| Artículos | 01 SEP 2001

Modems V.92: La tecnología de la nueva era

Tags: Histórico
Angel Fernández.
Un nuevo estándar de comunicaciones diseñado específicamente para la nueva era. Mediante esta frase podría definirse este nuevo estándar, denominado V.92, que la más reciente tecnología de comunicación pone a nuestro alcance, y que supone un nuevo y significativo aumento de la velocidad en la transmisión de datos en las comunicaciones a través de la red de telefonía pública.

Historia de una Red
Tecnológicamente hablando, podemos definir “comunicación” como el intercambio de información entre dos o más dispositivos remotos. Cuando estos dispositivos implicados en la comunicación son equipos informáticos, esta comunicación implica el intercambio de datos entre ambos. Definimos este intercambio de datos como telecomunicación, y telemática al conjunto de técnicas que trata del estudio y control de este tipo de comunicación, así como a la propia comunicación. Como en cualquier otro tipo de comunicación entre dos equipos informáticos que mantienen una comunicación telemática, existe siempre un dispositivo emisor, que envía los datos al dispositivo receptor, que los recibe. Además, debe existir entre ellos un medio físico a través del cuál se transportan los datos de uno a otro dispositivo, generalmente denominado red de comunicaciones.
En la actualidad, existen varios tipos de redes de comunicación orientadas hacia distintos cometidos, distinguiéndose, en primer término, dos grandes grupos: redes privadas y redes públicas. Este primer grupo de redes, se encuentran habitualmente integradas en empresas que, a nivel particular, permiten la comunicación entre los distintos equipos informáticos de la empresa permitiendo compartir los recursos de cada uno de ellos con el fin de obtener una mayor productividad. Este tipo de redes son las denominadas LAN (Red de área local, Local Area Network) y son, esencialmente, telemáticas, es decir, su cometido es, fundamentalmente, el transporte de datos informáticos.
Por otro lado, entre las redes telemáticas públicas, la más extendida y conocida es Internet. La red Internet fue creada en la década de los sesenta, durante la Guerra Fría, por la Advanced Research Projects Agency (ARPA), agencia dependiente del Departamento de Defensa de Estados Unidos, por lo que en un principio era denominada Arpanet. Su cometido inicial consistía en disponer de una red de comunicación independiente de las líneas telefónicas convencionales que podían ser destruidas fácilmente en caso de ataque. En estos comienzos, Arpanet conectaba ya un amplio número de redes de ordenadores de diversas universidades y laboratorios de investigación en Estados Unidos. Posteriormente, la red pasó a depender de la NSF (Fundación Nacional para la Ciencia), conectándose a redes de ordenadores de todo el mundo, dando origen a la actual Internet. Además de su estructura inicial, Internet conserva los protocolos de comunicación desarrollados por Arpanet en sus primeros pasos.

Pasado y presente del módem
Durante las últimas décadas del siglo XX, se ha producido un espectacular desarrollo de las distintas tecnologías relacionadas con la informática. Este desarrollo ha permitido ampliar enormemente las capacidades de estos dispositivos electrónicos, posibilitando su utilización en todo tipo de entornos. De este modo, el aumento de las capacidades en todo lo referido a actividades profesionales para las que los ordenadores estaban inicialmente concebidos, ha incrementado en gran medida la presencia de estos dispositivos en empresas de todo tipo e importancia. Además, han sido desarrolladas una gran cantidad de tecnologías que han permitido la utilización del ordenador en un gran número de actividades de contenido lúdico, que han hecho de los equipos informáticos un elemento habitual en un gran número de hogares.
Al mismo tiempo, Internet y sus contenidos han ido adaptándose a las necesidades de los usuarios, tanto domésticos como profesionales, los cuáles requieren cada día una mayor cantidad de información y un mayor número de servicios.
Sin embargo, para poder utilizar estos servicios que Internet nos ofrece es necesario, como se ha explicado anteriormente, disponer de unos medios físicos mediante los que conectar nuestro ordenador a la Red. Pero la instalación de este citado medio físico de conexión, generalmente cableado, con el que tanto usuarios domésticos como profesionales deben contar para conectarse a Internet, suponía y supone un esfuerzo económico que muchos usuarios, sobre todo particulares, no pueden asumir.
Para permitir el acceso a la red de estos usuarios domésticos o a los situados en lugares menos accesibles, se procedió a la utilización de las redes de cableado existentes. Entre estas redes, las más extendidas por todo el mundo eran las redes de telefonía pública, que se convirtieron de esta forma en la principal vía de acceso a Internet.

Modulación y demodulación de datos
El principal inconveniente que presentan las líneas telefónicas convencionales para la transmisión de información consiste en la imposibilidad de transportar datos en formato digital. Concebidas inicialmente para la comunicación de voz, la naturaleza de las líneas telefónicas es analógica, es decir, la entrada de señales es continua y éstas pueden variar en frecuencia y en amplitud dentro de un amplio rango de valores. Por el contrario, las señales digitales están limitadas a tan sólo a dos valores en cuanto a la amplitud, que representan los dígitos 0 y 1, con los que básicamente operan los sistemas digitales y deben adoptar una frecuencia predefinida, que representa el tiempo durante el que la señal se encuentra en el nivel correspondiente a uno de los valores binarios. Por este motivo, y con el fin de posibilitar la transmisión de información digital a través de las líneas telefónicas, es necesario convertir dicha información al formato analógico. Esta conversión de formato digital a analógico recibe el nombre de modulación. Al mismo tiempo, para que el dispositivo receptor pueda manejar la información recibida a través de la red, deberemos convertir de nuevo dicha información al formato digital, proceso conocido como demodulación. El módem es el encargado de realizar esta conversión de señales digital/analógico y analógico/digital y debe su nombre a la contracción de las palabras que definen las funciones de modulación/demodulación que realiza.

Técnicas de modulación avanzadas
Otra limitación de las líneas telefónicas es la reducida capacidad de que disponen para el transporte de la información, por lo que se requieren distintas técnicas de modulación para conseguir mayores tasas de transferencia. Entre las más avanzadas se encuentra la técnica de modulación QAM (Quadrature Amplitude Modulation). Durante la comunicación analógica, se genera una señal continua, denominada portadora, que se puede representar mediante una onda sinusoide que se repite continuamente en un intervalo de tiempo determinado, indicando el período de la señal. Calculando la inversa del período, obtenemos la frecuencia de la señal, expresada normalmente en hercios (Hz). Esta frecuencia indica la cantidad de veces que dicha onda se repite durante un segundo. Al mismo tiempo, el tama&
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios