| Artículos | 01 ENE 2001

¿Qué peligros se esconden en la Red?

Tags: Histórico
Adolfo Vázquez.
La anterior introducción teórica al problema de los virus, permitirá salvar el sistema de la mayoría de los ataques actuales. Estos son debidos, sobre todo, a la desinformación por parte de los usuarios finales, al fin y al cabo los encargados de administrar su equipo. Aún así, hay virus que no pueden atajarse mediante un manejo responsable, sino que requieren de unos programas destructores llamados antivirus.

Estas páginas pueden ofrecer algunas premisas para adivinar por dónde avanzará la investigación en este campo en los próximos años. A continuación, se tratan algunos de los puntos más candentes en la actualidad con respecto al fenómeno que protagoniza este artículo. Haciendo especial hincapié en los "primos" de los virus, entre otros los hoaxes, se ofrecen las claves para evitar que cualquiera de los virus de Internet invadan una red local o equipo.

Hoaxes, unos especimenes extraños
La llegada de Internet ha causado la aparición de nuevos virus que se distribuyen exclusivamente a través del correo electrónico. Estos, haciendo uso de la libreta de direcciones, se reproducen reenviando ese mensaje de forma automática a todos los amigos y conocidos. Esta forma de distribución permite que en menos de un día un virus pueda distribuirse a lo largo de todo el mundo. Tiempo record que se consigue gracias, en parte, a un mayoritario conjunto de usuarios poco experimentados que siguen fielmente las instrucciones que les dicta el autor de dicho virus.
Este tipo de virus, al igual que ya hace años sus antecesores de distribución algo más difícil, ha causado una verdadera religión alrededor de ellos, creándose elementos que, imitándolos, pretenden instaurar una situación de perpetua inseguridad en la Red. Una sensación de inseguridad que también afecta notablemente a la definitiva implantación del comercio electrónico por Internet. Existen tres tipos de elementos desestabilizadores pero, sin duda, los que más estruendo han causado entre los internautas son los hoaxes.
Estos mensajes surgen, por lo general, de una fuente con un sentido del humor algo peculiar, y tiene como principal objetivo extenderse todo lo posible.
El hoax es, esencialmente, un mensaje en el que supuestamente se da una alerta sobre un virus muy peligroso, así como los métodos para evitar que éste pueda causar daños en el ordenador del usuario. Estos virus, aunque puedan tener una apariencia totalmente inofensiva, en realidad no lo son tanto.
En primer lugar, los usuarios no experimentados que reciben este tipo de mensajes, suelen seguir las instrucciones, que se supone han sido realizadas con buena fe. En la mayoría de los casos, provoca que el usuario desconfigure alguna parte importante de su sistema. Sin embargo, otro de los supuestos objetivos de los hoaxes es colapsar el tráfico en los servidores de correo.
Estos mensajes, unidos a los que llegan procedentes del spam, hacen que el rendimiento de los servidores de correo se vea reducido enormemente. Los hoax surgieron como imitación a los mensajes que diariamente envían las compañías y organizaciones a millones de usuarios avisando sobre la salida de un nuevo virus a Internet.
En estos mensajes, al igual que en el caso de los hoax, siempre se cita una fuente oficial. Normalmente, se suele usar el nombre de alguna empresa dedicada a este fin, u organizaciones como el CERT o el CIAC, encargadas de mantener los avisos en la Red, que suelen ser las primeras en anunciar la salida de un nuevo virus.
Aunque hay muchos sitios que ofrecen ciertas recomendaciones muy útiles a la hora de distinguir lo que es un hoax de lo que no lo es, por ejemplo, la dirección de procedencia, a la hora de ser prácticos, el mejor procedimiento es dejar de lado las listas de correo, y acudir directamente a la Web del fabricante u organización. Allí, la información será del todo fiable y no podrá inducir a confusión alguna. Para conocer la perfección que los hoax pueden llegar a tener, sólo es necesario echar un vistazo al llamado "Transferencia de dinero desde Nigeria", uno de los que ha proliferado a lo largo de este año:
Hemos sido informados de la existencia de un nuevo virus, "PBR". Éste llegará mediante un mensaje con el asunto "How to deep fry a Cat". La sucursal de IBM en California y AOL han anunciado que es más peligroso que Melissa. Por el momento, a 29 de febrero del 2000 aún no hay solución.

Lo que viene a continuación es el mensaje que acompaña al Hoax "How to deep fry a Cat":
"Este virus destruirá todos tus ficheros Excel en tu disco duro destrozando también los ficheros http. No abra ningún mensaje con este asunto. Por favor, remita este mensaje a todos sus contactos y a todas las personas que usen esta dirección de correo. Muy poca gente sabe este problema, así que, por favor, extiéndalo lo más rápido posible. Toda esta información fue anunciada ayer por la mañana por IBM. Por favor, comparta esta información con todos sus contactos en la libreta de direcciones de manera que el virus se pueda detener a tiempo. Éste es un virus muy peligroso y también destruye ficheros http. Por favor, sea cauto y reenvíe este mensaje a todos sus conocidos".

Junto con los hoax, por la Red circulan otros dos tipos de bromas que, aunque son más elaboradas, no han llegado a tener la difusión que han tenido estos.

El efecto hypes
Aunque estrechamente relacionados con los hoax, están los hypes. A grandes rasgos, los hypes son exageraciones hechas por la prensa o por un grupo de usuarios expertos acerca de los efectos que puede causar un virus en particular. Estos, aunque pueden proceder de un hoax, por lo general, suelen hacer referencia a virus que realmente existen.
Lo que los hypes pretenden es crear una situación de inseguridad entre los usuarios preparándoles para la hora final, en la que todos los sistemas van a caer irremediablemente. Pero los hypes no sólo se encuadran dentro del mundo informático. Actualmente, varias ramas científicas ya tienen sus propios hypes, entre las que destaca la astronomía. Por los foros dedicados a esta rama de la ciencia circulaba pocas semanas antes del fin de año pasado un mensaje que alertaba a todos los astrónomos acerca de la inminente colisión entre la Tierra y un supuesto planeta salido de la nada. Como siempre, el hype/hoax proponía al usuario el envío inmediato de este mensaje a los amigos más cercanos para que pudieran ponerse a salvo, algo difícil teniendo en cuenta la magnitud del evento.
Los dos representantes más claros de hypes han sido los virus Jerusalem y Michelangelo. El primero, cada viernes 13, y el segundo, el 6 de marzo, día en el que nació el pintor Miguel Ángel, se supone que destrozaban por completo el ordenador. En alguna ocasión se llegó a hablar de cómo estos virus podían quemar literalmente la pantalla del ordenador mediante el cambio en ciertos valores de configuración de la misma.
Por último, se encuentran unos pequeños programas llamados jokes. Las bromas (traducción literal del inglés) son, básicamente, programas de muy poca extensión que los usuarios se suelen enviar bien por correo electrónico, bien mediante el IRC o bien mediante los grupos de noticias.
Estos programas, generalmente de apariencia similar a la de algún programa de uso cotidiano, al ejecutarse muestran mensajes del tipo "
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios