| Noticias | 10 MAR 2006

Sony Digital Photo Printer DPP-FP50

Tags: Histórico
La nueva apuesta de Sony en el mundo de la imagen digital tiene el nombre en clave de DPP-FP50. Este curioso periférico no es más que una impresora que utiliza el método de impresión por sublimación a color, gracias al cual logra unos excelentes resultados en cuanto a calidad y nivel de detalle.
Dealer World
Externamente, este singular equipo presenta una cuidada y esbelta línea de diseño y, al mismo tiempo, un reducido tamaño, donde se han tenido en cuenta hasta los más mínimos detalles, entre los cuales cabe destacar la fácil accesibilidad a todos los elementos internos y atractiva estética que permiten su integración en cualquier salón doméstico. Asimismo, la bandeja de suministro y expulsión del papel es extraíble, circunstancia que facilita la alimentación del dispositivo y además permite proteger las delicadas hojas de papel fotográfico. En la parte posterior, se encuentran los puertos de conexión con el ordenador de sobremesa. Además del típico y rápido puerto USB, dispone de una salida para señales de vídeo analógicas que sirve, preferentemente, para su conexión a un televisor mediante la cual poder visualizar a todo color las imágenes contenidas en las distintas tarjetas de memoria flash. De este modo se suple la falta de una pantalla LCD a color integrada en el equipo. No obstante, este equipo cuenta con una sencilla pantalla LCD monocromo desde la cual poder realizar un gran número de funciones, además de la propia impresión de las imágenes seleccionadas. En el frontal del equipo contamos con ranuras en las que poder insertas los distintos formatos de tarjetas, el puerto USB para la conexión directa de cámaras fotográficas compatible con el estándar PictBridge y la bandeja de alimentación de papel.

Por lo que respecta a sus prestaciones, el parámetro fundamental a valorar, es sin duda alguna, la calidad. Como era de esperar, no sólo está a la altura que se esperaba sino que además, añade una última capa de laminado de alta calidad que protege a las fotografías de las indeseables manchas y de la decoloración prematura.

Técnicamente, al utilizar un proceso de transferencia térmica con sublimación secuencial de cuatro pasadas, la velocidad de impresión real ronda los 70 segundos por imagen, cifra poco espectacular pero que tampoco supone mayores inconvenientes dentro del ámbito doméstico en donde debe utilizarse este periférico.

Otro de los puntos fuertes de este producto es el relativo a las funcionalidades que ofrece a la hora de realizar sencillas modificaciones de las imágenes antes de su impresión. Para aprovechar estas capacidades deberemos, naturalmente, trabajar en modo ?Monitor Out?, es decir con un dispositivo de visualización externo. De este modo, podremos acceder a un práctico e intuitivo menú de edición con el que poder llevar a cabo la aplicación de numerosos efectos digitales, la aplicación o reducción de la fotografía o la sobreimpresión de caracteres de texto, entre otras interesantes opciones. Mención aparte merece la opción para la corrección del habitual defecto de ?ojos rojos?, con la que cualquier profano en la materia puede obtener copias impresas sin este típico problema. Asimismo, todas estas operaciones se ejecutan con una buena velocidad y, además, pueden realizarse cómodamente sentados delante del televisor por medio del mando a distancia.

Como valor añadido, Sony adjunta una suite de su propia compañía bajo el nombre de PictureGear Studio, que aglutina las herramientas gráficas habituales para la captura, edición, encuadres, composición e impresión de imágenes con las cuales los usuarios noveles podrán realizar sus primeros trabajos gráficos. Sin embargo, es una lástima que la interfaz gráfica de este programa tan sólo venga en inglés, aspecto que limita su manejo por parte de aquellos usuarios no conocedores de este idioma.

En definitiva, un periférico hecho a la medida de los aficionados, o más bien apasionados de la fotografía digital, que disponga de una cámara fotográfica digital y necesiten trasladar sus capturas al papel de una forma sencilla y rápida, sin tener que poseer grandes conocimientos técnicos ni perder un ápice de la calidad, obteniendo fotografías, en formato y apariencia, prácticamente idénticas a las que se consiguen en la fotografía tradicional. Por último, si bien el gasto en consumibles, cartucho de tinta más 120 hojas de papel fotográfico 10x15 es de los más bajos del mercado, sigue siendo algo superior al coste de revelado ofrecido en las tiendas especializadas. Igualmente, el precio y período de garantía de este dispositivo se sitúa en la misma órbita que buena parte de sus rivales.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información