DISTRIBUCIÓN | Artículos | 09 FEB 2010

La piratería en el canal cae en picado

Hilda Gómez
En nada menos que un 25 por ciento se cifra el descenso de la piratería en el canal de distribución español, un dato positivo que para BSA corrobora el hecho de que el propio sector se está profesionalizando, aunque advierte de un posible traspaso de esta actividad a Internet. Junto a ello, la poca concienciación de los usuarios y las empresas siguen siendo dos elementos en los que la organización debe seguir trabajando.

 

Business Software Alliance (BSA) ha presentado los resultados del III estudio sobre piratería de software en el canal de venta elaborado por GfK-Emer, que sitúa en un 21,1 por ciento el índice de venta de software no autorizado, mostrando una caída de 24,8 puntos con respecto al 45,9 por ciento registrado en 2007.

“Estos resultados confirman que las acciones de concienciación e información pueden ser muy efectivas si se realizan con recursos y de forma coordinada, constLuis Frutos, presidente del comité español de la BSAructiva y constante”, asegura Luis Frutos, presidente del comité español de BSA, haciendo referencia a la campaña Software 100% Legal impulsada conjuntamente con varios organismos, y a la que se espera dar continuidad en 2010. 

La BSA apunta asimismo que los resultados confirman la tendencia de profesionalización del canal, que cada vez es más consciente de las ventajas que conlleva la comercialización de software legal. Junto a ello, “también ha podido incluir la propia crisis, que ha forzado a una reestructuración del canal que ha hecho que caiga la piratería, unido a las acciones punitivas, al cambio de actitud de los consumidores y a la actitud social hacia Internet”, señala Frutos. “Además existe un rechazo en el propio canal, que está reaccionando y arrinconando a los distribuidores ilegales”. En este sentido, el número de denuncias registradas en 2009 fue de unas 600, de las que el 13 por ciento se formularon contra distribuidores ilegales.

 Foco en la Red y en las PYMES

No obstante, pese a la reducción de la piratería en el canal de distribución, el índice global de piratería en España se sigue manteniendo constante. Así lo indica un informe de IDC correspondiente a 2008, que sitúa este índice en el 42 por ciento, siete puntos por encima de la media europea. Esto ha llevado a BSA a pensar que las copias de software ilegal se están adquiriendo por parte del usuario final por nuevas vías, e “Internet aparece como un nuevo canal para un número cada vez mayor de empresas y usuarios, debido a su rápido desarrollo en nuestro país en los últimos tiempos”, afirma Luis Frutos.

Este cambio de tendencia emergente y preocupante que supone el paso de la venta de software ilegal hacia Internet hace que la Red sea ahora el centro de atención de la BSA, para lo que se va a hacer un llamamiento a la Administración, para que sea más consciente de la problemática de la piratería para la industria del software, que en 2009 les ha hecho perder 740 millones de euros y 4.000 puestos de trabajo.

Otra vía de actuación para la BSA van a ser las PYMES, conscientes de que el uso de software ilegal viene impulsado en mayor medida por los usuarios finales que por los distribuidores. Es más, un estudio de Ipsos MediaCT para Microsoft revela que el 31 por ciento de las PYMES solicitan habitualmente al canal la instalación de software ilegal, incitando a la ilegalidad. Como explica el presidente del comité español de BSA, “esto es algo que se da especialmente en las ventas con margen más pequeño, esto es, a las pequeñas empresas. Ante la competencia feroz del canal, una parte de éste acaba cayendo en la tentación, para así poder ofrecer un precio competitivo”. 

Para atajar el problema, la BSA va poner foco en sensibilizar y concienciar al gestor de la pequeña empresa, para que perciba las ventajas del software original y los riesgos que entrañan las copias pirata. No en vano, la encuesta de Ipsos indica que más del 60 por ciento de las empresas consultadas no son conscientes de los riesgos en los que incurren desde el punto de vista operacional y de seguridad, pudiendo estar expuestos a virus, fallos de funcionamiento o a la pérdida de datos, ni tampoco de las implicaciones legales que puede suponer a nivel de multas, pérdida de contratos e inspecciones, entre otras.

A este respecto, la BSA seguirá apoyando cualquier iniciativa dirigida a lograr una legislación efectiva que permita combatir la piratería en Internet y considere al software un producto con la misma relevancia que el resto de productos protegidos por los derechos de propiedad intelectual. Sobre este punto, Luis Frutos concluye diciendo que “la BSA no ha sido llamada, ni para la formulación de la Ley de Propiedad Intelectual, ni para dar a conocer cómo afecta el software ilegal a tantos miles de empresas”. De ahí que vayan a solicitar estar en la comisión interministerial creada con motivo de la elaboración de la nueva Ley de Economía Sostenible.

Diferencias por Comunidades y establecimientos

El estudio de GfK-Emer refleja que las Comunidades Autónomas con mayor desarrollo económico muestran unos índices más reducidos en cuanto a la venta de software ilegal en el canal. Así, autonomías como Asturias, con un 44,4 por ciento; Extremadura, con un 38,2 por ciento; o La Rioja, con un 33,3 por ciento, muestran los ratios de piratería más altos, mientras que Baleares, Cantabria o Navarra, con un 6,7, un 9,1 y un 11,1 por ciento, respectivamente, cuentan con indicadores mucho más bajos. De todas ellas, Extremadura y Murcia son las únicas comunidades que h

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información