| Artículos | 15 DIC 2000

Soluciones RAID de bajo coste RAID UDMA, al alcance de todos

Tags: Histórico
Ramón A. Fernández.
Una nueva generación de controladoras RAID de bajo coste, dirigida especialmente a los pequeños grupos de trabajo, está empezando a comercializarse en nuestro país. Desmarcándose de la tónica general caracterizada por la implementación de los caros pero eficientes componentes SCSI, y aprovechando las cada vez más competitivas prestaciones de la interfaz de conexión EIDE, esta nueva generación se basa en este popular y más económico estándar. De este modo, se ofrecen capacidades de tolerancia a fallos en ámbitos donde las soluciones basadas en la interfaz SCSI tenían un coste prohibitivo para muchas pequeñas
y medianas empresas.

Hasta la fecha, cada vez que un profesional deseaba utilizar un sistema de tolerancia a fallos RAID, la única solución factible era el obligado recurso del uso de adaptadores y discos dotados de la interfaz de conexión SCSI. A pesar del elevado y eficiente rendimiento de esta interfaz y de los dispositivos que la implementan, especialmente los discos duros, sus prestaciones suelen exceder las necesidades medias de los sistemas informáticos de buena parte de las PYMES, con el inconveniente añadido de su elevado coste, circunstancia que se hace más patente conforme se va subiendo en el escalafón de las sucesivas generaciones SCSI, buscando las máxima prestaciones posibles.
Sin embargo, y al igual que la interfaz SCSI ha ido evolucionando en el tiempo para adecuar sus prestaciones a las capacidades de los sistemas informáticos más modernos y potentes, la interfaz EIDE también ha experimentado un rápido progreso en sus prestaciones y posibilidades durante estos últimos años. De tal forma, que la sustancial mejora experimentada en el estándar EIDE, empleada masivamente en el diseño de los discos duros dirigidos al mercado de consumo, ha hecho posible su entrada en el más elitista sector de los sistemas de tolerancia a fallos RAID.
En este sentido, y hasta hace escasamente un par de años, todos los nuevos discos duros para el mercado de consumo implementaban por aquel entonces la interfaz EIDE en su novedoso modo de transmisión Ultra DMA 33, el cual se caracterizaba en permitir una tasa de transferencia máxima teórica de hasta 33 MBps entre la unidad de disco y el sistema. Algo más próximos en el tiempo nos encontramos la especificación Ultra DMA 66 (o ATA66), en la que este singular modo de transferencia sufrió una leve, pero no por ello menos importante, mejora en su velocidad máxima de transferencia. Además, se introdujo la necesidad de utilizar un nuevo cable de conexión de 80 hilos, pero en el que sus conectores de 40 pines guardan una plena compatibilidad con los estándares anteriores. Por último, tenemos la más reciente norma Ultra DMA 100 (o ATA100), la cual no es más que una nueva vuelta de tuerca a las posibilidades de transmisión bajo este integrador estándar.
No obstante, los discos duros basados en la tecnología SCSI se han usado y seguirán utilizándose mayoritariamente en aquellos entornos medianamente profesionales, debido a su elevado rendimiento y a la posibilidad de conectar entre 7 y 15 dispositivos por tarjeta y canal, con una extensa variedad de periféricos externos o internos. Además, hay un importante detalle que se debe recalcar sobre las verdaderas prestaciones de estas dos interfaces de conexión. En la práctica, mientras que en los discos duros EIDE las cifras ofrecidas por la mayoría de los fabricantes en lo que respecta a las velocidades de transferencia de ficheros suelen ser siempre valores máximos. Por el contrario, en los discos duros SCSI este fundamental parámetro suele expresar la tasa de transferencia sostenida, aspecto mucho más acorde con la realidad. A modo de ejemplo, no es extraño encontrar un disco duro EIDE funcionando en el modo UItraDMA/66 cuya tasa de transferencia oscile en más de un 30 por ciento de su velocidad máxima, mientras que en un disco duro SCSI una oscilación superior a 5 por ciento resulta inadmisible. Por este motivo, buena parte de los discos duros SCSI y, sobre todo, si son varios los que trabaja conjuntamente en un mismo sistema, ofrecen un rendimiento significativamente superior a otros que teóricamente cuentan con un modo de transmisión superior, tal es el caso del UItraDMA/66 sobre el SCSI UltraWide (40 MBps) y el UltraDMA/100 sobre el SCSI Ultra2 (80 MBps). Ni que decir tiene, que las últimas especificaciones SCSI superan ampliamente las expectativas, necesidades y presupuesto de cualquier entorno de trabajo de tipo bajo y medio y, por tanto, se posicionan muy lejos del objetivo y tema principal del presente artículo.
En síntesis, bajo las actuales y más modernas generaciones de discos duros EIDE y gracias a la sustancial mejora de las prestaciones de este tipo de unidades de almacenamiento masivo, empresas como Promise, pionera en este campo, y Adaptec, han apostado por ofrecer soluciones RAID de bajo coste basadas en la interfaz de conexión EIDE. Ya es posible, por un módico precio, contar con una de estas controladoras en nuestra estación de trabajo o pequeño servidor empresarial. Y es que la diferencia de precio de esta clase de instalación frente a las tradicionales soluciones SCSI, es ostensiblemente menor. Además, también hay que sumar el coste que supone la adquisición de varios discos duros SCSI en comparación a sus homónimos EIDE en cuanto a capacidad, que no en prestaciones.
Por todo ello, la nueva generación de soluciones RAID, no sólo se caracteriza por una adecuada fiabilidad frente a los fallos en el subsistema de almacenamiento o por su mayor sencillez de configuración y puesta en marcha, sino que principalmente destaca por ofrecer un relativo menor coste de implementación, totalmente asequible por cualquier pequeña empresa. Naturalmente, el menor precio de estas soluciones repercute directamente en las prestaciones y capacidades de las soluciones RAID UDMA, bastante alejadas las mayores posibilidades que albergan las soluciones RAID SCSI, cuya orientación es eminentemente empresarial.

Soluciones RAID UDMA

Adaptec RAID AAA-UDMA
Hablar de Adaptec es hablar generalmente de controladoras SCSI y soluciones RAID dirigidas a entornos puramente profesionales, aunque también es conocida por ofrecer otras soluciones más comerciales, como su software de grabación Easy Creator. No obstante, viendo el progresivo crecimiento de las prestaciones y posibilidades de la interfaz EIDE, este conocido fabricante ha lanzado al mercado una nueva solución que se ajusta en buena medida a las necesidades de los ámbitos medianamente profesionales dotados con pocos medios, pero en los cuales se conocen las bondades y elevado nivel de seguridad que se consigue con la implementación de uno de estos sistemas.
Así pues, el modelo AAA UDMA, es básicamente una tarjeta adaptadora RAID para bus PCI a 33 MHz y 32 bits, es decir en su versión 2.1, que puede llegar a controlar hasta un máximo de 4 unidades de disco duro EIDE bajo los modos de trasferencias ATA/66 y anteriores.
El primer detalle constructivo que llama poderosamente la atención a cualquiera que desembale por primera vez una tarjeta de estas características, es su generoso tamaño y elaborado diseño, al más puro estilo de las clásicas soluciones RAID SCSI. Sin embargo, la lógica ausencia de los conectores externos y la utilización de los típicos conectores IDE de 40 pins delatan la particular naturaleza de este dispositivo.
Profundizando algo más e
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios