E-COMMERCE | Noticias | 28 JUN 2017

Las estafas 'online' se incrementan en verano

Comprar una fotografía es una estafa de las más frecuentes cuando se cierran operaciones a distancia. Los vendedores ponen un anuncio sobre un artículo caro, como un McBook o una Play Station 4, a un precio muy barato.
verano vacaciones seguridad
Redacción

Llega el verano y parece que las preocupaciones desaparezcan. Los anuncios de cerveza y las publicaciones en las redes sociales de tus amigos pintan la llegada de una época en la que solo se debería estar pendiente de disfrutar y desconectar. Pero no siempre es así.

Muchos usuarios de aplicaciones de productos de segunda mano como Wallapop, eBay o Milanuncios dedican más tiempo a realizar compras y ventas que durante el resto del año, sin prestar la atención suficiente o sin darse cuenta de lo que en realidad le están ofreciendo - y eso es algo que los estafadores saben -. De ahí que los mismos se aprovechen de esa bajada de guardia veraniega y consigan dinero u objetos a cambio de nada.

Tal y como explican desde Lemonpay hay muchas formas de timar en la compraventa de segunda mano pero entre las más comunes y sorprendentes la plataforma para comprar y vender de forma segura entre particulares destaca las siguientes:

Comprar una fotografía es una de las estafas más increíbles pero también más frecuentes cuando se cierran operaciones a distancia. Los vendedores ponen un anuncio sobre un artículo caro, como un McBook o una Play Station 4, a un precio muy barato. Cuando el comprador abre la puerta de su casa esperando recibir aquello que vio recibe una fotografía impresa del producto. Técnicamente, el vendedor solo se dejó de indicar que lo que vendía era una imagen. En estos casos, lo ideal es usar plataformas que permitan la devolución del producto en un margen de días concreto si no se ha recibido lo esperado, teniendo retenido el dinero de la compra en un depósito de terceros.

La práctica fraudulenta más común que existe es la de cobrar y no enviar el producto, alegando que no se ha recibido nada o, simplemente, desapareciendo del mapa. Del mismo modo es recomendable pagar en el momento de la recepción del producto o, del mismo modo que antes, usar un método escrow para evitar el fraude.

Pero,  no solo los vendedores pueden ser estafadores, también los compradores se las han ingeniado para sacar provecho de los vacíos de seguridad de las aplicaciones de segunda mano. En este caso, el envío suele ser por adelantado (algo que se debe evitar) o se paga por PayPal. Cuando el estafador recibe el producto, o no paga o abre una incidencia, congelando así el dinero que había ingresado al vendedor anteriormente. Normalmente se excusa diciendo que no le ha llegado el artículo o que está en malas condiciones. Como la pelota (y el dinero) está en su tejado, puede que pida una rebaja sustancial o, incluso, se niegue a pagar. La solución: comprar a través de plataformas que aseguren que en caso de recibir el artículo y el comprador no lo quiera se le devuelve el dinero y, al vendedor, el producto que había enviado.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información