DISTRIBUCIÓN | Artículos | 01 OCT 2003

La nueva Ley de Consumo no convence al canal

Yolanda Sánchez.
Como ya informamos en Dealer World Web, el pasado 11 de septiembre entró en vigor la nueva Ley de Garantías de Bienes de Consumo. En estos primeros días la nueva medida no acaba de convencer a los distribuidores, los cuales han reflejado su opinión en el foro que Dealer World habilitó para expresar su opinión.
Y es que ante la Ley de Garantías de Bienes de Consumo, las primeras reacciones del canal de distribución no se han hecho esperar. Así, en esa misma página Web han quedado reflejadas distintas opiniones que, en la mayoría de los casos, han apuntado hacia aspectos claremente negativos para la profesión. Así, algunos de los mensajes de correo electrónico que nos han llegado a la redacción reflejan un cierto escepticismo sobre esta nueva medida legal y señalan una larga listas de presuntas repercusiones negativas que puede tener de cara a los negocios del sector de las Tecnologías de la Información.
De todos modos, “la nueva ley va a ser más perjudicial para el sector de las Nuevas Tecnologías que para el resto de los sectores que no son tan dinámicos. Y es que, la posibilidad de que durante los primeros seis meses el consumidor pueda devolver un producto si considera que no le sirve para lo que dice que lo compró en su momento, puede cambiar sustancialmente la forma de trabajar en nuestro negocio. Además, se contemplan posibilidades como que se abone o se compense económicamente al usuario por la inconformidad con la primera reparación a la que se someta el producto adquirido (en cualquier momento de los 2 años de garantía es fácil que haya alguna reparación con la que el cliente no quede satisfecho). Todo ello va a conseguir que muchos clientes busquen argumentos por ley, pero no por sentido común, para conseguir que, durante el período de garantía, se le abone su producto y con ello comprarse otro nuevo con ese mismo importe abonado”, aseguró Antonio Saá de Agalisa Informática.
El período de garantía también ocasiona ciertas discrepancias entre el canal mayorista. Así, Blas Barriendos, de Akko Systems, afirma que, “por un lado, me parece correcta la ampliación en el tiempo, pasar de los seis meses a dos años puede ser un aliciente al consumo en algunos sectores. En nuestro caso, ya estamos dando 3 años en muchos productos. Pero el tema de que el usuario pueda optar por la devolución del dinero o al cambio del producto durante el tiempo de la garantía es algo de difícil cumplimiento en la realidad. Además, esto va a favorecer la picaresca en el usuario”. A pesar del escepticismo inicial se añade que “es una buena ley, siempre hemos estado al lado del usuario, pero hay aspectos en ella que pueden crear graves problemas y, a corto plazo, el encarecimiento notable de muchos productos”.
Otra preocupación del canal de distribución reside en el tiempo que los distribuidores tendrán que invertir en solucionar los problemas de los usuarios, ya que “al ser los márgenes tan ajustados, nos va a crear un serio problema en la cuenta de explotación, ya que el hecho de añadir horas y horas a una post-venta de un producto de difícil diferenciación entre problemas de hardware, de software, del propio usuario o de virus, durante 2 años, generará una pérdida de tiempo que seguro que no se compensará de forma alguna con el poco margen del producto”, afirmó Pare Ballarà, de Inforber.
En opinión de los distribuidores, otro de los problemas que puede generar esta nueva ley es la proliferación de “los distribuidores que abren y cierran comercios alegremente (llamados por algunos "francotiradores") frente a los que llevan años en el mercado o buscan establecerse, ya que los primeros podrán romper los precios puesto que la garantía no será algo que les preocupe. Por contra, los comercios que llevamos años en esto tendremos que ajustar los precios al alza para garantizar el servicio, facilitando que los anteriores tengan más fácil llevarse la venta dejando al consumidor indefenso. Así, lo que se logra es trasladar la responsabilidad al comercio, de modo que cualquier distribuidor podrá importar producto, reventar el mercado y, luego, cerrar el negocio y cambiar de nombre, incluso de localización, de producto o de todos ellos a la vez”, destacó el portavoz Antonio Saá.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información