Contenidos digitales | Artículos | 01 MAR 1996

Los fabricantes de software declaran la guerra a la piratería

A través de la BSA y por medio de acciones propias

La piratería sigue preocupando a la industria informática del software, y algunas compañías han decidido poner en marcha nuevos planes de acción que completen aquellos en los que ya trabaja la Business Software Association (BSA) en varios países del mundo.

Sólo en España, la línea gratuita de la que dispone esta asociación (900 211 048) recibió durante 1995 más de 5.000 llamadas relativas a temas de piratería. De estas, 552 eran denuncias en firme que se encuentran en la actualidad bajo investigación, pendientes de revisión por el juzgado, o a punto de registro sorpresa en la empresa implicada. Cabe recordar que la piratería es una práctica penada en España con condenas entre seis meses y seis años, y multas de 100.000 a diez millones de pesetas.

Según las estimaciones de la BSA, que agrupa a los principales fabricantes de software y servicios de todo el mundo, durante 1996 el índice de piratería en España se reducirá diez puntos, con lo que éste quedará establecido en un 63 por ciento.

Asimismo, esta asociación ha señalado que si durante el pasado año el índice de piratería se hubiera reducido un cuarenta por ciento, se habrían generado 25.000 puestos de trabajo en España dentro del sector, y los impuestos con los que la industria informática hubiera colaborado a la Hacienda Pública hubieran sido el doble de los actuales.

En la actualidad, según estas mismas fuentes, los programas que más se piratean en nuestro país son los tratamientos de textos tipo WordPerfect o Word, las hojas de cálculo como Excel y Lotus 1-2-3, y los programas de dibujo como Corel Draw, AutoCAD o 3D Studio, además de sistemas operativos, especialmente MS-DOS y Windows.

Mano a mano con la BSA

Para luchar contra todo ello, los fabricantes de software han decidido apoyar a la BSA con acciones propias que refuercen la batalla que en estos momentos se mantiene contra la piratería. Así, en julio de 1995 se creó en la corporación Microsoft una figura dedicada a la lucha antipiratería. En España esta decisión tuvo su respuesta durante noviembre del mismo año en la persona de Carlos Manuel Fernández Sánchez, responsable de programas antipiratería de la compañía, que adelantó a Dealer World los movimientos del fabricante.

Como se puede suponer, el objetivo final de esta decisión de Microsoft es reducir el índice de piratería, basándose para ello en dos ideas clave principales: por una parte, reducir la competencia desleal que se da en este área, y por otra facilitar al usuario software legal, entendiendo por usuario final también a las empresas.

Para llevarlo a cabo, Microsoft cuenta con dos líneas de actuación. En primer lugar, su contacto con la BSA y SEDISI, con los que colabora como compañía asociada.

"Dentro de esta relación con BSA-SEDISI", señala Carlos Manuel Fernández, "estamos trabajando en campañas divulgativas y en acciones legales. En la actualidad, se encuentra en marcha una campaña dirigida a los centros de formación en informática". El representante de Microsoft deja claro "el tema que más nos ocupa es el de los paquetes software, porque es donde más problema hay, aunque también estamos preocupados por el uso que se puede hacer con nuestras herramientas de programación y con los productos de nuestros desarrolladores, que corren el riesgo de ser pirateados".

Acciones específicas de Microsoft

Aunque la compañía de Bill Gates quiere dejar claro su total apoyo a todo tipo de acciones de la BSA, también trabaja por su cuenta en la erradicación del problema de la piratería en España.

En primer lugar, Microsoft ha puesto en marcha diversas campañas divulgativas: "nos hemos planteado como objetivo la pequeña y mediana empresa que se dedica a ensamblar y montar sus equipos. A ellos queremos informarles de lo que implica la competencia desleal y el fraude que supone para el usuario este tipo de prácticas".

Por otra parte, "Microsoft está llegando a acuerdos con grandes asociaciones de centros de informática, algunas de más de mil centros, para divulgar que el software no es caro y que hay licencias de uso múltiple que rebajan los precios". Asimismo, entre los objetivos de este fabricante se encuentra el regular la situación de aquellos que no utilizan software legal. Para ello se promueve el uso de licencias adaptadas a las necesidades de cada empresa, pues en la actualidad existen diversos modelos para los distintos esquemas de compañía.

En el caso de la pequeña y mediana empresa, la intención es que estas conozcan los planes de la compañía para que sepan cómo invertir en software que no se quede obsoleto.

La inversión realizada

En primer lugar, Microsoft ha empezado por contar con una persona dedicada a estos temas, con todo lo que ello conlleva pero, tal y como indica Carlos Manuel Fernández, "la inversión es principalmente en personas, ya que toda la compañía se encuentra involucrada en este proyecto. Hay un plan interno tanto de formación como de información para que todos los empleados sepan que uno de nuestros principales competidores es la piratería".

Microsoft calcula que si el índice de piratería en España fuera cercano al europeo, que el año pasado rondaba el 53 por ciento, la facturación de la compañía podría ser el doble de la actual. En España, durante el año 1994, última referencia disponible por el momento, la piratería alcanzaba el 73 por ciento. Se espera que en los datos referidos a 1995, que aparecerán en el mes de abril aproximadamente, éste se haya reducido en diez puntos más o menos.

La compañía ha iniciado, además, una línea de acción basada en el contacto con asociaciones profesionales para dar a conocer las razones y ventajas de disponer de software legal. El fabricante de software adelantó a Dealer World que pronto se pondrán en marcha otro tipo de acciones dirigidas al mundo del ocio.

Trabajando con OEM y dealers

Desde el mes de noviembre, Microsoft cuenta ya con campañas de divulgación dirigidas a los OEM, apoyándose en publicidad interna directa y en acciones legales. De estas últimas, unas treinta aproximadamente, 18 están relacionadas con OEM.

Por lo que se refiere a la estrategia con el canal de distribución, en general se está aún perfilando, y hay prevista una campaña directa con posters, pasquines, y demás elementos de promoción aún en desarrollo.

De acuerdo con las cifras facilitadas por Microsoft, sus programas más afectados por la piratería son los de ofimática, un sesenta por ciento aproximadamente del total y, en segundo lugar, los sistemas operativos (treinta por ciento), frente a los de redes locales o herramientas de desarrollo, que suponen el diez por ciento restante.

Expectativas en 1996

Como ya se mencionaba anteriormente, este fabricante continuará desarrollando durante 1996 la colaboración con asociaciones de profesionales, centros de formación, etc. Asimismo, se establecerán simposiums o seminarios donde dará a conocer todas las campañas que se están llevando a cabo. Fernández apunta "seguiremos también con un plan de información directa para mayoristas y distribuidores".

Otra situación que Microsoft ha observado es que existe aún un desconocimiento general acerca de las licencias de uso múltiple, por lo que hará hincapié en facilitar información acerca de las ventajas que ello supone. Anteriores campañas ya han dado resultados en algunas compañías, donde se han llevado a cabo inventarios de los programas software con los que se trabaja para legalizarlos, apoyadas con campañas internas de las empresas para sus empleados.

Tipología de la piratería

El tipo de piratería que más afecta a Microsoft es la que llevan a cabo los OEM. En segundo lugar, la mayor preocupación del fabricante son los índices que se están dando en el mundo del CD-ROM. Algunas empr

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios