DISTRIBUCIÓN | Artículos | 01 ENE 2009

La formación en el canal de distribución

El empleo en el sector, marcado por la crisis
Silvia Hernández.
La necesidad de encontrar profesionales especializados y formados en tecnologías concretas ha sido siempre algo fundamental en el sector de las TI, una necesidad que se agudiza en tiempos de crisis. Y es que, aunque hasta ahora existía una gran estabilidad, ésta se está desmoronando debido a la situación económica, lo que está provocando que los profesionales se lo piensen más a la hora de cambiar de empleo y, al mismo tiempo, que las empresas realicen unos más exhaustivos procesos de selección buscando, precisamente, esa especialización.

Uno de los factores que siempre ha acompañado al sector de las TI es la necesidad de formar a sus profesionales especializados. Una necesidad que se hace más acuciante en el canal de distribución, donde la carencia de profesionales es todavía más grave. La rápida aparición de nuevas tecnologías y soluciones hacen que sea muy complicado encontrar personal que sepa de dichas tecnologías, por lo que la mayoría de fabricantes optan tanto por formar a sus empleados como a su propio canal de distribución. Pero no se trata de algo que afecte sólo al canal, sino que todo el sector de las TIC se ve afectado por la falta de profesionales.
Aun así, de acuerdo con el Estudio sobre salario y política laboral en el sector de la Electrónica, las Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones 2007, realizado por AETIC, la estabilidad laboral es una característica clave del sector, ya que el 83,5 por ciento de los profesionales tienen contratos de carácter indefinido, frente a un 16,5 por ciento de temporales. Asimismo, destaca también el elevado número de trabajadores con formación superior, con el 57,5 por ciento de los empleados del sector titulados. De estos, el 28,9 por ciento son informáticos, seguidos por los ingenieros de telecomunicaciones, que representan un 21,5 por ciento del total.
Por otra parte, este estudio, realizado en abril de 2008, revelaba que el 60,3 por ciento de las empresas tenían pensado incrementar sus plantillas durante este año, algo que destaca, sobre todo si tenemos en cuenta el momento de crisis en el que nos encontramos.

Carencia de formación en áreas concretas
Si bien estos datos reflejan un saludable estado de la situación laboral en el mercado de las TI, el hecho de que las tecnologías evolucionen tan rápidamente tiene como consecuencia que en muchas de las de nueva aparición no existen profesionales especializados. Así, cuando surgen estas nuevas tecnologías, o estas evoluciones de lo que ya teníamos, aparece un momento de falta de profesionales especializados, ya que, aunque son muchos los titulados en informática o telecomunicaciones, se busca más el conocimiento de tecnologías concretas.
Algo similar ocurre con los sistemas “antiguos”, como puede ser el caso del mainframe. En este sentido, un estudio realizado por TheInfoPro señala que los departamentos de TI de las grandes empresas están perdiendo su personal experto en mainframe por jubilación. El resultado es que estas compañías tienen que adoptar nuevas estrategias que resuelvan la diferencia existente entre sus necesidades informáticas y los recursos humanos disponibles. Precisamente, esta escasez de personal en mainframe coincide con el hecho de que ahora mismo el gasto en mainframe se está incrementando, por lo que las empresas que se dedican a este tipo de soluciones están optando por la formación de su propio personal, una medida muy habitual en el sector de las TI y por la que optan muchas empresas.
En este sentido, cada vez son más valorados los cursos sobre ciertas tecnologías que, en muchas ocasiones son la principal salida para los ingenieros informáticos y de telecomunicaciones. De hecho, de acuerdo con el portal de búsqueda de empleo Tecnojobs.com, lo que más se requiere son analistas y programadores de sistemas como J2EE o C++, además de administradores SAP. Pero, de cualquier modo, en todos los casos, los candidatos a estos puestos requerirán de algo más de que su titulación para poder optar a uno de estos puestos, por lo que la formación se convierte, además de en algo imprescindible, en algo que hace más difícil y más caro la consecución de este empleo.
Se trata además de un problema de doble sentido, ya que si bien los candidatos lo tienen muy complicado a la hora de encontrar un empleo en el sector TI no cuentan con especializaciones, las empresas también tienen problemas para contratar personal con las características que demandan y, volviendo a lo que comentábamos anteriormente, esto provoca que muchas opten por realizar su propia formación.

Un problema que también afecta al canal de distribución
El canal de distribución no es ajeno a este tipo de problemas, ya que tanto los mayoristas como los distribuidores tienen problemas a la hora de incorporar a sus plantillas personal con el conocimiento necesario para llevar a cabo una labor correcta. En este sentido, y en el caso del canal, los puestos más necesarios y que requieren de una mayor especialización son los de jefe de producto y, habitualmente, la formación en estos casos se realiza por parte del fabricante directamente, ya que se pide un conocimiento muy específico. Así, los fabricantes son los que se encargan de formar a los mayoristas, mientras que muchos mayoristas, a su vez, son los responsables de formar a los distribuidores. Se trata, por tanto, de una cadena que requiere aportación de las tres partes. Pero, ¿qué ocurre cuándo el personal que ya se ha formado en un producto o una tecnología concreta se va de la empresa? Ésta es una situación habitual, ya que muchos aprovechan la formación recibida en una compañía concreta para poder luego acceder a otros puestos laborales. Para ello, en muchas ocasiones, cuando una persona de un mayorista, distribuidor o fabricante va a realizar un curso necesario para el desempeño de su labor y costeado por la empresa, se exige una permanencia mínima, que suele ser de dos años, ya que este tipo de cursos son caros y suponen una inversión importante por parte de las compañías.

¿En qué medida se nota la crisis?
Al igual que el resto de elementos del sector y, al igual que al resto de mercados, la crisis también afecta a la hora de contratar a personal especializado. De acuerdo con la consultora Leadmans, en épocas de crisis varían las reglas del juego, ya que tanto los empleados como las empresas se vuelven más conservadoras y se piensan más la incorporación de nuevo personal, especialmente si es del grupo directivo.
Al mismo tiempo, la crisis también ha provocado que muchos profesionales de calidad estén libres en el mercado, debido a los despidos y recortes de personal que se han producido en muchas empresas, lo que hace más sencillo encontrar profesionales, convirtiéndose por tanto en una buena oportunidad para las empresas que no estén demasiado afectadas por la crisis.
En definitiva, de acuerdo con el estudio de Leadmans, nos hallamos en un momento en el que, en general, se reduce el número de personas que cambian de puesto de trabajo. Además, se alargan los plazos de las negociaciones, ya que los candidatos quieren estudiar los proyectos con más detalle para asegurar sus puestos de trabajo.

El offshore, cada vez más presente
Una tendencia cada vez más habitual y que modifica el mercado laboral de las TI es el offshore, es decir, trasladar a otros p

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información