| Artículos | 01 SEP 2007

¿Por qué nos inhibimos los españoles?

Tags: Histórico
Enter acaba de presentar los resultados del informe "Inhibidores de uso de las TIC en la sociedad española"
Bárbara Madariaga.
Tener más de 45 años y, sobre todo, rebasar los 65, o vivir en un hogar con ingresos bajos son sólo algunos de los frenos de los españoles a la hora de no adentrarse en la Sociedad de la Información. Así por lo menos lo afirma el último estudio de Enter, titulado “Inhibidores de uso de las TIC en la sociedad española”, que además también constata la existencia de sensibles diferencias entre usos de ordenadores e internet, por una parte, y de la telefonía móvil, por la otra.

“No hemos sido capaces de hacer llegar la utilidad de internet y la Sociedad de la Información a los españoles”. Con esta frase, Eusebio Bautista, director de relaciones corporativas España de Telefónica, explicó las razones por las que, en muchos casos, los españoles no nos atrevemos a explorar el mundo de la tecnología.

Qué busca
De este modo, el estudio trata de identificar los principales obstáculos sociales y culturales que afectan al desarrollo y funcionamiento de la Sociedad de la Información, así como su avance en España. Para ello, se han definido tres categorías esenciales del proceso: exposición, entendida como el nivel básico de introducción; adopción, cuando se establece un vínculo regular y pautado en el uso de las TIC; y absorción, que supone el uso diario de estas tecnologías. En función de que se alcancen estos procesos se establecen cuatro grupos poblacionales de usuarios: ajeno, esporádico, habitual y solidario.

Menos y más predispuestos
Y, como se podía imaginar, la principal barrera es la edad. Así, los mayores de 45 años, y especialmente, aquellos ciudadanos de más de 65 años, son los más reacios a incorporarse a las TIC.
Pero no sólo la edad condiciona la incorporación a las TIC. Aquellos grupos de poblaciones en los que se da un menor nivel informativo, personas jubiladas o amas de casa, también se muestran más reticentes al cambio.
Por el contrario, la predisposición más favorable se concentra en los grupos inferiores a los 45 años, y muy especialmente por debajo de los 25, así como los que han cursado estudios secundarios superiores.
Los inmigrantes, además, “se han convertido en otra variable apreciada en sentido positivo. Presumiblemente, esta predisposición está derivada de su situación vital característica, es decir, alejamiento de la familia y del entorno social en el que han crecido, pero también está relacionada con la reducida edad media colectiva”, destacó Carlos López Blanco, presidente de Enter.
Asimismo, cabe señalar que en el estudio no aparecen ya otros inhibidores que antes sí que eran importantes, como es el caso del precio de los servicios, la ideología, el sexo, el hábitat o la ubicación geográfica.

Brecha entre internet y telefonía móvil
Los datos reflejados constatan la existencia de sensibles diferencias entre usos de ordenador e internet, de una parte, y de la telefonía móvil, por otra, tanto en el nivel de exposición como en los de adopción y absorción.
De esta manera, los porcentajes de población que han tenido alguna experiencia de uso de ordenador e internet son similares, representando en torno a dos tercios del total, mientras la telefonía móvil ha sido experimentada por más de un 85 por ciento de los ciudadanos. Además, resulta significativo el alto porcentaje de adopción de estas tecnologías, que alcanza el 80 por ciento para PC e internet y el 97 por ciento para la telefonía móvil.
“La diferencia principal que explica la diferencia entre el uso de la telefonía móvil e internet es la percepción que de ellas tiene la población. Mientras los móviles se interpretan como un modo sencillo que cambia nuestro estilo de vida, los PC e internet se entienden como unos medios que pueden mejorar nuestras vidas, pero de funcionamiento complicado. Además, hay que añadir que según encuestas que hemos elaborado, el 70 por ciento de los ciudadanos españoles afirman que internet no les vale para nada”, expresó Carlos López Blanco.

El futuro
En cuanto al futuro, el informe destaca que “hacia el horizonte de 2030, una porción muy minoritaria de la población española habrá nacido antes de 1960, año que delimita el factor inhibidor percibido, con un perfil de población activa dotado de formación secundaria o superior, teniendo en cuenta la evolución de los porcentajes crecientes de ciudadanos que alcanzan ese nivel educativo. Si a ello se le añade la previsión de unos flujos migratorios relevantes, resulta que cualquier proyección de los indicadores de extensión y uso de las TIC en la sociedad española tiende a equipararse aceleradamente al promedio del resto de la Unión Europea”.


Variables y su configuración como inhibidor o impulsor en la introducción, extensión y consolidación del uso de ordenadores e internet
Variable Factores Inhibidores Factores Impulsores
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Estudios Tener menos de secundarios completos Tener secundarios completos
y, especialmente primarios, o menos y, especialmente, universitarios

Edad Ser mayor de 45 años y, muy especialmente, Ser menor de 45 años y, especialmente,
tener 65 años o más menor de 25

Situación laboral Trabajador sin cualificación y, Empleados de nivel medio alto,
y ocupacional muy especialmente, jubilado o ama de casa profesionales o estudiantes

Ingresos del hogar Vivir en un hogar con ingresos escasos Vivir en un hogar a partir de ingresos medios (menos de 900 euros al mes) (1.500 euros al mes) y, muy especialmente, altos
(más de 2.100 euros)

Actitudes generales
hacia las tecnologías Actitudes negativas Actitudes positivas

Actitudes específicas
hacia las TIC Actitudes tecnofóbicas Actitudes protecnológicas

Fuente: Enter


España pierde terreno
--------------------------------
Según los resultados del Índice IeE07, España se encuentra en la vigésima posición del ranking europeo, recorta distancias frente a Alemania o Reino Unido, si bien se aleja de los países líderes, Finlandia e Islandia, y se ve superado por países como Eslovaquia, Lituania, Letonia o la República Checa. El Índice mide el entorno, el acceso y el uso de las TIC por parte de la población, indicadores en los que España ofrece resultados diversos.
La posición de nuestro país con respecto al entorno de las TIC (indicador que engloba, entre otros parámetros, el tanto por ciento del PIB destinado a las TIC o el número de patentes TIC por millón de habitantes) muestra una debilidad relativa del sector, a pesar de la fortaleza y madurez del mercado de telecomunicaciones móviles.
En contraposición, y a pesar de mantenerse claras desigualdades entre distintos colectivos y estratos de población, el acceso a estas tecnologías muestra una mejoría con respecto al pasado Informe (puesto 16) y coloca a España entre los países líderes en acceso a banda ancha en relación al número de internautas y con destacada disponibilidad de servicios de Administración electrónica para las empresas.
Por otra parte, el uso de las TIC re
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios