| Artículos | 15 JUN 2003

Webcams: la imagen de la comunicación

Tags: Histórico
Arantxa Herranz.
Las webcams, sin duda, posibilitan todo un mundo de comunicación y diversión a través de Internet. Son ese gran ojo que todo lo puede ver y que podemos instalar en nuestro propio hogar para enviar vídeos, tanto off-line como, sobre todo, on-line. Aunque es cierto que por el ancho de banda quizá no podamos realizar videoconferencias, tan en boga últimamente, lo que sí nos permitirán compartir nuestra imagen en movimiento a miles de kilómetros de distancia gracias a la línea telefónica. Además, los desarrollos tecnológicos también se han ido aplicando a este tipo de periféricos, por lo que ya no es tan descartable la opción de aplicaciones profesionales con un tipo de herramienta pensada originariamente para el entorno doméstico. Veamos, pues, qué podemos esperar y qué momento vive esta categoría de producto en nuestro mercado.

Un “juguete” casi profesional
Aunque lo cierto es que este tipo de periféricos no son un juguete, sí parece bastante evidente que uso es, básica o preferentemente, para el ocio. “Sin lugar a dudas, la función a la que se destina mayoritariamente una webcam suele ser como producto de ocio debido principalmente a las prestaciones propias de estos dispositivos (baja resolución o poca velocidad de imágenes por segundo)”, señalaba en este sentido Víctor Planas, director de Creative Labs España. Sin embargo, este mismo responsable también comentaba que cada vez “son más que suficientes para poder capturar imágenes o pequeños vídeos y realizar videoconferencias con la limitación propia del ancho de banda utilizado”. En cualquier caso, “la principal función de una webcam hoy en día es la de mejorar la comunicación on-line, gracias a la incorporación de imágenes y vídeos”.
Igualmente, David Talvy, director general de Logitech en España y Portugal, considera que el empleo de las webcambs suele ser para ocio “dado que la tendencia hacia la fotografía digital es cada vez mayor. El uso al que se destinan las cámaras Web es en gran medida el de tomar fotografías para ser enviadas por Internet a familiares y amigos, a la espera de la consolidación de las líneas de alta velocidad para el uso de conferencia”.
Sin embargo, desde UMD, Luis Carlos Bastero, responsable de producto multimedia, no descarta tanto la aplicación profesional. “Seguramente las aplicaciones de las webcams son, a partes iguales, ocio y trabajo. En el primer caso, como medio de comunicación entre amigos y familiares, por ejemplo, cuando alguien está de viaje, o simplemente, para chatear teniendo, además, presente la imagen de la persona con quien estás escribiéndote. En el caso del ámbito profesional, permite un uso, también comunicacional, entre delegaciones de la misma compañía, entre personas que están trabajando en diferentes países...En ambos casos, supone un acercamiento bastante sustancial al que se realiza a través del correo electrónico o del chat”, concluye este responsable.

¿Qué repercusión tiene?
Sin embargo, y pese a que alguno de nuestros consultados cita el auge de la fotografía digital, lo cierto es que las webcams parecen las grandes olvidadas cuando hablamos de las posibilidades que nos brinda la banda ancha y la imagen digital. A este respecto, el responsable en UMD señala que la banda ancha “ha influido notablemente en el funcionamiento de las webcams, ya que gracias a ellas la comunicación es mucho más fluida. La imagen de vídeo recibida y el refresco de la misma es más rápido con el ADSL”.
Y es que, aunque la repercusión “mediática” pueda ser inferior que la de otros productos, “no hemos sufrido ninguna recesión, sino que, por el contrario, hemos seguido incrementando la venta de webcams, lo cual nos hace ser optimistas en la explosión de sus verdaderas posibilidades”, señalaba al respecto David Talvy. Algo en lo que parece coincidir su homólogo en Creative Labs, quien tampoco vacila al destacar que la percepción que tiene esta compañía “es bien distinta a tenor de las ventas de esta categoría de productos. Lo que en principio fue un periférico de nula o ninguna importancia hace unos años, se ha convertido en un dispositivo de captura de imagen y video doméstico de enorme presencia en todos los hogares. Prueba de ello es la enorme cantidad de modelos y fabricantes que existen en el mercado”.

El auge de la videoconferencia
Antes también hemos mencionado la posible aplicación de este tipo de cámaras de vídeo a una de las labores más profesionales y más en boga: la videoconferencia. ¿Influyen temas como éste en este producto? “Si, indudablemente, dado que su aplicación permite un contacto visual más eficaz que el propio teléfono”, reafirmaba el director general de Logitech.
Una declaración reafirmada por nuestros dos interlocutores más. Así, Luis Carlos Bastero recalca que las principales funcionalidades que ofrecen este tipo de productos “están dirigidas a la realización de videoconferencia, ya sea con fines profesionales como domésticos”. Mientras, Víctor Planas considera que “realizar videoconferencias con la calidad de las webcams es un paso más de la comunicación on-line”. Sin embargo, también señala que desde Creative “pensamos que lo que realmente ha impulsado las ventas de estos dispositivos ha sido el hecho permitir capturar imágenes digitales sin necesidad de estar conectadas al PC, es decir, dotar a las webcams de funciones de cámara digital, con una calidad más que suficiente para enviar imágenes por Internet, publicarlas en la Web, grabarlas en DVD para su visionado en TV, o incluso, para imprimirlas en papel fotográfico de reducidas dimensiones”.

Relación de calidades
Sin embargo y, sobre todo, si hablamos de videoconferencias profesionales, las calidades que han de tener estos periféricos han de ser altas. Por eso, hemos querido consultar cuáles son, en opinión de nuestros interlocutores, esas prestaciones a tener en cuenta.
En este sentido, el director general de Creative Labs manifiesta que los factores principales “que determinan la calidad, tanto de la imagen como de la estabilidad, son el tipo de sensor (CMOS o CCD), la resolución de captura en píxeles y la calidad de los materiales utilizados en la carcasa, así como su diseño”. Por su parte, David Talvy alega que, “dependiendo de la utilización que quiera darse” se dará más importancia a un aspecto u otro: “el grado de calidad de la fotografía, de las aplicaciones del software que las acompaña, de la importancia o no en el tamaño del espacio a ocupar, su facilidad en el manejo y el peso, serán los factores a tener en cuenta en un producto que siendo cada vez más sofisticado es también cada vez más económico”. Para el responsable de producto multimedia de UMD, mientras, “los aspectos más relevantes a tener en cuenta a la hora de adquirir un dispositivo de este tipo son la resolución, los frames por segundo y conectividad”.

Larga vida y mayor margen
Por último, y aunque evidentemente la vida útil de este tipo de dispositivos va a depender, como casi siempre, del empleo que le de el usuario, lo cierto es que hay voces que afirman que, salvo que se pueda
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios