| Artículos | 15 NOV 2002

Revolución móvil, presente y futuro

Tags: Histórico
Ordenadores de bolsillo
Ramón A. Fernández.
El concepto original del PDA (Asistente Digital Personal) ha sufrido, en su relativamente corto período de vida, una paulatina evolución hacia un nuevo término, equipos de bolsillo, mucho más amplio y heterogéneo. Así, la constante incorporación de nuevas funcionalidades ha provocado la sustancial transformación de las primigenias agendas digitales en auténticos ordenadores en miniatura. En esta imparable carrera de prestaciones, ningún fabricante quiere quedarse fuera de juego, y la puesta en escena de una nueva generación de procesadores móviles supone el punto de partida de una nueva revolución en el pujante, y cada vez más competitivo, sector de los dispositivos de bolsillo.

Desde que los Pocket PC empezaron a utilizar la versión 2002 del sistema operativo móvil de Microsoft, la oferta de procesadores para esta clase de dispositivos se había reducido a un único modelo, el Intel StrongARM SA-1100 a 206 MHz. Este inusual acontecimiento tiene su explicación en que esta última actualización del mencionado software operativo de los Pocket PC está diseñada y concebida únicamente para poder trabajar con esta clase de procesadores, dejando en la cuneta a quienes apostaron por los desarrollos MIPS o SH3.
Nuevamente, el exitoso dúo Intel-Microsoft imponía su influencia en uno de los pocos campos de la informática que les quedaban por conquistar. No obstante, y a pesar de las mayores prestaciones de los procesadores Intel StrongARM respecto a la competencia, el rendimiento de los Pocket PC no era ni mucho menos tan ágil y eficiente como el de sus hermanos mayores. Además, el significativo consumo energético de estos, menguaba drásticamente la autonomía de los Pocket PC. Esta atípica situación venía motivada por la inclusión de crecientes funcionalidades y numerosas capacidades a los PDA, tratando de equipararlos lo más posible a un ordenador portátil. Desgraciadamente, este notable aumento en las posibilidades de los Pocket PC, promovido principalmente por la aparición del sistema operativo Pocket PC, trajo consigo una cierta merma y ralentización del rendimiento de estos dispositivos, ya que los procesadores disponibles, por aquel entonces, no eran capaces de seguir el mismo ritmo de crecimiento impuesto por la incesante demanda de prestaciones.
Afortunadamente, ha llegado el momento de la ansiada renovación. La última generación de procesadores para Pocket PC, y nuevamente de la mano de Intel, se denomina XScale.

Tecnología XScale, el nuevo referente
Intel ha lanzando durante los primeros meses de este año una nueva generación de procesadores especialmente concebidos para su integración en dispositivos móviles y equipos para la comunicaciones inalámbricas. Sustentada en la tecnología Advanced RISC Machines (ARM), la nueva microarquitectura Intel XScale ha sido diseñada para mejorar las prestaciones y capacidades de una amplia gama de dispositivos, además de poder integrarse en equipos que conformen infraestructuras de redes. Ambas tecnologías son completamente compatibles con la arquitectura StrongARM, lo que ofrece la necesaria compatibilidad de las aplicaciones de software para productos basados en las microarquitecturas StrongARM e Intel XScale.
Por otro lado, esta nueva microarquitectura también ha sido específicamente concebida para cubrir la demanda de una creciente diversidad de dispositivos necesitados de procesadores de muy bajo consumo. Basada en la tecnología ARM V5TE, la microarquitectura XScale está fabricada bajo la avanzada tecnología de 0,18 micras y tiene como principal característica ofrecer una adecuado rendimiento con un mínimo consumo energético. En concreto, su bajo consumo se sitúa en un rango de 0,0001 a 1,6 vatios y sus capacidades de rendimiento le permiten operar a velocidades de reloj de entre cero (modo de reposo) y un gigahercio.
En la práctica, los microprocesadores XScale no son un producto asilado, tal y como estamos acostumbrados a ver, sino que forman parte de lo que se denomina un ASSP (Application Specific Standard Product) productos estándar para aplicaciones específicas tales como dispositivos de mano, networking, almacenamiento, acceso remoto, o servidores, por poner algunos ejemplos. De este modo, el procesador de aplicaciones PXA250, basado en el núcleo XScale, ha sido diseñado principalmente para su integración en los dispositivos de mano, siendo un claro ejemplo del concepto ASSP. Del mismo modo, Intel dispone de otra serie de implementaciones que incorporan la arquitectura XScale, que están específicamente orientadas a mejorar el rendimiento de los dispositivos que soporten comunicaciones inalámbricas. En concreto, las nuevas familias de procesadores PXA261 y PXA262 están diseñadas específicamente para su integración en los teléfonos móviles de última generación.

PXA250, el nuevo corazón de los ordenadores de bolsillo
El procesador de aplicaciones PXA250 es, a grandes rasgos, la última generación de microprocesadores embebidos de Intel. Se caracteriza, además, por ofrecer innovadoras tecnologías destinadas a reducir el consumo, incrementar el nivel de integración de funcionalidades en un único chip, al tiempo que se guarda la compatibilidad con el software heredado y, todo ello, a un bajo precio de fabricación.
Asimismo, el PXA250, además de tener como núcleo un microprocesador con tecnología XScale, integra un importante número de características y funciones en un único chip de reducidas dimensiones. En este sentido, podemos destacar la integración de controladores para la gestión de memoria externa, buses serie y paralelo, comunicaciones cableadas e inalámbricas, tarjetas de expansión y muchas más. De este modo, para fabricar un ordenador de bolsillo tan sólo es necesario añadir al PXA250 una batería, memoria, un subsistema de comunicaciones y una pantalla LCD.
Aunque la tecnología XScale es una de las principales baza competitivas en el terreno de los PDA, Intel también ha incluido otro significativo número de mejoras en el diseño de los nuevos procesadores PXA250. Sin entrar en demasiados detalles técnicos, otra de las áreas tecnologías de especial relevancia en el PXA250 es la inclusión de un controlador de memoria a 32 bits, que soporta un buen número de tipos de memoria (SDRAM, SRAM, dispositivos de memoria Wireless Flash de Intel, o cualquier combinación de las mismas), así como una más eficiente gestión de la misma gracias a la presencia de un controlador DMA (Direct Memory Access) con 16 canales que permite mantener hasta siete transacciones de memoria simultáneamente.
Asimismo, además del ya imprescindible soporte para el funcional puerto USB, se dispone de un controlador para el soporte y la eficaz gestión de las tarjetas de expansión PCMCIA, CF, MMC y SD. Por último, el procesador PXA250 incluye un versátil controlador para pantallas LCD, el cual soporta una amplia variedad de modos de monitorización, tanto con uno como con dos paneles LCD, y con resoluciones que pueden alcanzar hasta los 800 x 600 píxeles.

Optimización del consumo energético
Entre las novedades más significativas que incorporan estos nuevos procesadores encontramos varias mejoras tecnológicas que hacen del PXA250 un procesador con un consumo energético muy por debajo de los valores ofrecidos en modelos precedentes.
Como principal punto de partida

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información