| Artículos | 01 OCT 2003

¿Puede vivir España un apagón similar al de Nueva York?

Tags: Histórico
Un corte de luz puede acarrear consecuencias muy graves tanto para las empresas como para sus sistemas
Bárbara Madariaga.
Amenazas terroristas, errores humanos o simplemente sistemas obsoletos, pueden ser causantes de un corte de luz. Los más recientes también han sido los más llamativos de la Historia y es que en el apagón de Nueva York dejó, el pasado 14 de agosto, a más de 50 millones de personas a oscuras. Por un momento, y en la mente de todo el mundo, volvió a aparecer la sombra del terrorismo. En esta ocasión, Bin Laden no tuvo nada que ver con los cortes de luz y la causa de los mismos se debieron a otro tipo de razones, pero… ¿puede ocurrir lo mismo en España? Aunque nuestro sistema eléctrico es mucho más fiable que el que tiene Estados Unidos, lo cierto es que no estamos exentos de que la red de transporte o la distribución pueda fallar en algún momento, haciendo que la oscuridad impere en nuestro país.

Una de las noticias protagonistas de este verano fue, sin lugar a dudas, el gran apagón que sufrió la costa este de Estados Unidos y que afectó, además de a su país vecino, Canadá, a ciudades tan importantes para la economía estadounidense como Nueva York o Detroit. Dos semanas más tarde nos encontrábamos con que Londres también se quedó a oscuras. Bien es cierto que el tiempo en el que la ciudad del Big Ben no tuvo luz fue bastante inferior que el de Nueva York, (duró poco más de una hora), aunque, según el ejecutivo británico, las pérdidas económicas fueron elevadas.
Sydney, Chile, la zona del Yucatán en México o Malasia han sido otras zonas donde, en los últimos meses, la luz se ha apagado.
Aunque no hay que irse tan lejos para encontrar fallos en los sistemas eléctricos. Este verano Mallorca también se quedó a oscuras y Ceuta sufrió un apagón de 20 minutos. Lo que está claro es que los apagones pueden tener consecuencias graves en la economía de un país y en la producción de una determinada empresa, eso sin mencionar los problemas de seguridad que también puede crear, incentivados por la pérdida de la información.

Las causas de los apagones
Pero, ¿cuáles han sido las causas de estos apagones? “Los apagones tienen orígenes muy distintos en cada situación. Los que han ocurrido recientemente se han debido fundamentalmente a fallos en la red de transporte, algunos más generalizados, como puede ser el que se produjo en toda la zona este de Estados Unidos, y otros más locales, los cuales se pueden arreglar más fácil y rápidamente, como es el caso del de Londres o el de Sydney”, afirmó José Ignacio Pérez Arriaga, miembro de la Academia de Ingeniería, que continuó asegurando que, “en el caso de Nueva York, estamos hablando de un problema de la red de transporte en el que seguramente se ha combinado una coincidencia de fallos, con una demanda alta y con una posible insuficiencia de la red de transporte y una posible falta de coordinación entre los operadores de los sistemas eléctricos involucrados”.
A día de hoy, las causas finales por las que se produjo el corte de luz en Estados Unidos y Canadá todavía están siendo investigadas y se cree que se tardará un poco en ofrecer una respuesta oficial. Aún así, entre las principales causas que se están barajando se encuentran un error humano, “que aunque ocurren frecuentemente, estos tienen consecuencias peores en situaciones críticas”, los fallos en los teléfonos de emergencia (los cuales se encargan de evitar que se produzca el tan temido efecto dominó) o las carencias del sistema eléctrico estadounidense.
En el caso de Londres, sí que se ha emitido ya un dictamen sobre las causas del apagón, “la compañía eléctrica británica (la empresa responsable de la operación del sistema de transporte) aseguró que fue una combinación de fallos en el sistema de transporte. Lo primero en fallar fue un transformador y más tarde una línea que estaba mal instalada. El caso de Sydney, aunque lo conozco menos, también se produjo por un fallo local de la red de transporte, con lo que el apagón fue más parecido al de Londres”, afirmó José Ignacio Pérez Arriaga.
Según el catedrático, los fallos más peligrosos, y a los que se tiene más miedo, son aquellos que se producen por una insuficiencia a la hora de generar energía, “es decir, que no haya suficiente producción para atender la demanda”. Éste no ha sido el caso de los tres apagones más relevantes del verano, “aunque hay que dejar claro que el hecho de que la producción esté más justa hace que el transporte tenga más problemas”.
Pero hay que tener en cuenta que los fallos de producción también han tenido lugar. Ésta fue la principal causa del apagón de California y del de Brasil, “a la falta de producción también se le unió los problemas que surgieron en la red de transporte”. Pero no hay que cruzar el océano para ver casos de insuficiencia de energía, “este invierno Noruega estuvo a punto de tener falta de generación, ya que los precios del mercado fueron muy altos, y también ha habido problemas en Ontario (Canadá). Se puede decir que no es una quimera hablar del otro tipo de fallos más graves y más permanentes”, afirmó José Ignacio Pérez Arriaga.

¿Puede ocurrir lo mismo en España?
A pesar de que en un primer momento se tiende a pensar que lo que ha ocurrido a otros no nos puede pasar a nosotros, eso no es del todo cierto. Y es que en nuestro país ya hemos tenido cortes de luz bastante notables (sólo hay que recordar aquella Navidad en que media Cataluña se quedó sin comer el cordero y beber cava por los cortes de luz). “El 17 de diciembre de 2001 hubo un apagón que afectó, sobre todo, a la zona de Valencia y a algunos barrios de Madrid. En esta ocasión, la causa fue un problema de transporte en una situación muy justa de suministro ante una alta demanda. Estos son los fallos más frecuentes, aunque el temor que existe a nivel europeo es la situación de liberalización del mercado en la que nos encontramos. Esto afecta por el hecho de que nadie está planificando, de una manera centralizada, la cobertura de la demanda, y se deja en manos de la iniciativa privada, de tal forma que sean ellos los que aseguren la existencia de suficiente nivel de generación. El miedo reside en la capacidad del mercado para cubrir la demanda y, por lo tanto, que haya que establecer métodos, regulación e incentivos adicionales para poder garantizar que haya suficiente producción”, puntualizó López Arriaga.
La red de transporte también fue el causante del apagón que este verano sufrió Mallorca, “siempre en situaciones muy ajustadas que dificultan que la red de transportes pueda cumplir su misión. Lo que no hubo en este caso fue un fallo humano”.

Algunos puntos que marcan diferencias
Pero… ¿podría ocurrir un apagón tan espectacular como el de Nueva York en España? Obviamente, exentos de que nos pueda ocurrir lo mismo no estamos, aunque bien es cierto que en Europa nunca se ha sufrido un corte de luz como el de la costa este estadounidense, mientras que en Estados Unidos sí que existen precedentes, en 1965 y en 1977.
Además, y según expertos norteamericanos, el sistema energético europeo es mucho más fiable que el de los Estados Unidos. El hecho de que la mayor

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información