Productos | Artículos | 15 ENE 2009

Equipos potentes, ligeros, silenciosos, y ahora? verdes

Dispositivos SFF, toda la potencia de un PC ahorrando espacio
Daniel Comino.
En un mercado en el que el tamaño de los productos tiende a reducirse drásticamente, los ordenadores de sobremesa son, probablemente, los dispositivos que más esfuerzo requieren, ya que, además, han de reducir también el consumo eléctrico sin penalizar en demasía al rendimiento. sin embargo, los fabricantes son capaces de presentar equipos cada vez más optimizados, silenciosos, y con diseños realmente innovadores.

Hoy en día ya parece claro, aunque en Europa esto se lleva aplicando desde hace aproximadamente un par de años, que en los cinco continentes se venden más ordenadores portátiles que equipos de sobremesa.
Esto es debido, fundamentalmente, a la proliferación de trabajadores móviles, que requieren una mayor libertad de movimiento, pero en muchos casos también podríamos esgrimir razones de reducción en el escritorio. Y es que, aunque pueda parecer banal, si tenemos en cuenta en precio al que se comercializa el metro cuadrado en el centro de las grandes ciudades, lo cierto es que muchas veces las empresas han de hacer encaje de bolillos para acceder a un lugar bien comunicado, con el consiguiente problema de espacio.
Por este motivo, los fabricantes de equipos de sobremesa han visto una nueva oportunidad en una nueva categoría de PC, denominada “small form factor”, o factor de forma reducido, cuya premisa es acercar lo máximo posible el equipo que situamos en nuestro escritorio al un equipo portátil (de hecho, algunos de ellos incluyen componentes específicamente diseñados para equipos portátiles, como placas base o procesadores).
Lógicamente, además de reducir el tamaño, una de las premisas que afectan a cualquier tipo de dispositivo tecnológico es el diseño, por lo que también han aplicado dosis creativas para poner en el mercado equipos cada vez más atractivos.
Otra de las características de los equipos de factor de forma reducido es su consumo energético sostenido, de tal forma supongan una ventaja añadida. Tanto es así que muchos de ellos incorporan diferentes técnicas para optimizar el consumo de electricidad, bien reduciendo el consumo cuando no trabajamos con él, o bien desactivando algunas partes que no usamos. En este caso, cuanto mayor sea el número de PC que vamos a instalar en nuestra empresa, mayor será el ahorro energético.
A continuación hemos seleccionado cinco fabricantes de sobrado prestigio para comprobar cuáles son los principales avances que han conseguido a la hora de reducir el lastre de sus equipos tradicionales.


Acer Veriton L460
Equipo compacto y sobrio para entornos de oficina con prestaciones equilibradas
El primero de los equipos que analizamos es el modelo Veriton L460 de Acer, un modelo bastante equilibrado en varios aspectos, como las medidas y el peso o el rendimiento. En cuanto a las medidas, se eleva, en centímetros, hasta 26,1 de alto, 10,4 de ancho y 20 de profundidad, mientras que pesa algo más de cuatro kilos (4.060 gramos, aunque 780 de ellos corresponden al adaptador de alimentación, que resulta algo grande).
Externamente podemos colocar el PC tanto en sentido horizontal como en vertical, ya que incluye una peana para ello. Incorpora un diseño muy sobrio, en el que se aplican diferentes texturas de gris y negro (que se corresponde con las zonas de ventilación o de la propia carcasa).
En cuanto a las características técnicas, aporta un procesador Intel Core 2 Duo E4700, un modelo de dos núcleos capaz de llegar hasta los 2,60 GHz. Aunque está muy cerca del modelo que nos envió Lenovo, lo cierto es que no llega a desarrollar tanta potencia fundamentalmente por dos aspectos, el tamaño de la memoria caché, donde Acer se queda en 2 MB (mientras que el ThinkCentre llega a los 6 MB), y en la memoria, ya que este Veriton dispone de 2 MB, lo que, aunque sí es suficiente para ejecutar el sistema operativo y las aplicaciones con soltura, no es suficiente como para obtener el galardón de máximo rendimiento. De hecho, se queda muy cerca de la primera posición, ya que alcanzó una puntuación de 101, mientras que su rival llegó hasta los 107. También, sin duda, contribuye el bus frontal, ya que el Veriton alcanza su máximo en 800 MHz, y el más potente llega hasta los 1.033 MHz.
Otro de los aspectos que podría haber contribuido a mejorar el resultado es la tarjeta gráfica, aunque en este caso, al confiar en el modelo GMA 3100 de Intel, no obtenemos unas cifras demasiado elevadas, aunque el sistema que analizamos tenía asegurados un máximo 286 MB de memoria para operaciones multimedia.
Donde sí se han empleado un poco más es en la capacidad del sistema, ya que alcanza los 320 GB, gracias a un modelo Western Digital Caviar, con interfaz Serial ATA 2 y con 8 MB de memoria caché. Por su parte, la unidad óptica queda en manos de Matshita una UJ-875S, a quien acompaña el software de NTI (CD & DVD Make 7 y Backup Now! 4.7), que nos permite realizar grabaciones en formato CD y DVD.
En cuanto a las opciones de conexión, contamos con una salida de vídeo analógica y otra digital (VGA y DVI, respectivamente), además de seis canales de audio que nos permiten extraer los diferentes canales de forma independiente. También es el equipo que más puertos USB 2.0 ofrece, con un total de 8 (cuatro de ellos en la parte delantera), algo que siempre es de agradecer. Las comunicaciones quedan cubiertas con una clavija para redes hasta Gigabit Ethernet, aunque cuenta con cobertura para comunicaciones inalámbricas (ni Wi-Fi ni Bluetooth).
La parte del software se basa en la versión Business Service Pack 1 de Windows Vista, sobre la que se incluyen las ya habituales Empowering Technologies de Acer, y que nos permiten realizar algunas de las opciones más importantes, como crear copias de seguridad o actualizar el sistema.
Por último, en cuanto a la parte de consumo se refiere, durante nuestras pruebas alcanzamos 37,97 vatios en reposo (con el procesador al mínimo de rendimiento) y 97,49 a máxima potencia, aunque al incorporar un doble ventilador en la parte trasera, sin duda, aumenta el consumo energético.

Lo Mejor: 8 puertos USB, equipo equilibrado en prestaciones
Lo Peor: Conectividad inalámbrica, consumo a máxima potencia


Dell Studio Hybrid 140g
El diseño y la funcionalidad se unen para crear
un equipo responsable con el medio ambiente
El primer factor que hay que destacar del Studio Hybrid de Dell es que es un 80 por ciento más pequeño que los habituales ordenadores de sobremesa. Aunque perfectamente podría pasar desapercibido por otro dispositivo, Dell lo engloba dentro de sus soluciones de sobremesa, a pesar de contar en su interior con componentes de ordenadores portátiles. Prueba de ello son los componentes integrados. De entrada, el procesador Core 2 Duo T7300 de 2 GHz es un modelo móvil, al igual que el tipo de memoria que le acompaña, 2 GB DDR2 (algo escasos) proporcionados con módulos SODIMM, y un disco duro de 2,5 pulgadas de tamaño y 320 GB de capacidad a 5.400 rpm.
A nivel de gráficos, las dos salidas de vídeo proporcionadas por el cable externo en forma de Y vienen proporcionadas por el chipset Intel GMA X3100, con el que es posible manejar resoluciones de hasta 1.920 x 1.200 píxeles. En las pruebas veremos que sus posibilidades son muy limitadas a pesar de la resolución permitida. Otras opciones incluidas son el teclado y el ratón inalámbricos, el sintonizador de TV analógica, así como las comunicaciones

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información