Productos | Noticias | 07 MAR 2006

La UE, dispuesta a reducir las muertes en carreteras gracias a los "coches inteligentes"

Equipar a los nuevos automóviles con las últimas tecnologías y dispositivos de seguridad para prevenir las miles de muertes que, cada año, se producen en las carreteras de los países de la Unión Europea. Éste es uno de los objetivos manifiestos de la Comisión Europea con su iniciativa de coches inteligentes.
Arantxa Herranz
La comisaria de TI, Viviane Reding, es la impulsora de esta iniciativa con la que la Comisión quiere asegurarse de que los fabricantes de coches instalan las últimas tecnologías de seguridad en sus nuevos vehículos. Según los números del organismo europeo, existen una serie de tecnologías que podrían reducir en un 10 por ciento las muertes en carreteras y prevenir miles de accidentes. Además, los sistemas electrónicos de gestión de tráficos también pueden servir para reducir la congestión, que cuesta a la economía de la UE cerca de 50.000 millones de euros al año en retrasos de tráfico.

El sistema eCall, por el que los vehículos contactan automáticamente con los servicios de emergencia en caso de accidente, podría reducir estas fatalidades de un 5 a un 15 por ciento si todos los nuevos vehículos tuvieran incorporada esta tecnología en el año 2010, según Rosalie Zobel, responsable de sociedad de la información en la comisaría.

Dispositivos como control de crucero, que ayudan a prevenir las colisiones al controlar la posición del vehículo que va delante, podría ayudar a que no se produjeran cerca de 4.000 accidentes anuales con que solo 3 de cada 100 vehículos tuvieran instalado este sistema en 2010.

También existen otros dispositivos que controlan la posición del coche dentro de los carriles, un sistema que podría evitar 1.500 accidentes si el 0,6 por ciento de los automóviles tuviera esta tecnología dentro de 4 años, según defiende la Comisión. Por su parte, aquellas tecnologías que controlan los ojos de los conductores y hacen saltar las alarmas si éste corre el riesgo de quedarse dormido podrían evitar el 30 por ciento de los impactos mortales que se producen y el 9 por ciento de todos los accidentes con resultado de muerte.

Los 25 países miembros de la Unión se han marcado como objetivo reducir a la mitad el número de fallecimientos en carreteras para el año 2010, aunque a día de hoy se calcula que se siguen produciendo 1,4 millones de accidentes al año, en los que pierden la vida 40.000 europeos. Los errores humanos siguen siendo los responsables del 93 por ciento de estos incidentes, que cuestan 200.000 millones de euros al año, lo que equivale al 2 por ciento del PIB de la Unión Europea. Mientras, los atascos de tráfico afectan al 10 por ciento de la población europea y cuestan 50.000 millones de euros al año.

La Comisión quiere acelerar la adopción de estas tecnologías y acabar con la lentitud que tienen los fabricantes de automóviles a la hora de instalar estos sistemas, que mejoran la seguridad vial, como los sistemas electrónicos de estabilidad. Sin embargo, fuentes oficiales de la Comisión admiten que existen muchos obstáculos que impiden una rápida adopción de estos nuevos dispositivos, como legales o técnicas.


Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información