| Artículos | 15 NOV 2002

Tamaño de David, prestaciones de Goliat

Tags: Histórico
Ordenadores de bolsillo
Ramón A. Fernández.
Cuando los ordenadores portátiles resultan excesivamente incómodos de transportar continuamente de un lado para otro, los PDA (Personal Digital Assistant) son la solución ideal a las necesidades de aquellos clientes que precisan algo más que una simple agenda electrónica.
A medio camino entre los ordenadores portátiles y las agendas personales, los actuales ordenadores de bolsillo se han ganado merecidamente un puesto entre las preferencias de un gran número de profesionales que, cada vez más, disfrutan de las ventajas que, continuamente mejoradas, ofrecen este tipo de dispositivos.
Por otra parte, el imparable avance que progresivamente se produce en todas las áreas tecnológicas, y muy especialmente en todo lo referido a la informática, ha recalado con fuerza en estos pequeños dispositivos, debido a la gran variedad de situaciones en las que es posible su utilización gracias a su completa movilidad y en las que su concurso puede ser utilizado para conseguir una notable productividad. De este modo, las posibilidades de estos microordenadores han sido enormemente ampliadas en los últimos años, siendo posible hoy en día obtener unas grandes prestaciones, perfectamente integradas en un reducido volumen.

Casio Cassiopeia E-200S
A diferencia de otros fabricantes, Casio fue una de las primeras y escasas firmas que apostaron desde un principio por los ordenadores de bolsillo amparados bajo la plataforma operativa de Microsoft, circunstancia que le otorga cierta reputación en este particular sector.
Con un cierto retraso respecto a sus más directos competidores, su último modelo en este terreno se denomina Cassiopeia E-200S y viene a ser la actualización a Pocket PC 2002 de su antecesor, el EM-500. Tal demora obedece a proporcionar un producto final en el que se integran todas las novedades tecnológicas posibles y, de paso, evitar caer en los mismos errores que sus rivales comerciales. La espera ha merecido la pena, ya que este competitivo Pocket PC de Casio ofrece un notable comportamiento y sobresalientes capacidades de expansión. Sin embargo, el procesador que incorpora es un StrongARM SA-1100, el cual, a pesar de su buen comportamiento general, ya tiene un más que digno sucesor en el mercado. Por lo tanto, no es de extrañar en absoluto que en breve salga a la luz una nueva Cassiopeia provista del revolucionario motor de Intel para Pocket PC.
Si permanecemos ajenos a este significativo detalle, podremos comprobar que la propuesta de Casio se muestra verdaderamente atractiva, y con suficientes argumentos de peso para ganarse un merecido hueco entre los ya numerosos Pocket PC que pueblan el mercado.
A grandes rasgos, responde al clásico prototipo de los primeros Pocket PC 2002. Es decir, procesador Intel StrongARM a 206 MHz, pantalla de 3,5 pulgadas con 16 bits de color y batería recargable de ión de litio, todo ello rematado con unos generosos 64 MB de memoria RAM y 32 MB de memoria ROM de tipo Flash.
Sin duda, las especificaciones básicas del dispositivo, junto con las mejoras experimentadas en aspectos tan fundamentales como la pantalla y las posibilidades de expansión, ofrecen unas expectativas prometedoras. En este sentido, la Cassiopeia E-200 dispone tanto de la funcional ranura para tarjetas CompactFlash de Tipo II como de un segundo compartimiento para las más modernas tarjetas SD Card y MultiMedia Card. Sin duda, para los más apasionados y devotos supone una ventaja considerable, puesto que puede utilizarse el puerto para tarjetas CF como conector de, por ejemplo, un módem o adaptador de red Ethernet, mientras la otra ranura puede emplearse para hacer las más típicas funciones de expansión de memoria. Por otro lado, la calidad visual y robustez de pantalla se ha visto mejorada sensiblemente gracias a la inclusión de la tecnología reflectiva, aunque a costa de perder algo de brillo en interiores. Además, sobre la pantalla se ha incluido una lámina protectora que evita en gran medida los típicos arañazos producidos por un intensivo y poco delicado uso.
En relación a su diseño, cabe comentar que guarda cierto parecido con su predecesor, si bien incorpora ciertos detalles estéticos que mejoran su imagen externa. Asimismo, aunque el tamaño es idéntico al EM-500, su peso ha sido rebajado por debajo de los 200 gramos. De cualquier modo, la carcasa plástica no proporciona demasiadas garantías de robustez ante caídas y golpes fortuitos. Además, hay ciertos detalles de diseño que deben corregirse, como la dificultad de colocar correctamente el Pocket PC en la base de sincronización, así como la falta de rigidez de la funda protectora.
Hasta aquí, se podría decir que la mayoría de las características técnicas son muy parecidas a los más modernos modelos de Pocket PC. Sin embargo, y a diferencia de todos sus competidores, incluye un puerto USB maestro. Este puerto implementado, tanto en el lateral derecho de la base de sincronización como en el propio Pocket PC (en este último, se requiere un accesorio especial), permite la conexión de periféricos USB a nuestro dispositivo de bolsillo, ya sea un teclado, ratón, impresora, o cámara fotográfica, siempre y cuando esté disponible el controlador del periférico en cuestión en la correspondiente versión Pocket PC. Obviamente, en la actualidad existen pocos fabricantes de periféricos que incluyan controladores para Pocket PC, aunque tenemos la certeza que en pocos meses esta situación de desamparo irá corrigiéndose paulatinamente.
Otra característica exclusiva del dispositivo de Casio es el auricular con control remoto. Gracias a estos auriculares, que desgraciadamente se deben adquirir por separado, el usuario puede hacer uso y controlar la popular aplicación Windows Media Player desde los botones que incorpora, complemento que convierte a la Cassiopeia E-200S un práctico reproductor multimedia portátil. Además, se incluye el necesario soporte software para los auriculares mediante un sencillo programa en el panel de control.
En cuanto sus prestaciones, al incorporar un StrongARM SA-1100 es evidente que su rendimiento es sensiblemente menor a los modelos que incluyen el nuevo procesador PXA250. Pese a este inconveniente, su comportamiento resulta bastante satisfactorio, especialmente en el apartado gráfico, donde se muestra netamente superior llegando, incluso, a superar ampliamente a equipos provistos de procesadores PXA250. No obstante, el elevado consumo energético de este procesador merma notablemente la autonomía de la Cassiopeia E-200S.
Por último, Casio ofrece unas cuantas de aplicaciones de software con las que potenciar su producto otorgándole un adecuado valor añadido.
En definitiva, la Cassiopeia E-200S, tanto por sus notables prestaciones como por su gran capacidad de expansión, merece tenerse muy en cuenta para aquellos clientes que, a la hora de elegir un dispositivo de mano, necesiten prioritariamente un producto con máximas posibilidades de ampliación y conexión con otros periféricos.

Lo Mejor: Capacidades de expansión
Software de explotación
Lo Peor: Procesador StrongARM SA-1100
Carcasa exterior


Fujitsu Siemens Computers Pocket LOOX 600
Fujitsu Siemens Computers es otra de las firmas que recientemente se ha adentrado en la feroz batalla del negocio de los ordenadores de bolsillo. Para ello, cuenta con su competitivo Pocket LOOX 600, un PDA al más puro estilo Pocket PC 2002 dispuesto a ganarse un merecido hueco entre los dispositivos de mano de gama alta.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información