Contenidos digitales | Artículos | 01 ENE 2003

Piratería informática: la plaga del siglo XXI

Más del cuarenta por ciento del canal de distribución comercializa software ilegal, según datos de la BSA
Bárbara Madariaga.
Ya se encargan de recordárnoslo continuamente, pero parece que no es suficiente. La piratería puede acabar con varios negocios como son el musical o el del software. La falta de concienciación, tanto a nivel empresarial como de usuario doméstico, parece ser una de las principales causas, unida a la crisis que está atravesando el sector de la Nuevas Tecnologías. Según datos de la BSA, si no se comercializara software ilegal se podrían crear, sólo en España, 44.000 puestos de trabajo. Y es que nuestro país está a la cabeza, concretamente en el segundo puesto, en cuanto a mayor porcentaje de piratería informática se refiere en 2001 en Europa Occidental. Ante el alarmante índice de piratería, tanto la BSA como el Parlamento español ya han empezado a tomar medidas a través de campañas de concienciación o la adopción de medidas legales. Así que, el que decida comercializar software de procedencia dudosa se puede enfrentar a penas que oscilan entre los 200.000 euros de multa o los cuatro años de cárcel. Él verá lo que hace y lo que más le conviene.

A pesar de las múltiples campañas que la BSA (Business Software Alliance) está poniendo en marcha a nivel mundial, o del esfuerzo que están realizando tanto los organismos como los desarrolladores de software para concienciar a la población de la necesidad y los beneficios que aporta la utilización de software legal, lo cierto es que tanto en 2000 como en 2001 el índice de piratería en todo el mundo aumentó o, por lo menos, eso es lo que se desprende del informe de la BSA: “Piratería de Programas informáticos a nivel mundial”, correspondiente a los resultados de 2001. En dicho estudio se asegura que tras cuatro años de “buenos resultados”, es decir, de importantes descensos, en 2000 y en 2001 el uso de software ilegal aumentó considerablemente. Así, en el último año del milenio pasado, 39 de cada 100 programas que se utilizaron en todo el mundo eran piratas, un marcado incremento si se compara con el 36 por ciento de 1999. Aunque los datos de 2001 son más desalentadores, ya que el software ilegal alcanzó el 40 por ciento.

La crisis, ¿disculpa a la piratería informática?
Según la BSA, dos son los factores que han propiciado que la piratería informática aumente. Por un lado, y después de que el nivel de software ilegal se estabilizara en 2000, “nos encontramos con el problema de una piratería más arraigada”, destacó Carlos Manuel Fernández, director de relaciones institucionales de la BSA. Por otro, la crisis que está atravesando la economía mundial, en general, y el sector de Nuevas Tecnologías, en particular, ha hecho que las inversiones en tecnologías de las empresas hayan descendido de una forma alarmante. El estudio de la BSA afirma que la piratería de programas informáticos en 2001 aumentó como respuesta a la presión creada por la reducción de gastos en tecnología de las empresas, debido a la recesión económica.

Asia, la región más pirata
Es curioso conocer que una de las regiones más desarrolladas, tecnológicamente hablando, como es la de Asia Pacífico, también es la más pirata. Así, esta zona geográfica es la que experimentó un mayor incremento en 2001, liderada por Vietnam y China, con un 94 y 92 por ciento. Ambos países también encabezan el ranking de las naciones más ilegales a nivel mundial. Cabe mencionar que, de los 25 estados más piratas del mundo, 12 son asiáticos.
Otro de los puntos importantes a destacar es que, dentro de la zona Asia Pacífico, hay países y países. De esta forma, Nueva Zelanda y Australia, dos de los mercados más importantes, registraron unos niveles de piratería bastante más bajos que la tónica general de esta región. La primera de ellas experimentó un índice del 26 por ciento, mientras que en el país de los canguros el software ilegal representó el 27 por ciento.

América Latina, el mercado a abordar por España
En este reportaje no nos hemos querido olvidar de la situación de América Latina, ya que el mercado latinoamericano representa la gran apuesta de las empresas españolas a la hora de realizar su expansión internacional, bien por cuestiones culturales o bien por otros factores como el lingüístico.
Los índices de piratería de los cuatro grandes mercados que acaparan un alto porcentaje de la inversión que realiza España en el centro y sur del continente americano, Argentina, Brasil, Chile y México, superan el 50 por ciento, siendo Argentina la más ilegal, con un 62 por ciento, seguido de Brasil, con un 56, México, con un 55 y Chile, con un 51 por ciento. No obstante, ninguna de estas cuatro naciones es la más pirata. El “trofeo” se lo lleva Bolivia, cuyo índice de uso de software ilegal alcanzó el 77 por ciento. ¿La menos pirata? Puerto Rico. Un país que, sin llegar a pertenecer a Estados Unidos, está bajo el “protectorado” del Gobierno de Bush. Este factor influye a la hora de seguir rasgos culturales o de hábito, ya que hay que tener en cuenta que en Estados Unidos el índice de piratería ascendió al 25 por ciento.

Europa Occidental, un mercado variopinto
En nuestro recorrido por el índice de piratería a nivel mundial hemos llegado a Europa Occidental, una región que, aunque no es de las peores, sí que se han registrado unos preocupantes incrementos en las dos economías más importantes: Alemania y Francia. Así, desde 1996 los índices a nivel global fueron descendiendo hasta alcanzar el 34 por ciento en 2000. Pero en 2001, estos crecieron hasta alcanzar el 37 por ciento. El mercado germano pasó de tener un 28 por ciento en el último año del milenio, a un 34 por ciento al año siguiente, pasando de ocupar la duodécima posición, a la octava. Francia, por su parte, se convirtió en 2001 en el tercer país más pirata de Europa Occidental (el año anterior ocupaba la sexta posición junto a Holanda). En 2000 registró un porcentaje del 40 por ciento, mientras que en 2001 alcanzó el 46 hace un año.
Pero, ¿qué pasa con España? Nuestro país sigue ostentando la segunda posición, por detrás de Grecia. Aunque, sin querer justificar que casi la mitad del software que se comercializó en el territorio nacional tenía procedencia ilegal, cabe destacar que los niveles de piratería han ido descendiendo desde 1996, año en el que el índice se situó en el 65 por ciento. “A pesar de que los descensos son positivos, hay que tener en cuenta que estos van muy despacio” quiso destacar el director de relaciones institucionales de la BSA, que prosiguió afirmando que “nuestro objetivo es hacer descender el porcentaje de la piratería en España hasta la media europea, que se sitúa en el 37 por ciento, en tres años”.

La piratería en España, responsabilidad en parte del canal
En el elevado porcentaje de piratería en España tiene mucho que ver el comportamiento del canal de distribución “ya que estimamos que alrededor de un 40 por ciento del canal puede, en mayor o menor grado, estar comercializando software ilegal”, destacó Carlos Manuel Fernández.
Así, muchas de las acciones que la BSA está poniendo en marcha está

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información