| Noticias | 22 FEB 2001

Los desarrolladores de Linux también entran en crisis

Tags: Histórico
En los últimos meses, la industria de Tecnologías de la Información ha recibido noticias constantes sobre compañías que no obtienen los resultados esperados y que han de enfrentarse al despido de parte de su plantilla. Una crisis que empieza a afectar también a los fabricantes de Linux, como VA Linux System, mientras que Turbolinux y Linuxcare han decidido fusionarse.
Arantxa Herranz
La crisis que afecta a las principales compañías de la industria de Tecnologías de la Información empieza a extender su radio de actuación y se empieza a palpar también en el entorno Linux. Un enfriamiento de dicho sector que se ha constatado después de que varios desarrolladores de este sistema operativo anunciaran resultados económicos por debajo de lo esperado y despido de trabajadores. El caso más relevante es el de VA Linux, quien, entre otras medidas, ha anunciado el despido de un 25 por ciento de su plantilla y el nombramiento de un nuevo presidente y COO (máximo responsable de operaciones). Pero este anuncio se ha visto seguido de un comunicado en el que se anuncia que Turbolinux ha llegado a un acuerdo para comprar Linuxcare, compañía que ofrecer servicios de consultoría relacionados con Linux. Cabe señalar que la pasada primavera, ambas compañías tuvieron que hacer frente a despidos y cambios en la cúpula directiva.
Así, VA Linux ha anunciado unas pérdidas de 13,4 millones de dólares para su segundo trimestre fiscal, lo que supone doblar el déficit cosechado en el mismo período del año pasado. Como consecuencia de estos resultados, 140 de los 560 empleados de la compañía serán despedidos. Además, Ali Jenab acaba de ser nombrado presidente y COO. Bill Claybrook, analista de Aberdeen Group, asegura que los despidos son necesarios para reducir los costes de VA Linux, pero que la compañía necesita generar más beneficios a través de la venta de software, ya que, actualmente, los mayores ingresos de esta compañía proceden del hardware, pese a que no puede competir con el tamaño de empresas como IBM.
Mientras, y en lo que se refiere a la adquisición realizada, cabe señalar que ésta era esperada en el sector desde hace tiempo. Según Al Gillen, analista de IDC, esta compra es una señal de lo que se avecina en el negocio de Linux. “Se deberá producir un grado de consolidación en el mercado, puesto que el entorno Linux está muy fragmentado. Más de cien compañías o grupo están ofreciendo actualmente sus propias versiones del sistema operativo”, añadía este analista.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios