| Artículos | 01 ABR 2004

Microsoft es multada con 497 millones de euros

Tags: Histórico
Yolanda Sánchez.
Hace ya varios años que venimos oyendo hablar de la acusación por monopolio a Microsoft que se estaba desarrollando en el seno de las instituciones europeas y estadounidenses. Lo cierto es que, si queremos dar con el principio de este problema, tenemos que remontarnos a 1994 cuando, por primera vez, la Comisión Europea y el Departamento de Justicia de Estados Unidos empiezan a hablar la posibilidad de que la multinacional del software esté utilizando su política de licencias para bloquear a la competencia. Desde entonces, y hasta este mes, los litigios siguieron y fueron sumando factores y actores y complicándose hasta tal punto que muchos creyeron que las querellas no llegarían a ningún fin y que sería necesario llegar a algún tipo de acuerdo al margen de los tribunales.
Pero finalmente hay una resolución: Microsoft va a ser sancionado por la Comisión Europea por vulnerar la competencia con una multa de 497 millones de euros. Se trata de una cifra sin precedentes en la historia de la Comisión Europea ya que el record, hasta la fecha, lo tenía Hoffman-Laroche que tuvo que hacerse cargo, en 2001, de una multa de 460 millones.
Como era de esperar, las opiniones y puntos de vista sobre esta resolución son muy diferentes. Por una parte, ya son muchos los especialistas y legisladores que han apuntado que, a pesar de que la cifra pueda parecer elevada en un primer momento, es “pecata minuta” en comparación con lo que habría podido ser. Y es que el tope de la multa estaba puesto en el 10 por ciento del total de la facturación, es decir, en 36.000 millones de dólares. Por otra parte, y como era de esperar, Microsoft ya ha anunciado que recurrirá esta sentencia de la Comisión Europea ante el Tribunal de Luxemburgo, mostrando así su disconformidad y, además, retrasando la entrada en vigor de dichas disposiciones, que podrían extenderse 4 ó 5 años más.

La reacción de Microsoft
Según el comunicado oficial de Microsoft, “se trata de una medida inadecuada y sin precedentes, ya que las actividades de la compañía están reguladas por el Gobierno de Estados Unidos y, tanto su conducta como sus operaciones, han sido aprobadas por el Departamento de Justicia Estadounidense”. En su momento, Steve Ballmer, CEO de Microsoft, anunció el fin de las negociaciones con la Comisión Europea sin llegar a un acuerdo. Cabe destacar que, según la compañía, y esta vez en palabras de Brad Smith, vicepresidente senior y consejero de Microsoft, “hay que tener también en cuenta las necesidades de nuevas innovaciones por parte de los clientes. Los consumidores tienen que ser parte de esta ecuación. Quizá los tribunales proporcionarán la claridad necesaria para resolver estos temas. Ahora se ha dado otro paso en lo que puede ser un largo proceso”.
Por su parte, Monti aseguró al cierre de estas negociaciones que había tomado la decisión pensando en la competencia y en los propios consumidores europeos que quedan protegidos por un fuerte precedente legal.
Además de la sanción económica, Microsoft parece que tendrá que acatar otras restricciones. La primera es que el sistema Windows (que en Europa tiene una cuota de mercado del 90 por ciento, aproximadamente) deje de incluir “de serie” el reproductor Windows Media Player. Este sistema tiene una presencia del 64 por ciento del mercado, lo que deja en difícil situación a sus competidores Real Networks, con RealPlayer, y a Apple, con Quicktime. En segundo lugar, la compañía se verá obligada a compartir con otros fabricantes de servidores sus códigos para que estos, previo pago de derechos, puedan desarrollar dispositivos compatibles con Windows.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios