Mercado en cifras | Artículos | 01 DIC 2003

Según Profit Gartner, Office 2003 sufre dos "contratiempos"

Yolanda Sánchez.
Tras el lanzamiento, el pasado 21 de octubre de 2003, de la nueva versión de la suite ofimática de Microsoft, bautizada como Office System 2003, Profit Gartner ha analizado esta aplicación y sus repercusiones en el mercado.
Según destaca la consultora, Office es una de las principales fuentes de ingresos de Microsoft y, en los últimos tiempos, está teniendo que hacer frente a dos “contratiempos”. Por un lado, la batalla que están planteando algunos de sus competidores en el terreno de la productividad ofimática. Por otro, la resistencia que muestran muchas empresas a realizar actualizaciones y más especialmente de esta aplicación, pues consideran que las nuevas versiones no añaden más productividad a los empleados y, por tanto, a los negocios. Además, algunas corporaciones se han sentido tentadas y han apostado por otras opciones de menor coste que han aparecido recientemente en el mercado, como OpenOffice.org y StarOffice de Sun.
Microsoft optó por dotar a Office 2003 de nuevas prestaciones, como el lenguaje XML, y por incluir en la suite aplicaciones que, hasta la fecha, eran productos servidor, como InfoPath. El objetivo era convencer a las empresas del aumento de la productividad que Office 2003 iba a dejar tras de sí, acercando las tecnologías al usuario y no al revés.
El problema reside ahora en que, para sacar provecho de algunas de estas nuevas prestaciones incluidas en la suite, es necesario que las empresas actualicen sus servidores, como Windows 2003 y Exchange 2003, y que adquieran nuevas licencias de Acceso de Cliente. Esto, además de mejorar las funciones de Office, aumentaría la cuenta de resultados del fabricante.
Por todo ello, Gartner cree que Microsoft “todavía tiene bastante que mejorar en lo que respecta a las herramientas y documentación facilitadas a las empresas para las pruebas de sus aplicaciones y preparación de los futuros lanzamientos”. Según la consultora, Microsoft debería evitar el hecho de que las empresas tengan que invertir mucho tiempo en realizar pruebas en todas sus aplicaciones y macros que requieren Office para explorar los cambios en la nueva versión y averiguar qué cambios afectan a sus aplicaciones. De hecho, se muestra convencida de que, pese a las “grandes sumas de dinero que algunos negocios tienen que pagar anualmente a Microsoft bajo sus Enterprise Agreements”, muchas empresas prefieren seguir con Office 97 sólo por ahorrarse estas pruebas. Pese a todo, y dado que Microsoft tiene planes de interrumpir el soporte para Office 97 el próximo 16 de enero de 2004 (sólo se garantiza la solución a los fallos críticos de seguridad, aunque no se ha determinado por cuánto tiempo), Gartner insta a las empresas a que se planteen y decidan “por cuánto tiempo pueden correr el riesgo de utilizar una versión de Office sin soporte”.
Para aquellas que tengan claro que no quieren tener que utilizar versiones sin soporte de Office, la consultora recomienda la migración a las versiones XP y 2003, aunque en este último caso Gartner sólo la aconseja para aquellas empresas que tienen “tiempo para probarla completamente”. La otra opción recomendada por la consultora es adoptar un producto de la competencia.

Nuevo enfrentamiento con la Comisión Europea
Por otro lado, el fabricante ha iniciado recientemente una nueva ronda de conversaciones con la Comisión Europea en la que intentará dar por finalizado el juicio antimonopolio que la autoridad europea sigue contra el fabricante de software desde hace casi cinco años. Si el veredicto fuera de culpabilidad, Microsoft podría tener que hacer frente a una multa de varios miles de millones de euros, a segregar sus aplicaciones multimedia del sistema operativo y a revelar más datos de su código fuente. Cabe señalar que está previsto que la decisión se tome a principios del próximo año.
En esta nueva etapa del juicio también estarán presentes los “rivales” de Microsoft, como Sun y Novell. La compañía dedicó dos días para exponer su defensa, basada en presentaciones multimedia, económicas y jurídicas, con las que pretende demostrar que su política empresarial está “ajustada a las leyes del mercado”.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios