| Artículos | 15 MAY 2001

Los problemas de AMD restan protagonismo al Pentium 4 a 1,7 GHz

Tags: Histórico
AMD asegura que seguirá luchando para robar cuota de mercado a Intel
Arantxa Herranz.
A pesar de la actual situación del mercado de PC, en el que la demanda se sigue mostrando débil, y pese a haber obtenido unos resultados por debajo de lo esperado en el cuarto trimestre, el año fiscal 2000 fue “el de mayor éxito en la historia de AMD”, según su presidente y CEO, Jerry Sanders, quien también señalaba que será el mercado de PC quien lidere la recuperación económica del sector. Pese a todo este optimismo, el retraso de Hammer, el procesador a 64 bits de AMD, y su demora en adoptar obleas de 12 pulgadas pueden provocar un retraso en los planes de esta compañía, según algunos analistas.

Después de cuatro años en los que los resultados económicos de la compañía no mostraban sino pérdidas, AMD ha vuelto a conseguir ser rentable y obtener unos beneficios de 983 millones de dólares después de haber registrado unas ventas por valor de 4.640 millones de dólares, lo que supone un 63 por ciento de incremento con respecto a la ventas del año fiscal anterior. “AMD es, por primera vez, muy segura en su balance de resultados”, señalaba Sanders.
Pero, quizá más importante que estos resultados económicos, es el hecho de que la compañía ha obtenido el prestigio de la industria durante el pasado año, comenzando, además, a poner en peligro el dominio de Intel en el mercado de PC de gama alta. Sanders ha señalado que, en este 2001, AMD continuará luchando por acaparar más cuota de mercado queriendo, además, enterrar su vieja reputación de suministrador de la gama baja. Precisamente, uno de los productos que más se echan en falta de la oferta de AMD es uno destinado para los ordenadores portátiles, segmento de mercado que más rápidamente está creciendo. Para acabar con esto, la compañía va a introducir una versión portátil de Athlon, procesador que se conoce como Palomino. Los primeros PC portátiles que empleen Palomino tendrían que llegar al mercado, según Sanders, este mes de mayo.
El máximo responsable de AMD coincide con aquellos que aseguran que el mercado de PC seguirá experimentando ritmos muy lentos de crecimiento. “No hay duda de que el mercado de PC está madurando. Hay que tener en cuenta que ya tiene 20 años y dos décadas en esta industria ya son muchos”, señalaba este directivo. Sin embargo, este menor crecimiento de la industria no afectará ni a las ventas ni a la expansión de la compañía, en consideraciones de su CEO. AMD crecerá “robando” cuota de mercado a Intel. Según las estimaciones de AMD, la compañía ha terminado el año con el 17 por ciento del mercado, frente al 80 por ciento de su principal rival.
Para intentar arañar puntos a la penetración del mercado de Intel, AMD piensa poner en marcha una campaña publicitaria a partir del cuarto trimestre, que también se emitirá en televisión, que intentará combatir el eslogan Intel Inside.
Cabe señalar que Sanders ha manifestado que en abril de 2002 dejará el puesto que actualmente ocupa en AMD, dejando así a la compañía que él mismo fundó hace 30 años. Será Héctor de Ruiz quien tome las riendas de la compañía.

Repercusiones de un menor tamaño de obleas
Aunque AMD mantiene sus planes de cambiar sus métodos de fabricación de chips, los analistas ya están avisando que los retrasos de AMD en trasladarse a una oblea de chip más larga pueden suponer una corriente de aire fresco que beneficie a su principal competidor, Intel.
A principios del próximo año, Intel tiene previsto pasar de una oblea de fabricación de 8 pulgadas a una de 12 a la hora de hacer sus microprocesadores. Al llevar a cabo esta estrategia, la compañía será capaz de reducir en más de un 30 por ciento sus gastos de facturación al tiempo que puede desarrollar más unidades por oblea. “Intel será el fabricante con menor coste de fabricación, mejorando sus márgenes y posicionándose un paso por delante en la guerra de los precios”, asegura Ashok Kumar, analista de Bancorp Piper Jaffray.
Cabe recordar que tanto Intel como AMD están rápidamente trasladándose de una tecnología de transistores de 0,18 a 0,13 micras. La primera de las compañías tiene previsto lanzar sus primeros procesadores de 0,13 micras antes de que acabe este año, mientras que AMD va a esperar a mediados del próximo año. Pero mientras que Intel está construyendo fábricas para la producción de 12 pulgadas en línea con la tecnología de transistores de 0,13 micras, AMD acaba de inaugurar en Alemania una planta orientada a la fabricación también de procesadores de 0,13 micras, pero con obleas de 12 pulgadas. Pero en opinión de una fuente de Intel, si este fabricante se traslada, “antes que AMD, a una fabricación de obleas más largas que la que nuestra competencia hace, entonces se verá forzada a migrar a este tipo de producción”.
Por su parte, el analista Kumar cree que Intel saca 12 meses de ventaja a AMD en esta materia. Mientras, Todd Kort, principal analista de Gartner, considera que los actuales precios de AMD son todavía demasiado bajos para que la compañía pueda mantener una fuerte cuota de mercado, aunque cree que existe “un cierto riesgo” en el movimiento de Intel a las obleas de 12 pulgadas.

Hammer se retrasa
Y por si todo esto fuera poco para que los planes de rentabilidad de AMD se vean cumplidos, también hay que sumar el retraso en el lanzamiento de Hammer, el procesador de 64 bits de AMD, que no verá la luz hasta la segunda mitad de 2002.
Los primeros procesadores de 64 bits de la compañía, entre los que se incluye Clawhammer y un chip de más alta gama denominado Sledgehammer, estaba previsto que se lanzaran en la primera mitad del próximo año. Sin embargo, los planes actuales de la compañía de poseer ejemplares de sus chips Hammer para los fabricantes de PC en el cuarto trimestre de este año, trastoca el calendario de lanzamientos previsto. Así, las versiones comerciales no se espera que aterricen hasta la segunda mitad de 2002, según ha confirmado Drew Praire, portavoz de AMD.
Sin embargo, este retraso parece no ser un problema para la compañía. Así al menos opina el analista Dean McCarron de la firma Mercury Research. “No hay ningún tipo de presión para tener en la calle este tipo de procesador. El único producto de la competencia es Itanium y, realmente, tampoco son productos que compitan entre sí”, declara esta fuente. McCarron justifica esta aseveración ya que considera que mientras Hammer está destinado al mercado de servidores de gama baja, las unidades Itanium tendrán como objetivo unos sistemas más potentes, aunque los dos procesadores también serán empleados en las estaciones de trabajo. Además, este retraso tampoco afectará a las cuotas de mercado que tanto Intel como AMD poseen, según Mercury. Esta misma consultora estima que, actualmente, el 20,8 por ciento del mercado es copado por AMD, mientras que Intel posee el 77,5 por ciento.
Por su parte, AMD ha señalado que el retraso en la disponibilidad de Hammer le permite tener más tiempo para alinear estos procesadores con los nuevos procesos de fabricación que se están desarrollando, como la ya explicada tecnología de 0,13 micras y la tecnología SOI (Silicon On Insultaor).
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios