| Artículos | 01 DIC 2003

Realmente? ¿cree que el saber no ocupa lugar?

Tags: Histórico
Yolanda Sánchez.
El proceso de generación de información y las necesidades de almacenamiento son imparables. La gran máquina de la Sociedad de la Información y de las autopistas de la comunicación ya está en marcha y no hay vuelta atrás. Es por ello que uno de los retos más importantes de nuestra época es ser capaces de guardar, archivar, conservar y manejar este volumen de datos. Y es que la información que se genera y se registra en distintos soportes en el mundo aumenta al ritmo de un 30 por ciento anual desde 1999, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Berkeley (California), a instancias de EMC, HP, Intel y Microsoft Research.
La cantidad de nueva información almacenada en soportes como papel, película, medios ópticos y magnéticos se ha duplicado en los últimos tres años, según el citado estudio. Para que nos hagamos una idea de las dimensiones de esta situación podemos señalar que, solamente durante el pasado año, el volumen de información recopilada en dichos formatos equivale a medio millón de nuevas bibliotecas, cada una de ellas del tamaño de la del Congreso de los Estados Unidos.
La información nueva en estos soportes alcanzó cinco exabytes o, lo que es lo mismo, cinco millones de terabytes. El 92 por ciento de toda esta información se almacenó en medios magnéticos, principalmente discos duros. El soporte magnético es el que experimentó un crecimiento superior, un 80 por ciento en tres años, de acuerdo con las conclusiones de los entendidos de la Universidad de Berkeley. La constante reducción del precio de este soporte y la variedad de formatos disponibles son la causa de que las tecnologías basadas en discos duros sean hoy el sistema preferido de almacenamiento de información.
El uso de papel como soporte de almacenamiento de información creció un 36 por ciento en el último trienio. Para entender las verdaderas dimensiones de este dato debemos partir de la idea de que un árbol viene a producir unas 80.500 hojas de papel, lo que significa que son necesarios 786 millones de árboles para generar el papel que consume el mundo en un año, según estimaciones de la UNESCO. Cada habitante de la tierra consume un promedio de 1.510 hojas de papel cada año, si bien son los estadounidenses los principales usuarios, con un índice medio de 11.916 hojas per cápita, seguidos de los europeos, con 7.280 hojas. La mitad de todo ese volumen de papel se emplea en impresoras y fotocopiadoras de oficinas.
Asimismo, el flujo de información nueva difundida a través de los medios de comunicación electrónicos (teléfono, televisión, radio e Internet) alcanzó 18 exabytes en 2002, es decir, un volumen 3,5 veces superior a toda la información que permanecía almacenada ese año en cualquier soporte. El teléfono es, a gran distancia de la televisión, la radio e Internet, el soporte que canaliza más información. El 98 por ciento de esos 18 terabytes corresponde al tráfico de llamadas telefónicas fijas y móviles, tanto de voz como de datos. Si todo ese tráfico fuera almacenado en soporte digital se necesitarían 17,3 exabytes.
A todos estos datos tenemos que añadir la “recién” llegada red de redes: Internet. Si echamos un vistazo a los datos de este estudio no es de extrañar que gran parte de los presupuestos de TI se relacionen con el almacenamiento. Y es que, sin lugar a dudas, el medio de información que presenta mayor pujanza por la rapidez de su crecimiento es Internet. Cerca de 600 millones de personas en el mundo tienen acceso a la Red.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información