| Artículos | 01 JUL 2001

Los consumidores tendrán la llave para controlar su intimidad

Tags: Histórico
El spamming y la falta de contacto personal en Internet han generado una desconfianza generalizada
Mª Luisa Melo.
El debate sobre cómo regular la intimidad on-line de los usuarios sigue vigente, a pesar de que algunos expertos ya han anunciado que los consumidores tendrán la última palabra sobre el uso que realizan las compañías de su información personal.
En la discusión sobre la intimidad on-line como parte del programa Computerworld’s Honors, los expertos aseguran que aquellos negocios que establecen relaciones de consorcio con sus clientes serán los que sobrevivirán en el competitivo mundo del comercio electrónico.
“Las compañías deben asegurar que los datos de sus clientes están a salvo”, ha comentado Stratton Sclavos, CEO y presidente de VeriSign. Además, “las compañías deben ofrecer información para que la gente conozca qué pasa con sus datos”, ha recalcado Daniel Weitzner, director del área de Proyecto del Consorcio World Wide Web P3P (Plataforma para las Preferencias de Intimidad).
“La intimidad es para no ser sorprendidos. La gente no puede controlar qué sucede con los datos, pero lo que es importante es que sepan que se está haciendo con ellos, por lo que pueden elegir las empresas que los tratan bien y aquellas que no”, explica Weitzner. “Esto pasará durante un largo período de tiempo, quizá una generación. Lo que es importante es la transparencia, porque ese trámite no puede pasar si la gente no sabe lo que están escogiendo”.
Los encuestados han revelado que, a pesar de que los minoristas de las empresas tradicionales han estado invadiendo la intimidad de las personas durante años usando la publicidad a través del correo directo y de otros métodos para conseguir clientes, la novedad de Internet junto con la carencia de confort y familiaridad de los consumidores con el ciberespacio ha creado una atmósfera de desconfianza alrededor de ella. Algunos han dicho que esta desconfianza está empezando a desbordarse hacia el mundo off-line.
Ray Lane, socio de Kleiner Perkins Caufield & Byers, una firma de capital riesgo, confesó no estar seguro que se deba culpar a Internet de todo lo que concierne a intimidad off-line.
“¿No cree que viene del hecho de ser preguntado sobre cuestiones que nunca antes se preguntaron?”, pregunta Lane, anterior presidente y principal oficial de funcionamiento de Oracle. “Si usted me pide mi nombre y número de la tarjeta de crédito, se lo daré (porque estoy acostumbrado), pero si usted me pregunta cuántos lavabos tengo, yo querré saber porqué”.
Miembros de la encuesta dicen que la tendencia en Estados Unidos es más hacia una regulación de la industria y el consumidor que sobre los controles del gobierno que se realizan en Europa. Las compañías estadounidenses que hacen negocios en Europa buscan firmar acuerdos que alberguen seguridad, una medida autorreguladora que proporcione un marco para la legalidad y la ética en el movimiento de datos entre los ambos mercados.
Negociado entre el Departamento de Comercio de los Estados Unidos bajo la administración de Clinton, y la Comisión Europea, el pacto también promete protección legal para las compañías estadounidenses desde las rigurosas leyes de protección europeas.
“En Europa, los gobiernos están explicando cómo se debe proteger la intimidad de los ciudadanos”, dice Weitzner, quien ha añadido que “las compañías que desean hacer negocios en Europa, se tienen que adherir a la protección de la intimidad europea, pero los ciudadanos deben tener una amplia capacidad para opinar y decidir sobre su propia protección”.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información