Productos | Noticias | 14 DIC 2000

IBM e Intel anuncian avances tecnológicos en materia de procesadores

Cada una por su lado, pero coincidiendo en el tiempo, las dos compañías han dado a conocer resultados de sus laboratorios de investigación que redundarán en la velocidad de los procesadores del futuro.
Arantxa Herranz
Comenzando con Intel, cabe señalar que la compañía ha comunicado que su equipo de investigación ha desarrollado una nueva arquitectura que permite que los transistores tengan un tamaño de 0,03 micras, lo que equivale al tamaño de un ADN humano. Esta nueva tecnología, cuyo anuncio tuvo lugar en la feria International Electronic Device Manufacturers celebrada en San Francisco (EE.UU.), permitirá a Intel desarrollar una arquitectura para construir procesadores, allá por 2005, de 0,07 micras. Estos chips poseerán 400 millones de transistores, operarán a 10 GHz y consumirán menos de un vatio de energía, según lo señalado por el portavoz de Intel, Manny Vara.
Cabe recordar que los actuales procesadores de esta compañía, incluyendo los Pentium 4 y el futuro chip de 64 bits Itanium, están construidos bajo las 0,18 micras, aunque Intel tiene planes de empezar a construirlos bajo la tecnología de 0,13 micras a finales del próximo año, coincidiendo con el cambio de aluminio a cobre en todos sus productos. Desde ahí, Intel no pasaría directamente a las 0,07 micras en 2005, sino que realizará una pequeña transición, sin fecha fijada, pasando por las 0,10 micras. Eso sí, se espera que, después de las 0,07 micras aparezcan las 0,05, ya que el objetivo de la compañía es reducir el tamaño de los transistores en un 30 por ciento cada dos años, según lo aportado por Vara.
Por su parte, IBM ha señalado que ha comenzado una producción piloto de procesadores empaquetados con una nueva tecnología que combina varios de los últimos avances acometidos en materia de fabricación de procesadores. Las primeras unidades comerciales podrán, sin embargo, adquirirse en el mercado a principios del próximo año.
Este nuevo sistema de empaquetado ha sido denominado CMOS 9S (Complementary Metal-Oxide Semiconductor), lo que permitirá, según la compañía, fabricar procesadores más potentes capaces de ser empleados en un mayor tipo de dispositivos. Además, esta nueva generación de chips también podrán soportar aplicaciones de mayor rendimiento, como el reconocimiento de voz, la lectura de huellas digitales y el vídeo a través de emisiones inalámbricas, según el comunicado de IBM.
Estos nuevos procesadores están, en un primer momento, destinados a servidores, equipos de comunicación y nuevos dispositivos, como teléfonos móviles. Además, esta nueva tecnología también será empleada a la hora de producir futuras versiones de Power4, que estará incluido en un nuevo modelo eServer de IBM que se denomina bajo el código Regatta, y cuya disponibilidad está prevista para el próximo año.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios