MOVILIDAD | Artículos | 15 ENE 2009

Diseño y altas prestaciones en un dispositivo de pequeño tamaño

Dispositivos SFF, toda la potencia de un PC ahorrando espacio
Encarna González.
La creciente demanda de dispositivos con un tamaño cada vez más reducido ha llevado a que las dimensiones de los PC se reduzcan de tal manera que los SFF (Small Form Factor) o mini PC estén adquiriendo cada vez mayor protagonismo. Y es que, más allá del diseño y las ventajas de lo reducido del espacio que ocupan, las innovaciones tecnológicas que van incorporando, así como el menor consumo energético que requieren, con el consiguiente ahorro en costes, hacen vislumbrar un prometedor futuro para estos productos.

De acuerdo con los datos que maneja la consultora IDC, el mercado de distribución de los SFF se incrementará en un 52 por ciento hasta 2010. Y es que, en los últimos años, el mercado de estos pequeños ordenadores de sobremesa ha ido experimentado una paulatina evolución que se prevé que continuará dadas las perspectivas que manejan los principales fabricantes de ordenadores atendiendo, tanto a la demanda de equipos con este tipo de reducidas dimensiones, como a las innovaciones tecnológicas que incorporan y que dan respuesta a sus necesidades.
Tal y como apunta Laura Roda, responsable de producto de ordenadores profesionales de Acer Ibérica, “el mercado de los PC SFF ha evolucionado favorablemente este último año y las previsiones para el futuro, pese a la actual coyuntura económica, invitan al optimismo”. En este sentido, si bien el mercado corporativo fue en un primer momento el que comenzó la adopción de estos equipos, en los últimos meses hemos visto cómo las pequeñas empresas, e incluso los usuarios domésticos, que cada vez valoran más el diseño y las altas prestaciones, también han comenzado a adoptarlos de forma masiva. Se trata de algo favorecido por la evolución que están experimentando los componentes que se encuentran en un ordenador, como el procesador o el disco duro, lo que ha permitido que el tamaño de los PC se haya podido reducir sin que ello conlleve tener que renunciar por ello a una rebaja en las prestaciones o en el rendimiento.

Más allá del diseño
Aunque la aparición y adopción de los primeros SFF estuvo ligada en sus comienzos a la demanda de las corporaciones de disponer de PC de reducidas dimensiones que optimizaran su espacio, los beneficios que se han ido incorporando y viendo después han contribuido en gran medida a su creciente adopción. En opinión de Flor Gómez, responsable de producto para clientes de Dell Computer España, como prestaciones positivas, además de su reducido espacio, destaca su versatilidad. “Este tipo de equipos se venden con soluciones que permiten colgar el PC con soportes especiales para la pared o ponerlos detrás de una pantalla plana. Con estas soluciones conseguimos más flexibilidad que con un ordenador convencional, tanto a nivel de espacio como por una cuestión puramente estética”.
Asimismo, los distintos proveedores señalan que otra de las grandes ventajas de este tipo de productos es que, gracias a su reducidas dimensiones, el gasto energético también disminuye y, por ende, el gasto de las empresas y consumidores. Tal y como constata Penélope Mantiñán, responsable de producto de PC y portátiles profesionales de Fujitsu Siemens Computers, “la evolución de los componentes que se encuentran en un ordenador, como el procesador o el disco duro, ha permitido que su tamaño se haya visto reducido sin que esto implique renunciar a las prestaciones o el rendimiento que proporciona”. En este sentido, desde HP, Carlos Vidal, director de la categoría de ordenadores de sobremesa de la división de consumo de la compañía, expone que la principal ventaja de este tipo de equipos es “la adecuación de componentes y tecnología a las necesidades reales de un usuario final, lo que se traduce en ahorros significativos en el espacio necesario, en el coste del equipo para el cliente final, y en un consumo de energía menor como consecuencias más inmediatas”. Al hilo de estas consideraciones, el responsable argumenta que otras de las grandes ventajas de este tipo de equipos residen en que estos ahorros que pueden conseguirse se podrían traducir “en la posibilidad del usuario de reinversión de estos ahorros en accesorios adicionales a la CPU como, por ejemplo, en un mejor monitor o en discos duros externos USB”.

La importancia del canal
Si bien los PC SFF están experimentando una notable demanda por parte de las empresas, el canal de distribución también está desempeñando un papel fundamental a la hora de comercializarlos y de incentivar sus ventas. Y es que, como apunta desde Lenovo, Vicente Barrio, responsable de producto de la firma, “en nuestro caso, el canal juega un papel absolutamente clave ya que prácticamente la totalidad de nuestras ventas las realizamos a través de los distribuidores puesto que se trata de productos en los que, gracias a nuestra capacidad de innovación, de forma continuada estamos introduciendo mejoras en el diseño y nuevas tecnologías para ofrecer equipos potentes, eficientes, escalables, silenciosos, y con óptima ventilación que, según nuestra experiencia, cubren las necesidades del 90 por ciento de los clientes profesionales”.
Los fabricantes se muestran de acuerdo en la importancia del canal para la comercialización de estas propuestas y, en este punto, uno de los aspectos más importantes es tener a estos distribuidores bien formados. Desde Acer, Laura Roda apunta que “basamos nuestro éxito en la conjunción de un producto de extremada calidad e innovador, a un precio competitivo, con un canal certificado, comprometido, formado, y capaz de ofrecer un valor añadido al cliente, con lo que el distribuidor puede ganar más margen”. Es por ello que los proveedores están poniendo especial énfasis en trabajar de cerca con su canal, proporcionándole el apoyo y los recursos necesarios para una comercialización lo más exitosa posible de estos productos. En este sentido, desde HP, Carlos Vidal señala que “el canal de distribución tiene una excelente oportunidad de añadir valor a través de la prescripción de este tipo de productos, haciendo de nexo perfecto entre el fabricante y el cliente”. Es por ello que este responsable destaca que los distribuidores gozan de la ventaja de poder conocer y entender mejor las necesidades del cliente final para “poder orientar de la mejor forma posible la adquisición y las oportunidades de maximización del valor que el producto final tenga para el cliente”.
Sin duda, conocer y poder explicar a los clientes todas las ventajas de las que pueden disfrutar con estos productos resulta clave. En opinión de Flor Gómez, de Dell, “si pensamos en las ventajas estéticas y de espacio que este tipo de formato ofrece, muchas pequeñas y medianas empresas son las que pensarán en estos equipos”. Asimismo, la responsable añade que también hay que prestar especial atención a las posibilidades que conllevan estos dispositivos para el mercado de consumo “ya que estos ordenadores pueden usarse como ordenadores convencionales o como equipos Media Centre, conectándolos a la televisión, por lo que, dado el gran número y variedad de clientes que pueden interesarse por estos equipos, los Small Form Factor pueden ser muy atractivos para el canal de distribución”.

Evolucionando la oferta
Dadas las características de los SFF, a la hora de comercializar estos produc

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información