| Artículos | 15 ENE 2004

Ordenadores de mano

Tags: Histórico
PDA, un negocio de grandes dimensiones
Miguel A. Gómez.
Que el segmento de la movilidad es el que ha tirado del mercado cuando las cosas estaban más difíciles es algo que nadie pone en duda. Los usuarios demandan la posibilidad de llevar siempre consigo todo aquello que necesitan, ya sea para su trabajo o en lo referente al ocio. Por este motivo, los asistentes personales digitales, los conocidos PDA, se han hecho un hueco en el mercado al que no están dispuestos a renunciar.

Según los datos que ofrecía IDC a finales de 2003, y a la espera de los definitivos del año y del cuarto y último trimestre, el mercado de las soluciones móviles en Europa Occidental creció por encima del 32 por ciento en el tercer trimestre de ese año, con más de 1,3 millones de unidades vendidas. Tanto el mercado de los dispositivos de mano (tradicionalmente relacionados con los PDA) y las soluciones de convergencia más complicadas (Smartphone) han experimentado un crecimiento en el número de unidades vendidas. El aumento de mercado parece estar en línea con las expectativas de la consultora y las cifras recogidas nos muestran el primer gran crecimiento desde el año 2000.
“A pesar del claro dominio de los teléfonos inteligentes, en términos de unidades, en Europa, las aplicaciones que más se utilizan en estos terminales son utilizadas más a nivel de consumo, mientras que los dispositivos de mano ofrecen unas aplicaciones más ricas para el mundo de los negocios”, aseguró Andrew Brown, responsable del área de soluciones móviles de Europa para IDC. “El ascenso en la demanda de los dispositivos de mano está atribuida principalmente al influjo de Windows Mobile Pocket PC 2003, pero también hemos visto una mejora en el ciclo de la demanda”.
En el tercer trimestre y en la evolución del mercado hay varias cuestiones que se pueden destacar. Dentro del mercado de PDA, HP también es señalado como el líder del mercado para toda la zona EMEA y para Europa Occidental. Y es que el fabricante tuvo un muy buen trimestre y consiguió adelantar a Palm con un 35 por ciento del mercado de los dispositivos de mano y se situó en la segunda posición en el mercado de las soluciones móviles, superado sólo por Nokia, a quien aúpan los datos de teléfonos inteligentes.
Por su parte, Palm, a pesar de haber realizado importantes lanzamientos a lo largo del trimestre, no obtuvo buenos resultados si los comparamos con sus competidores directos. Los peores resultados de esta compañía fueron en Alemania y en Reino Unido, mientras los mercados más importantes para el fabricante durante el período analizado fueron Francia y España.

Los fabricantes opinan
Con el fin de conocer más de cerca este mercado, hemos pulsado las opiniones de algunos de los fabricantes más representativos de este segmento. Para empezar, quisimos saber qué características debe tener un PDA profesional. Tal y como nos comentaba Albert Olive, jefe de producto de portátiles de Acer, “todo PDA profesional que se precie debe tener un buen procesador, una memoria de 64 MB como mínimo, 32 MB de memoria Flash, y una pantalla TFT con resolución suficiente y un tamaño de, al menos, 3,5 pulgadas. Asimismo, debe contar con un sistema operativo completo, como es el caso del Microsoft Pocket PC”.
Por su parte, Carolina Santamaría, jefe de producto de PDA de Infinity System, añade que debe ofrecer “posibilidades de ampliación, con el fin de retrasar al máximo la obsolescencia; comunicación, para aumentar las posibilidades de interacción y sincronización con el resto de dispositivos; y ligereza”.
Otro punto de vista lo ofrece David Solana, director de la división de movilidad de Microsoft Ibérica. Según señala, debe ofrecer “capacidad de proceso y almacenamiento a la altura de los ordenadores personales, versiones adaptadas para dispositivos móviles de las aplicaciones ofimáticas más populares, posibilidad de navegación Internet/intranet a través de exploradores, capacidad de reproducción de archivos multimedia, y facilidad de desarrollo de aplicaciones”.
Para Jordi Canut, director de ventas de PalmOne para España y Portugal, “es fundamental que tengan mucha autonomía en las baterías, para permitir trabajar durante horas de manera ininterrumpida y garantizada. Además, deben ser fáciles de usar e intuitivos. Por supuesto, deben ser perfectamente sincronizables con el PC, de manera que no se genere ningún fallo. Dentro del profesional, además, hay muchos perfiles diferentes y, por tanto, muchas prestaciones distintas”.
Por último, Pablo Romero, director de marketing de la división de informática de Toshiba España, señalaba que un Pocket PC profesional debe destacar por su ergonomía y por sus prestaciones. Debe ser una herramienta de trabajo que permita al usuario transportarla cómodamente, y que, a la vez, le permita acceder a su información en cualquier lugar y momento”.

Convergencia de dispositivos
Mucho se ha escrito y hablado sobre la convergencia de dispositivos. En este sentido, y teniendo en cuenta que cada vez hay más productos cuyo punto fuerte es la movilidad como base de la productividad, quisimos saber en qué punto nos encontramos en esta evolución. Tal y como nos explica Jordi Canut, “observamos que, cada vez más, el portátil es un sustituto del sobremesa. Por el propio concepto del portátil, el 90 por ciento de las utilidades y usos que se le dan se pueden llevar a cabo con un PDA, con la ventaja de llevar menos peso en un equipo que ocupa menos espacio. Con el teléfono móvil hay dos tendencias: la convergencia en un único dispositivo, al estilo SmartPhone, y los usuarios que prefieren llevar dos equipos diferentes, que pueden ser, además, de menor tamaño. La ventaja de tener uno sólo es que las conexiones son mejores”.
Algo divergente es la opinión de Pablo Romero, que estima que todos los productos tienen su hueco en el mercado de forma independiente. Según sus palabras, “no creo que sean demasiados equipos, ya que son dispositivos diferentes y que se pueden complementar entre ellos. Además, también existen PDA con funciones de teléfono y estos dispositivos tienen más capacidad para almacenar información. Por otro lado, la integración de tecnología wireless en los PDA permiten enviar información mucho más rápidamente que con la tecnología UMTS, por ejemplo. Tampoco hay que olvidar que ergonómicamente, los teléfonos móviles no pueden desarrollar algunas funciones características de los Pocket PC. De todas formas, es posible que en el futuro haya una convergencia en lo que se refiere a Pocket PC y teléfono móvil”.
Por su parte, David Solana señalaba que desde Microsoft “apostamos por la variedad de dispositivos y por la libertad de los usuarios para elegir el que mejor se adapte a sus necesidades. Es muy difícil que un solo dispositivo satisfaga a todas las empresas y a sus trabajadores móviles, por lo que seguramente convivirán distintos tipos de formatos. Lo que es fundamental es que las distintas plataformas de estos dispositivos sean compatibles entres sí y que exista el mayor grado de interoperabilidad entre ellas. Además, las herramientas de desarrollo deben ser similares para cada plataforma, ya que de lo contrario penalizaríamos a los desarrolladores, que tendrían que mantener un entorno distinto para cada tipo de dispositivo”.
Cer
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios