivos de pequeño tamaño, como teléfonos móviles o cámaras digitales, algunos prototipos de pantallas OLED TV diseñadas por fabricantes como Samsung y Sony ya alcanzan un tamaño de hasta 40 pulgadas y un grosor de unos pocos milímetros. Por el momento, Sony ya ha tomado la delantera comercializando un nuevo equipo de la serie Bravia EX1 con tecnología OLED llamado XEL-1, un modelo de 27 pulgadas, con un grosor de 11 milímetros y un ratio de contraste de 1.000.000:1. Dotado de HDMI, USB, acceso a Internet, sintonizador digital y compatibilidad con todas las señales de alta definición, el XEL-1 atesorar las bondades derivadas de la tecnología OLED, incluida una inmediata velocidad de respuesta, una gran fiabilidad en la reproducción cromática, un reducido consumo eléctrico y una elevada precisión con el color negro.

Nueva generación en ciernes
Imagina una pantalla con la delgadez del plasma, el bajo consumo del LCD y el brillo y calidad de las pantallas basadas en CRT. Pues bien, el resultado es una pantalla SED.
SED, que podría traducirse como pantalla de superficie conductora emisora de electrones, funciona de un modo similar a la tradicional pantalla de tubo de rayos catódicos (CRT). Eso sí, la principal diferencia respecto a ésta es que mientras que ésta sólo posee un proyector de luz, la pantalla SED trabaja con un proyector por cada píxel de color, lo que se traduce en millones de miniproyectores o nanotubos de rayos que forman una pantalla plana. Gracias a ello, el ratio de contraste, el nivel de negro y brillo de las pantallas SED serían muy buenos, y ofrecerían tiempos de respuesta inferiores a un milisegundo. Además, las pantallas tendrán un ángulo de visión más amplio, que permitirá una mejor visibilidad frente a las pantallas de plasma y LCD; serían tan delgadas como las actuales, y su consumo que puede llegar a ser un 75 por ciento inferior al del plasma. Por último, y la principal ventaja de la tecnología SED, es que todas estas mejoras no suponen un mayor tamaño y los aparatos podrán tener un aspecto y dimensiones similares a las pantallas planas actuales.
El desarrollo de las pantallas SED TV está a cargo de Canon y Toshiba, quienes esperaban lanzar los primeros modelos antes de los Juegos Olímpicos de Pekín. Por el momento, los datos y las declaraciones de los responsables de las empresas que se encuentran detrás del proyecto indican que los aparatos SED tendrán contrastes que oscilan entre los 50000:1 y los 100.000:1 y un precio similar a las actuales pantallas planas de LCD y plasma de igual tamaño. Tras diversos retrasos a sus espaldas y problemas de patentes, parece que su lanzamiento al mercado parece inminente.
En cuanto a la tecnología láser, este tipo de pantallas se basa en un chip conocido como GLV, cuyo funcionamiento se basa en tres láser: uno rojo, otro verde y otro azul. La luz que forman pasa por una lente, y después por el GLV, que los combina entre sí y los proyecta hacia un espejo que proyecta la luz en la pantalla creando líneas de 1080 píxeles, a una frecuencia de 60 por segundo. Con todo, éstas proveen una paleta de colores más rica e intensa que las pantallas convencionales de plasma o LCD, y tiene la mitad de peso y coste. Además, consume un 75 por ciento menos que las pantallas de plasma y son tan delgadas como ellas, unido a una

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información