| Artículos | 01 FEB 1997

Nace AEFOR: Asociación Española de Fabricantes de Ordenadores

Tags: Histórico
Entre sus objetivos se encuentra concienciar al canal de que apueste por productos "legales"

Con la idea primaria de luchar contra la competencia desleal, y buscar la capacidad institucional para perseguir el delito o servir de interlocutor con la administración, siete empresas se han unido con el fin de constituir AEFOR, Asociación Española de Fabricantes de Ordenadores. Dealer World conversó con el director gerente de esta asociación, Juan Larragueta, con el fin de establecer los puntos principales sobre los cuales va a girar su actividad, y delimitar una serie de principios que pueden ayudar al distribuidor a distinguir los equipos españoles que son fabricados siguiendo pautas de calidad, de aquellos otros de los que se debe desconfiar, en beneficio del distribuidor ya que un usuario descontento es un cliente perdido.

Constitución y fines de la asociación

Según Juan Larragueta, "la idea primaria era constituir una asociación en la que estuvieran incluidos un número significativo de integradores españoles, con un volumen de producción importante, ya que el sector español de ensamblaje de equipos se ha desarrollado en sólo cinco años, y su cuota de mercado está en torno al 50 ó 60 por ciento del mercado". Esta expansión tan rápida del mercado ha producido desajustes importantes por lo que la intención es "sin entrar en aspectos que puedan dañar la competencia y el libre mercado entre estas compañías, pretendemos trabajar sobre aquellos puntos de interés que son comunes a todos ellos, y que pueden ser el objetivo claro de una asociación".

Las siete empresas españolas promotoras de dicha asociación han sido Datalogic (propietaria de la cadena de tiendas Beep), los mayoristas Diode y Computer 2000, y los fabricantes ADL, Comelta, Flexiline, y Sitre-APD. Para Larragueta, "todo ha sido muy rápido, lo que demuestra el interés de todos, ya que la asociación se ha montado en apenas dos meses. La razón de este dinamismo es que todos somos conscientes de que algo tiene que cambiar, que no se puede seguir trabajando como hasta ahora". Esta necesidad de cambiar las actuales formas de trabajar se refiere a que empresas que son capaces de producir más de 30.000 ordenadores al año, no han podido tener ningún contacto con la administración española por lo que, según Larragueta, "no se han podido tratar temas importantísimos para la industria española como, por ejemplo, el hecho de que a partir de este año 97 es obligatorio cumplir una determinada normativa CE, y no hay posibilidad de acogerse a ningún tipo de prórroga. Deberíamos haber podido acceder a la administración para comentar esta normativa ya que, si se sigue al pie de la letra, ningún fabricante del mundo la va a poder cumplir. Lógicamente no podemos parar la industria española, y lo pertinente hubiera sido establecer un diálogo que permitiera racionalizar estos temas".

Las problemáticas del mundo PC

La asociación AEFOR tiene, entre sus cometidos, la intención del dar al mercado toda la información disponible no acerca de los conceptos técnicos sobre lo que se mueve la industria, sino sobre aspectos legales que hay que cumplir para desenvolverse en este mercado de forma correcta. En este sentido, Larragueta comentó a Dealer World que "todos, incluidos los distribuidores, debemos movernos dentro del marco legal que impone la administración y esto lleva a que sea de obligado cumplimiento, por ejemplo, el hecho de que cualquier producto que se venda debe llevar la certificación CE, o a que un módem, en concreto, deba estar aprobado por la DGT -Dirección General de Telecomunicaciones-. Por todo ello, uno de los objetivos de AEFOR es promover el conocimiento de estas normas".

Para este representante de AEFOR, "una de la características propias del mercado español es la guerra de precios. En este sentido hay que recalcar que son dos los factores principales que influyen sobre el precio final de un PC, uno es la selección de los componentes que lo integran y que, según sea de gama más alta, harán que el precio final del equipo sea uno u otro. Esta es una decisión de cada compañía, y es el mercado el que decide si compra más o menos calidad. Un segundo punto, en el que ya sí vamos a entrar como asociación son las prácticas ilegales que se están llevando a cabo, y me refiero a utilizar procesadores remarcados o al fraude del IVA. En este punto nuestra actuación va a ser muy activa a fin de que las empresas que realizan este tipo de prácticas no puedan estropear los márgenes con los que se movería el mercado si todo fuera legal". Por todo ello, AEFOR tiene entre sus objetivos ser un interlocutor con la administración para proporcionarle, por ejemplo, una serie de referencias de precio a fin de que puedan servir a instituciones como los inspectores de aduanas para saber si un producto que llega a un puerto español tiene un precio de mercado o es demasiado barato, por lo que puede levantar sospechas en cuanto a su procedencia o a la calidad de sus componentes. Según Larragueta, "si desde la asociación fuéramos capaces de convencer al canal de distribución en primer lugar, después a la administración y, porque no, al usuario final, conseguiríamos que la informática que se vende sea de calidad. Es la única manera de evitar que el ensamblaje de máquinas quede finalmente en manos de cuatro desaprensivos que sólo perjudican nuestra imagen de calidad".

Concienciación del canal de distribución

Para iniciar este proceso de concienciación al dealer, Larragueta quiso puntualizar que "lo más importante es hablar claro, y un delito es un delito. El código penal refleja con claridad que si se compra un producto robado, aunque sea con una factura legal, eso no nos desvincula del delito", y añade que "siempre hay indicios que nos pueden demostrar que un producto tiene un origen oscuro, ya sea por temas de IVA o por aspectos relacionados con los productos remarcados".

Para este representante de AEFOR, "un dealer debe tener siempre en cuenta ciertas cosas a la hora de imaginar la procedencia fraudulenta o no del producto que luego él va a vender. En este sentido, y con la experiencia que da llevar muchos años en este sector, puedo decir que los diferentes volúmenes de compra que hay en España no posibilitan grandes diferencias de precios de compra entre unos y otros proveedores por lo que el dealer debe desconfiar de aquellos canales en los que pueda conseguir precios muy inferiores a los canales normales, siempre y cuando estemos hablando de una calidad equiparable. El punto de referencia válido es el que ofrecen los canales de distribución oficiales como los mayoristas, y todos los precios que sean muy inferiores a esos deben hacernos desconfiar, salvando ofertas promocionales concretas para desprenderse del stock". Larragueta quiso señalar, por último, que "hay dos problemas importantes dentro del mercado, los productos remarcados y los fraudes de IVA. En el primero de los casos, debemos desconfiar de aquellos productos que no tienen una diferencia de precio sustancial con otro modelo de gama inferior, ya que probablemente se trate de un producto remarcado. En cuanto al IVA, debemos desconfiar cuando un producto se venda normalmente a un precio 100, y haya uno que de repente se ofrezca a un precio 92, son porcentajes sospechosos que suelen esconder un circuito fraudulento de IVA".

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información