DISTRIBUCIÓN | Artículos | 01 ABR 2002

Impresoras láser monocromo: un futuro nada negro para el canal

Arnatxa Herranz.
Pese a la tan traída y llevada explosión del color, lo cierto es que las impresoras en blanco y negro siguen siendo las más vendidas en nuestro país, y así lo constatan los distintos datos de las consultoras. Estas mismas fuentes, además, adelantan un futuro brillante para este tipo de periféricos, especialmente en aquellos nichos en los que ya experimentan mayores crecimientos a día de hoy.
Aunque muchos auguran que el color acabará por copar gran parte del mercado en las oficinas, hemos querido conocer los pros y los contras de este segmento de mercado de la mano de sus protagonistas.

Según datos que maneja la consultora Dataquest, durante 2001 se vendieron en nuestro país 1.180.000 impresoras de inyección de tinta, por lo que este segmento sigue representando el 80 por ciento del mercado español. Pese a que éste sigue siendo el mayor trozo del pastel, lo cierto es que las impresoras láser han visto incrementar su participación en el mercado español del año 2000 al pasado 2001. Tras haberse vendido 235.000 unidades láser en el pasado ejercicio, este tipo de periféricos ha visto incrementar su cuota de participación española del 14 por ciento logrado en 2000 al 16 por ciento cosechado el pasado año. Asimismo, cabe señalar que de esas más de 200.000 impresoras láser, sólo 11.200 equipos eran láser color. Pese a ello, este segmento ha visto registrar un crecimiento del 50 por ciento con respecto a las unidades vendidas en el año anterior. Sin embargo, las unidades monocromo siguen siendo más que mayoritarias en el segmento de la impresión láser en nuestro país. En cuanto al resto de tecnologías de impresión, éstas se reparten el 4 por ciento restante del mercado.
Asimismo, IDC también ha facilitado a Dealer World algunos datos relativos al mercado de impresión. Aunque sólo afectan al cuarto trimestre del pasado año y son datos que afectan a toda Europa Occidental, pueden darnos una visión de lo que pasó en el que es el trimestre más fuerte del año en el sector de la informática.

Crecimientos actuales y futuros
Siguiendo la tónica del mercado informático en general, en gran parte de los diferentes tipos de impresión y velocidad se ha experimentado un decrecimiento. Sin embargo, hay segmentos que se han salvado de esta quema, como las impresoras monocromo a partir de 13 páginas por minuto (ppm.) y hasta las 69 ppm.
Si atendemos a las previsiones que esta misma consultora ha efectuado para los próximos años, podemos comprobar cómo las impresoras láser monocromo, lejos de desaparecer, tienen un futuro asegurado precisamente en los mismos nichos de mercado en los que ha experimentado incrementos en el último trimestre de 2001. Además, los índices de crecimiento son superiores siempre al resto de los segmentos del mercado que también gozarán de buena salud en los próximos años (ver Tabla 1).

La lucha del color
Sin embargo, y como para gustos se hicieron los colores, no todos los implicados en la industria son de la misma opinión que la consultora IDC. Así, Juan Pedro Pérez, director de marketing de Oki, se mostraba bastante convencido de que el color acabará ganando la batalla. “No sé determinar cuándo se va a producir el gran boom del color, si en un año, en tres o en cinco, pero que va a llegar es seguro, como seguro es también que el blanco y negro desaparecerá”, afirmaba Pérez, quien, basándose en los datos de Dataquest, justificaba su opinión en el hecho de que el láser color es “el único segmento que ha crecido, y lo ha hecho con unos ratios cercanos al 50 por ciento”.
En similares términos se manifestaba Sergio Molina, responsable de impresoras, faxes y equipos multifunción de Samsung, quien considera que el color “está llegando ya desde hace un tiempo a las oficinas”, añadiendo que, según su opinión, en un “futuro próximo las empresas sustituirán sus impresoras láser monocromo por las de color, ya que van a tener necesidad de ellas”. Eso sí, este mismo responsable señalaba que no estamos hablando de “productos sustitutivos, sino que se trata más de un tema de coste de impresión y de rapidez”. Pese a todo, Molina se muestra convencido de que en el futuro “la mayor parte de las empresas combinarán estos dos dispositivos. Tendrán uno más rápido y económico para el trabajo diario y otro, a color, para presentaciones a clientes y para su comunicación”. Por establecer una fecha, el responsable de Samsung afirma que el momento “en que el color llegue a las oficinas ha empezado ya, desde hace un año aproximadamente” y va a más, ya que el planteamiento “es más claro y las empresas son conscientes de que se necesitan el color, por lo que este mercado va a explotar”.

Resultado de tablas
Sin embargo, y pese a que según las previsiones de las consultoras el segmento láser color va a ser el de mayor crecimiento porcentual año sobre año, José Luis Domínguez, director de canal de Lexmark, considera que “más que una explosión, se va a producir un crecimiento porcentual alto y sostenido en los próximos años”. De hecho, el ejemplo de esta afirmación está en que estos mismos analistas “han disminuido, en algunos casos, hasta el 50 por ciento, los crecimientos porcentuales en los próximos 4 años en sus previsiones en láser color, suavizando la pendiente de su curva de crecimiento, a la vez que hacen que el crecimiento sea mas largo en el tiempo”.
Por todo ello, Domínguez considera que se puede hablar de crecimiento sostenido más que de la explosión del color. “Por esta razón opino que ambas tecnologías van a seguir compartiendo el mercado láser durante los próximos años, sin que el color supere en envíos al mercado al monocromo antes del año 2005”, sentenciaba Domínguez.
A medio camino se situaba José Antonio Dotor, director de canal de Minolta, quien, teniendo en cuenta las condiciones del mercado español (al que califica de maduro), considera que se producirá “un trasvase amplio y rápido propiciado por el abaratamiento de los costes de producción que estamos consiguiendo los fabricantes y que se están trasladando directamente al mercado”.
Según los datos que maneja Minolta a nivel internacional, podemos esperar un incremento de en torno al 30 por ciento en máquinas en color de más de 6 ppm. y en general un crecimiento del mercado del láser color del 13 por ciento, “porcentaje superior si no estuviera directamente relacionado con la incertidumbre económica”, remarcaba este interlocutor.

Ventajas e inconvenientes
Sea como fuere, el caso es que, de momento, las impresoras láser monocromo tienen más ventas en nuestro país que las de color. Las principales ventajas, al menos desde el punto de vista del usuario, residen, hasta ahora, en la velocidad de impresión y, sobre todo, en el precio.
Sin embargo, más allá de esto, nuestros interlocutores no parecen ver ningún otro valor añadido en las máquinas en blanco y negro. Desde Lexmark se apunta que más bien “habría que hablar de beneficios particulares de una frente a otra en función del entorno de aplicación en el que se vaya a usar cada una de ellas, y esto no es ni má

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información