| Artículos | 01 SEP 2007

Ojos de 8 aumentos

Tags: Histórico
Cámaras digitales compactas de 8 aumentos
Oscar G. Peinado.
Ahora que estamos con medio pie de vacaciones, uno de los dispositivos que nunca falta en el equipaje de todo turista es una buena cámara de fotos. Por lo tanto, en esta ocasión proponemos seis cámaras compactas con objetivos que alcanzan los 504 mm (equivalentes en 35 mm) y resoluciones de 7 y 8 megapíxeles.

De las tres categorías de cámaras que hemos mencionado en el artículo anterior, hemos optado por analizar la intermedia: cámaras compactas con funciones avanzadas. Generalmente, el tipo de usuarios al que van destinadas estas cámaras ya tiene un cierto conocimiento de fotografía, suficiente para valorar las características que ofrecen. Uno de los aspectos más valorados por este tipo de usuario es un rango correcto de zoom óptico, que parta desde un angular aceptable de al menos 28 mm (equivalente en 35 mm) y alcance algo más de 200mm. Eso nos lleva a un rango de zoom de unos 8x como mínimo, por lo que éste es el único requisito que hemos puesto a la hora de seleccionar los modelos para esta comparativa. Sin embargo, el número de aumentos de un zoom no indica su rango efectivo, de manera que una óptica de 10x que empiece en 28 mm, llegará a los 280, pero si empieza en 38 mm, alcanzará los 380 de máximo a costa de sacrificar angular. De los modelos recibidos, tan solo Olympus nos ofrece un verdadero angular de 28 mm y, además, es la que mayor alcance de teleobjetivo tiene al llegar a 504 mm
Incluir un zoom con rangos tan amplios supone tener que construir una cámara algo más voluminosa que la mayoría, aunque sin llegar a las cotas de los modelos reflex más pequeños. Además, al tener teleobjetivos de largo alcance, resulta muy aconsejable algún sistema de estabilización que evite las trepidaciones al disparar con velocidades bajas. Esta en una característica que se está empezando a popularizar en las cámaras compactas y que resulta muy apreciada por los usuarios. Un estabilizador básicamente corrige las oscilaciones de la cámara a base de mover en sentido contrario el sensor o bien algún grupo de lentes del objetivo, consiguiendo ganar con eficacia unos dos pasos de velocidad.
Por otra parte, las ópticas de rango muy amplio son más propensas a sufrir defectos en algún punto de su recorrido, pues es muy complejo compensar todas las posibles aberraciones en todo el rango del zoom. En particular, todas las cámaras muestran ligeras aberraciones cromáticas en las esquinas en alguna distancia focal, sin que en ningún caso sea un problema crítico, pues sólo será realmente apreciable en los bordes de objetos muy contrastados.
Los modos de disparo manual y la posibilidad de grabar las fotos en formato RAW para mejorar sus posibilidades de edición también están entre las características más pedidas por los usuarios. Los primeros los encontramos en todas las cámaras, mientras que el disparo en RAW sólo lo permiten la mitad de los modelos.
En cuanto a la resolución, todos los modelos probados ofrecen entre 7 y 8 megapíxeles. La pequeña diferencia nos podría permitir hacer ampliaciones algo superiores con los modelos de 8, sin que suponga una mayor capacidad para captar los detalles, como hemos constatado en nuestras pruebas. Todas las cámaras ofrecen un resultado muy similar en este sentido con diferencias prácticamente imperceptibles..


Canon PowerShot S5 IS
En la S5 IS lo primero que salta a la vista es su pantalla TFT plegable que permite realizar el encuadre en prácticamente cualquier ángulo. Mide 2,5 pulgadas y tiene 230.000 píxeles, la mayor resolución de esta comparativa.
También el sensor, con sus ocho megapíxeles, supera a los demás modelos, salvo al de Sony. Su rango de sensibilidades varía entre los 80 y los 1600 ISO, y cuenta con un modo para priorizar el uso de alta sensibilidad para fotografiar con condiciones de luz extremadamente baja. Hasta ISO 400 es perfectamente utilizable. A 800 el ruido ya es evidente, y a 1600 es claramente excesivo.
Por otra parte es la única cámara probada que, además del flash integrado, incorpora una zapata para flash externo, lo que nos permitirá utilizar una iluminación de mucha más potencia y versatilidad que cualquiera de los que puedan integrarse en la propia cámara. La óptica es equivalente a un objetivo 36-432 e incorpora el afamado sistema IS de estabilización de Canon que nos permite, en la práctica, disparar con dos pasos de velocidad menos que si no lo tuviera. En la mayor parte de las cámaras el estabilizador puede funcionar de forma continua (estabiliza también la previsualización en la pantalla), o sólo en el momento del disparo. En la Canon, además, puede funcionar estabilizando sólo un eje para usar cuando se dispara a objetos en movimiento con la técnica del barrido. Además, es una de las más luminosas, llegando a abrir a 2,7 en angular o a 3,5 en la máxima focal. En cambio no puede cerrar más de f8 lo que puede resultar una limitación si se conectan flashes externos de mucha potencia en la zapata. En su construcción se ha utilizado una lente asférica y una UD. En modo macro puede llegar a enfocar incluso objetos en contacto con la lente.
La alimentación depende de cuatro pilas alcalinas AA incluidas. Normalmente en estos casos no se ofrecen datos de duración, pues depende de la marca y modelo que se use. Sin embargo Canon si nos indica que las entregadas duran unos 170 disparos, y que si se emplean sus baterías recargables de Ni-MH y 2500 mAh la autonomía se incrementa hasta 450 disparos.
El zoom da la mejor calidad en la zona media, mientras que en los extremos se aprecian aberraciones cromáticas a cualquier diafragma, más notables a 423 mm que a 36.

Lo Mejor: Pantalla abatible
Zapata flash
Lo Peor: Sin RAW


Kodak EasyShare Z712
La más compacta, pequeña, y ligera de las seis cámaras probadas es la EasyShare Z712, llegando a pesar solo el 60 por ciento que la PowerShot y a ocupar el 70 por ciento del volumen que la CyberShot, aunque ninguna cámara de este tipo se puede catalogar como cámara “de bolsillo”. Esto no le impide incluir un zoom de doce aumentos con un rango equivalente a 36-432 mm. La justificación puede estar en su luminosidad pues, si bien llega a F2,8 en posición angular, en seguida se pierde esa cifra para llegar hasta F4,8 cuando usamos la focal más larga, siendo la cámara menos luminosa en el extremo de máxima focal. Con el estabilizador incorporado ganamos dos pasos de velocidad.
Kodak ha utilizado un sensor de 7,1 megapíxeles con una sensibilidad mínima de 64 ISO. La máxima sensibilidad para uso general es de 1600 ISO, pero también dispone de 3200 ISO si, previamente, bajamos la resolución a 1,2 megapíxeles. En realidad lo que se está haciendo es agrupar píxeles reales del sensor, para construir un píxel “virtual” de mayor tamaño y, por lo tanto, con mayor sensibilidad a la luz. Al hacer la foto, con esta sensibilidad, la cantidad de ruido que veremos en el TFT puede que nos motive a borrarla, pero en realidad el nivel de ruido, aunque elevado, es mucho menor que el que se ve en la cámara. El ruido empieza a hacerse patente a partir de 800 ISO, a 1600 es elevado, además de haber perdido detalle. Si usamos el modo de 3200 ISO aparecerá la mayor cantidad de ruido y artefactos cromáticos.
Antes de tomar la foto podemos ver en pantalla un pequeño histograma, pero carece de
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios