Contenidos digitales | Artículos | 06 JUL 2011

Objetivo: el fin de la piratería

Bárbara Madariaga

Los últimos estudios de IDC no dejan mucho lugar al optimismo. A pesar de los esfuerzos que se están realizando el índice de la piratería de software en España continúa siendo demasiado elevado. No obstante, como hay que tratar de mirar el vaso medio lleno, en vez de medio vacío, hay que reconocer que éste no ha aumentado y continúa en el 42 por ciento a pesar de la situación económica que atraviesa España. A este respecto, Luis Frutos, presidente del comité español de la BSA, asegura que “en efecto, la tendencia en los últimos años ha sido la de un descenso muy moderado y paulatino hasta un estancamiento en el 42 por ciento. Es cierto que hemos dejado atrás las tasas del 46 por ciento que tuvimos durante 2005 y 2006, pero también lo es que el ritmo de disminución de esta actividad ilícita es excesivamente lento en nuestro país”.

Por Comunidades Autónomas

Si ya nos centramos en el índice por comunidades autónomas, lo más reseñable es que entre una y otra región existe hasta 30 puntos de diferencia, algo que, para Luis Frutos es “exagerado”. Pero ¿cuáles son los motivos de estas diferencias? El presidente del comité español de la BSA apunta a “las diferencias existentes atiendan a cuestiones de concienciación de los empresarios y ciudadanos de cada zona”.

Por su parte, Teo Alcorta considera “es curioso ver que CCAA con un alto desarrollo económico es donde la piratería tiene menos impacto relativo. Y claro, esta realidad es tanto consecuencia como causa”. 

piratería softwarePero la diferencia entre unas y otras comunidades autónomas, no es la única conclusión que se desprende del informe. Así, y tal y como señala Teo Alcorta “es cierto que los últimos datos que han presentado la BSA muestran que el índice de la piratería en las comunidades autónomas se ha estancado, después de varios años de descenso. En mi opinión no es una buena noticia, realmente no hay mejor manera de salir de una crisis que ganando competitividad. La tecnología genuina y segura hace a las empresas mucho más competitivas y un índice de piratería bajo favorece la atención de grupos inversores extranjeros”.

Qué hacer

Para revertir esta situación Luis Frutos apunta a la necesidad de “liquidez y de la creación de empleo en nuestro mercado”. En este punto es en el que desde la BSA más se está incidiendo “a través de la puesta en marcha de “campañas regionales impulsadas, consistentes en la distribución de cartas dirigidas a las PYMES de una comunidad autónoma concreta, para informarles de los grandes beneficios del software legal y de los principales riesgos del uso de software ilegal”.

Además de este tipo de campañas, Luis Frutos apunta a otras acciones “acciones orientadas a disminuir esta lacra deben ser las de la colaboración entre todos los afectados, la industria, la administración central, las comunidades autónomas y las empresas; constantes, sin dejar márgenes excesivos de tiempo entre unas y otras para evitar la relajación; y consistentes, que reflejen de un modo claro las grandes oportunidades y rentabilidad que le ofrece la utilización del software legal y los graves problemas que acarrea la piratería”.

En el caso de Microsoft, Teo Alcorta considera que “los frentes de actuación son diversos, desde temas relacionados con la concienciación y educación de todos los agentes sociales, la creación de un marco legislativo que defienda la propiedad intelectual, hasta la lucha contra las acciones ilegales que desembocan en competencia desleal y en muchas otras consecuencias ruinosas para la economía. Tengamos una cosa muy clara, aquí no hablamos de la industria del software. Hablamos de desarrollo y empleo”.

Medidas legales y de concienciación

Adoptar medidas es una necesidad si se quiere erradicar la piratería de software. Pero, ¿cuáles son más efectivas: la vía legal (el palo) o la de la concienciación (la zanahoria)? Según Luis Frutos “sin duda, la mayor efectividad se alcanza combinando ambas medidas. Las actividades de concienciación y las acciones legales son complementarias y absolutamente necesarias para continuar avanzando en la lucha contra la piratería de software de nuestro país. Utilizar software ilegal es un delito grave, pero fundamentalmente es una pérdida de oportunidad de la empresa española para ser más competitiva y rentable”.

A pesar de estas medidas hay que ser conscientes de que se lucha contra una cuestión cultural. “La mentalidad mediterránea en general y la española en particular, se caracteriza por una tendencia irrefrenable hacia lo gratuito. Parece que todo vale para ahorrarnos unos euros. En el caso del uso de software ilegal el error es de bulto, ya que piratear los programas informáticos impacta directamente sobre la seguridad y el rendimiento del día a día de la empresa y además, puede llevar consigo multas y sanciones que resultan realmente caras y ruinosas para el infractor”, puntualiza Luis Frutos.

El papel del canal

Y, en todo esto, ¿qué papel juega el canal de distribución? El presidente del comité español de la BSA lo tiene claro: “el canal de distribución tiene un papel destacado en la comercialización del software en nuestro país. Estamos hablando de que en España hay más de 10.000 establecimientos dedicados a la venta de software”.

En este sentido Luis Frutos resalta el “la evolución tan positiva que ha experimentado la piratería en el canal de distribución en los últimos dos años. Según los resultados del III Estudio sobre piratería de Software en el canal de distribución, elaborado por la consultora GfK- Emer, el índice de software ilegal en el canal de venta tradicional ha bajado 24,8 puntos, pasando de un 45,9 por ciento en 2007 a un 21,1 por cient

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios