DISTRIBUCIÓN | Artículos | 20 ABR 2018

Cloud Vs 'On Premise': dos modelos a elegir para el Canal

Este mes queremos analizar dos modelos por lo que puede optar el distribuidor dentro del mercado del software. Dos modelos para estudiar, dos modelos a analizar, como el Bic Naranja y el Bic Cristal. ¿Por cual optar después?
cloud segura
Víctor Manuel Fernández

Los tiempos avanzan que es una barbaridad, admitía Don Hilarión en La verbena de la Paloma. Que se lo cuenten al distribuidor, que es quien mejor puede encarnar aquel papel para pronunciar la mencionada frase. Mucho han visto sus ojos, y mucho lo que le queda por ver, especialmente en el mundo del software. Y más con la entrada de la nube, que todo lo cambia, que todo lo revoluciona.

Érase una vez… ‘On premise’

“En el principio era el Verbo”. San Juan, 1:1-14, y en el mundo del software, el modelo On premise o modelo basado en el licenciamiento de las soluciones. El único, el inconfundible, un modelo, como explica Miguel Gómez-Centurión, Cloud and Business Transformation director en Arrow ECS Spain, “que consiste en adquirir software y hardware que se estará amortizando durante los siguientes años. Se trata de un modelo muy sencillo: un integrador de sistemas se encarga de la puesta en marcha y el cliente realiza las tareas administrativas. Un ejemplo claro sería un servidor de correo, en el que el cliente adquiere los servidores, el sistema operativo, las licencias, etcétera, y el equipo de IT se encarga de la administración”.

El único modelo, decíamos, hasta que llegó la nube. El Cloud, que todo lo revoluciona y transforma. Y la venta de soluciones no iba a resultar menos afectada que otros negocios de las TI. Tanto, que no son pocos —entre otros, los consultados para el presente reportaje— los que hablan de ella como la gran democratizadora del sector, pues abrió el campo al desarrollo de nuevas soluciones, y también a la entrada de nuevos jugadores, tanto distribuidores como fabricantes y desarrolladores, al mercado.

Y llegó la nube

Y con ella, la revolución, como ya hemos dicho. En concreto, “un crecimiento progresivo. A destacar el año 2015, cuando se produjo un incremento del 40%, aproximadamente, en el número global de instalaciones de este tipo”, se puede leer en el informe que la consultora Synergy Research Group dedicó a la materia.

¿Claves? El modelo en sí. Lo explica a la perfección José Bonnin, director de negocio de Cloud y Empresas en Microsoft: “El modelo Cloud supone la contratación de las herramientas necesarias como servicio, disfrutando siempre de la última tecnología. De ese modo se eliminan las fuertes inversiones iniciales que suponen un importante freno para algunas organizaciones y se suprimen los costes ocultos que puede suponer un modelo más clásico: la compra y actualización de licencias, la adquisición de hardware dedicado, la adecuación del espacio físico para alojar los servidores, el mantenimiento, el cuidado de la seguridad física y lógica, etcétera”.

Además, este tipo de software ofrece escalabilidad y facilidad en su implementación y permite acceder desde cualquier dispositivo, lugar y en cualquier momento siempre que se disponga de una conexión a internet.

Bic Naranja, Bic Cristal…

El primero escribía fino y el segundo normal. Eso aseguraba el anuncio publicitario de la época. Dos escrituras a elegir, insistía. Y eso es lo que tiene el distribuidor de software a su disposición: el modelo tradicional basado en la licencia y el modelo donde la nube es la gran protagonista.

¿Qué se puede decir de la nube? “Ha democratizado la tecnología entre las empresas con independencia de su tamaño, ya que, incluso las organizaciones más pequeñas, pueden contar con las mismas herramientas tecnológicas que las grandes multinacionales sin necesidad de acometer grandes inversiones. Es decir, pueden competir en igualdad de condiciones en términos de IT, contratando los recursos que necesitan como servicio de un modo totalmente flexible y disfrutar de ventajas como la capacidad para adoptar innovación de un modo más ágil, la eliminación de costes innecesarios o la mayor seguridad”, opina Rafael Sanz, director de Empresas y Partners de Microsoft Ibérica.

En este cambio de paradigma, en el que las empresas utilizan aplicaciones en la nube en mayor o menor medida, es el partner quien aporta un gran valor al acompañar a cada organización por el camino que mejor se adapta a sus necesidades con la vista puesta en el presente y el futuro. “Esto supone una oportunidad real para nuestro Canal, por poner un ejemplo. Muestra de ello es que los partners que apuestan por alguna de nuestras soluciones en la nube han duplicado su crecimiento y multiplicado por 1,5 sus resultados en el último año”, ejemplifica Rafael Sanz.

¿Se puede hablar de ventaja de un modelo frente al otro? “Hablar en términos de ventaja de uno sobre otro es excesivamente binario y no permite demasiados matices. En el momento de madurez actual se está viviendo una mezcla de ventajas e inconvenientes que se cruzan entre ambos modelos”, sostiene Jordi Marfany, BI & Cloud Readiness Director de Wolters Kluwer Tax & Accounting, quien analiza las ventajas de los dos modelos: “Por un lado, la principal ventaja del modelo On premise es mantener los modelos de negocio que han funcionado históricamente. Por su parte, la del Cloud es responder a una demanda creciente del mercado (una estrategia first mover, de hacer negocios primero).

Puede leer aquí el resto del reportaje.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios