| Artículos | 15 ABR 2002

Soluciones antivirus, ¿Qué me pasa doctor?

Tags: Histórico
Virus informáticos
Ramón A. Fernández.
En la actual Sociedad de la Información, donde la productividad y la eficacia de los medios digitales son cuestiones prioritarias, los virus informáticos y otros especímenes malignos comprometen seriamente, ya no sólo la integridad de las distintas herramientas informáticas, sino también la privacidad de la información digital que se utiliza diariamente, tanto a nivel doméstico como corporativo. Además, esta permanente amenaza sea ha visto potenciada notablemente debido a la masiva explotación Internet, ya que ofrece un medio ideal para la propagación de estos malignos códigos, en cualquiera de las diversas formas que adoptan actualmente. Una de las primeras y más eficientes medidas preventivas a poner en marcha es la implantación de una efectiva solución de antivirus destinada a la detección y erradicación de esta terrible plaga de la moderna era de la informática.

Hoy nadie pone en duda que Internet ha establecido un nuevo mundo de posibilidades en cuanto a la adquisición y distribución de información, pero, paralelamente, también ha supuesto el establecimiento de un inmejorable escenario para la creación y distribución de virus informáticos. Ante este desolador panorama, el uso de un buen antivirus se está convirtiendo en algo poco menos que imperativo, puesto que la integridad y privacidad de nuestro ordenador jamás se ha visto tan amenazada como lo está hoy en día.
En este mundo en continua y vertiginosa metamorfosis, los significativos cambios que se han ido sucediendo en el desarrollo de las nuevas plataformas operativas, debido a la cada vez mayor presencia de Internet así como a la implantación de las nuevas tecnologías, han incentivado la creación de legiones de hordas víricas y, consecuentemente, ha provocado la necesidad de introducir profundos cambios en la progresiva evolución de las armas destinadas a combatirlas. Así, las actuales aplicaciones de antivirus han dejado de ser un simple escáner de firmas en tiempo real, para pasar a ser un sistema completo que integra soluciones para tratar de proteger eficazmente todos y cado uno de los puntos débiles de nuestro ordenador. La consecuencia directa de tener que vigilar cada día un mayor número de aspectos relativos a la seguridad y privacidad, así como de detectar con extrema precisión un mayor número de virus, entre otras consideraciones, es que estos han adquirido una mayor complejidad y sofisticación. A pesar de ello, la gran mayoría de los actuales programas de antivirus tienen un funcionamiento totalmente transparente, consumen una inapreciable cantidad de recursos y ofrecen un nivel de seguridad más que aceptable, cuestiones totalmente adecuadas y especialmente valoradas de cara al usuario doméstico, por lo general, poco experimentado en este tipo cruzadas contra los malignos códigos informáticos.
Dentro de este tipo de programas, las novedades que se pueden encontrar al respecto no se refieren, generalmente, a sus nuevas capacidades y posibilidades, aunque siempre es de agradecer la aportación de eficientes innovaciones, sino a que todo aquello que han de hacer, proteger el sistema que los alberga, lo hagan cada vez mejor, y de la forma más rápida y eficiente posible. Junto a estas premisas básicas, no puede faltar un mecanismo que permita un rápido y frecuente proceso de actualización de la aplicación para poder combatir eficazmente a los últimos virus conocidos que, además, no sea molesto para el usuario por su funcionamiento continuo para ofrecer una protección constante.

Kaspersky Personal Pro 3.6.1.1
Este fabricante moscovita ofrece una aplicación de antivirus bastante competitiva y eficaz en la protección de nuestro equipo. No obstante, para lograr un mayor grado de perfección debería revisar su integración con las aplicaciones de correo electrónico, así como mejorar su capacidad para bloquear acciones maliciosas procedentes del exterior.
Inicialmente, tras un rápido y sencillo proceso de instalación, el menú de inicio presenta un nuevo acceso directo, Kaspersky Anti-Virus, en el que se integran numerosas herramientas, hasta un total de ocho, mediante las cuales sacar el máximo partido a esta aplicación.
A diferencia del resto de propuestas antivíricas analizadas en el presente artículo, la interfaz gráfica destaca por ofrecer una gran potencia y funcionalidad, pero conservando una adecuada sencillez de manejo. De este modo, además de consumir pocos recursos de hardware, permite que los usuarios más avanzados puedan realizar una configuración muy extensa en cuanto a número de opciones y elevado nivel de detalle en todos los aspectos relativos a la seguridad del entorno, lo cual está muy bien para un usuario avanzado, pero a lo mejor puede resultar un poco confuso para un principiante.
En la práctica, el producto está compuesto por nueve módulos distintos que se encargan de solventar las diferentes y habituales necesidades en la lucha contra los virus, lo cual dificulta sensiblemente su manejo. Así, por ejemplo, mientras uno se encarga de llevar a cabo las actualizaciones automáticas a través de Internet, otro permite realizar una detallada programación en busca de virus a ciertas horas y fechas. No obstante, se dispone de una herramienta Control Center, que permite centralizar la gestión de la totalidad de estos módulos. Bajo esta plataforma, además de monitorizar en tiempo real el estado de actividad del motor de búsqueda y detección de virus, también permite acceder al módulo Scanner, de análisis manual de ficheros, así como cambiar la configuración de cada una de las opciones o, incluso, iniciar el asistente para la creación del conjunto de disquetes de emergencia.
En lo referente a la vigilancia del correo electrónico, el módulo Mail Checker, que se integra a la perfección en el conocido cliente Outlook de Microsoft, debe activase desde la opción de herramientas del propio cliente, e impide que se envíen o reciban ficheros infectados por ningún virus. De igual modo, el módulo Script Checker se encarga de analizar cada una de las secuencias de comandos que van a ser ejecutadas para impedir que virus tanto conocidos como desconocidos utilicen tácticas de encubrimiento para introducirse en el ordenador.
La versión Pro, a diferencia de la normal, dispone de otros dos módulos adicionales, que potencian las prestaciones de esta herramienta. Office Guard e Inspector, son los módulos destinados, específica y respectivamente, a bloquear las posibles acciones maliciosas de los comandos utilizado en el lenguaje de Macros de Microsoft y a descubrir si un nuevo virus desconocido se ha introducido en el ordenador analizando el comportamiento y la información de los posibles archivos infectados.
El verdadero potencial de este antivirus reside en su motor de detección y eliminación de archivos infectados, así como en la eficacia mostrada en descubrir virus ocultos bajo diferentes formatos de compresión, tanto en la modalidad tradicional como en los ejecutables. Sin embargo, los módulos diseñados específicamente para vigilar las vías de entrada desde Internet, así como para analizar el correo electrónico, a pesar de presentar mejoras evidentes respecto a anteriores versiones, no alcanzan las prestaciones y eficiencia mostrada por las soluciones propuestas por Norton y Panda.
Karpersky ofrece adecuadamente todos los servicios de asistencia propios de las a

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información