Productos | Artículos | 19 NOV 2010

Estaciones de trabajo, apuesta por la potencia, cuidado en el detalle

Tags: Actualidad
Miguel Ángel Gómez
Son varios los centros de Investigación y Desarrollo que HP tiene dispersos por el mundo. Conocidos como HP Labs, quizá los más famosos son los ubicados en Palo Alto, California, donde todavía puede verse el despacho original de Hewlett y Packard; si bien, en el caso de España, el más importante sea el de Sant Cugat del Vallés, centrado en el mundo de la impresión. Pero, cuando uno pasea por Fort Collins, se “huele” tecnología, y no sólo porque HP tenga ubicado allí uno de sus centros de Investigación y Desarrollo, sino porque las TIC es uno de los negocios principales de esta zona geográfica situada al norte del estado de Colorado, en Estados Unidos.

 

HP tiene una posición destacada en el mundo de las estaciones de trabajo. No en vano, pueden presumir de haber comercializado 2,5 millones de unidades en Estados Unidos, lo que le otorga una cuota de mercado del 43 por ciento. Y la clave de este éxito hay que buscarla, tal y como explicaba Jim Zafarana, vicepresidente y director general de la unidad de negocio global de estaciones de trabajo de HP, “en la atención por los detalles, ser capaces de incorporar a nuestros diseños todo aquello que el cliente necesita. Creo que la clave es la excelencia de nuestros diseñadores para estar cerca de los clientes”.

Sin embargo, este responsable es consciente de que un terreno como el de las estaciones de trabajo necesita algo más, lo que él mismo resume en “rendimiento, fiabilidad, calidad y, sobre todo, innovación. Éste es un negocio muy fuerte para nosotros, y creo que tenemos el mejor catálogo de producto en términos como rendimiento o capacidad”.

En cuanto a esto, una curiosidad, porque se podría pensar que en un segmento que apuesta por el rendimiento, los modelos con doble procesador serían más importantes que los modelos monoprocesador. Pues bien, según las cifras que maneja HP, sólo el 30 por ciento de las unidades cuentan con doble procesador.

Estándares e innovación

Una de las figuras más destacadas de este centro de diseño y desarrollo en Fort Collins es Terry H. Pilsner, vicepresidente de Investigación y Desarrollo de la unidad de negocio de estaciones de trabajo dentro del grupo de sistemas personales de HP. Este responsable, con más de treinta años de experiencia en la compañía, se muestra convencido tanto del peso de HP en este segmento como del camino sin retorno emprendido en el desarrollo de este tipo de productos con la apuesta por los estándares del mercado. Según nos explicaba, “somos dos los fabricantes que lideramos este mercado, porque se trata de una tecnología única. Pero, si miramos atrás, la única compañía que está en el mundo de las estaciones de trabajo desde el comienzo es HP, lo que da una muestra de nuestra experiencia en este terreno”.

Este largo camino ha pasado por tecnologías propietarias con diseños propios y ahora trascurre por una apuesta por los estándares del mercado. En opinión de este responsable, “no va a haber una vuelta atrás al momento de las tecnologías propietarias, porque todo el mercado tiende hacia los estándares”.

Tal y como nos explicaba Terry H. Pilsner durante la visita a las instalaciones, todo el centro de diseño y desarrollo de estaciones de trabajo de Fort Collins está optimizado y orientado para cumplir cinco principios en los que la propia HP basa su propuesta en el mercado de las estaciones de trabajo. Así, el primero de ellos es la cercanía a los clientes. En este sentido, el centro también sirve para que los clientes puedan mostrar a los diseñadores sus necesidades con el fin de aportar opciones para los siguientes diseños. Además, el propio centro entra en juego como referente de soporte de nivel 3 cuando el soporte postventa de HP no puede dar con una solución satisfactoria para el cliente, incluyendo la replicación de las condiciones del cliente para solucionar el problema en caso de que sea necesario.

Una muestra de esta respuesta a las necesidades de los clientes es el diseño interno de las nuevas máquinas de la Serie Z. Tal y como nos mostraba este responsable, todos los componentes de estas unidades pueden desmontarse, incluida la placa base, sin necesidad de utilizar herramientas.

El segundo compromiso para HP en el terreno de las estaciones de trabajo es la innovación. Este mismo responsable nos ofrecía otros dos ejemplos en este caso. Dentro de las nuevas unidades de la Serie Z se han situado todos los cables y conectores en la parte posterior de la placa para facilitar la manipulación de componentes. Asimismo, se ha incrementado el número de ventiladores (pueden colocarse hasta 10) para mejorar la gestión del aire y reducir el ruido, lo que les lleva a afirmar que las de la Serie Z son “las estaciones de trabajo más silenciosas de su clase”.

Además, pensando en próximos diseños o en la evolución de los actuales, se investiga la incorporación de nuevos elementos tales como discos SSD, que ya se pueden ubicar en la Serie Z, por ejemplo, o la refrigeración por líquido, algo que todavía no se incluye de serie por el elevado coste que tendrían las unidades.

El tercero de los valores que quiere aportar HP es la reducción de tiempos para situar la tecnología a disposición de los clientes, a lo que, sin duda, ayuda la cercanía de centros de otros proveedores tecnológicos con los que HP tiene una gran relación, como es el caso de AMD, Intel o nVidia.

El cuarto de los principios es “aportar el mayor valor posible a los clientes”, para lo que HP apuesta por una gama de productos con la que cubrir las necesidades de los clientes, tanto en potencia de trabajo como en precio, gama que se reforzó esta pasada primavera con la Serie Z.

Por último, pero no por ello menos importante, es la apuesta por la calidad del producto, que Terry H. Pilsner define con un número: 20 por ciento, que representa el porcentaje de componentes que se descartan en el centro de Fort Collins porque no alcanza el nivel de calidad, rendimiento o fiabilidad que quiere exigir HP a sus estaciones de trabajo.

Una serie de test

Los análisis a los que son sometidos los productos, tanto a nivel de componentes como una vez montados e, incluso, embalados, buscar anticiparse a cualquier incidencia que se pueda dar en la vida del producto, tanto en su envío e instalación como en su posterior trabajo diario, ya sea por desgaste de los componentes o por compatibilidad con el resto de la infraestr

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información