| Artículos | 15 OCT 2000

Lo mejor de cada uno

Tags: Histórico
Ramón A. Fernández.
Para poner en práctica todo lo comentado hasta este momento, llega la hora de poner diversas unidades sobre la mesa con el fin de dar datos y resultados que respalden la, en muchos casos, fría teoría. Por este motivo, en las siguientes páginas ofrecemos algunas posibilidades a tener en cuenta a la hora de instalar un disco duro en un ordenador.

Debido a la extensa variedad de formatos y tipos de discos duros, para esta comparativa se ha decidido contar con ejemplos representativos de cada una de las tecnologías, más que una unidad de cada fabricante para cada una de ellas. Así, el objetivo de estas páginas no es tanto analizar la apuesta concreta de cada una de las compañías, sino establecer una valoración de la tecnología que ofrece cada una de ellas.
Tanto en el caso de las unidades IDE como en las SCSI, se han solicitado los modelos de mayores prestaciones, por ser estas unidades las que están empezando a invadir el mercado y, además, por estar en perfecta sintonía con las capacidades y posibilidades de los chipsets y placas base de última generación, así como con las tarjetas controladoras de disco SCSI que soportan la última especificación de este competitivo estándar. Por motivos de disponibilidad y reciente aparición del protocolo ATA-6 o Ultra DMA/100 no todas las unidades con interfaz de conexión EIDE analizadas reunían esta condición. No obstante, en estos casos se ha optado por otro modelo con interfaz de conexión EIDE (ATA-5 - Ultra DMA/66) que, poco a poco, y ante el casi total desconocimiento del usuario final, ha ido implantándose como solución económica para los ordenadores de sobremesa.
Por otra parte, y atendiendo las demandas de los clientes más exigentes, se han evaluado discos duros con soporte SCSI 160/m, interfaz de conexión propia de las potentes estaciones de trabajo o servidores de nivel medio/alto. A pesar de la exclusividad de este tipo de unidades, sus prestaciones, rendimiento y posibilidades de funcionamiento están muy por encima de las de cualquier disco EIDE, y para llegar a esta aseveración me remito a los resultados. Es por ello que cuando se buscan soluciones eficaces a las cada vez mayores demandas de los sistemas informáticos, las unidades elegidas para la confección de esta comparativa son actualmente, en sus categorías correspondientes, las mejores soluciones de que dispone el mercado.


Unidades EIDE


Fujitsu Picobird-15H MPF304AH
Con la nueva familia de discos duros Picobird-15H de Fujitsu, caracterizada por disponer de una interfaz de conexión EIDE Ultra DMA 66 y velocidad de rotación de 7.200 rpm, este fabricante actualiza su oferta para el mercado de consumo.
Al respeto de esta gama de discos duros, cabe decir que está compuesta únicamente por tres modelos, cuyas capacidades varían desde los 10,2 GB, pasando por los 15,3 del modelo intermedio, hasta los 20,4 GB del equipo superior, que es precisamente la unidad analizada para la presente comparativa.
En líneas generales, esta serie ha sido diseñada para cubrir las necesidades de los más modernos equipos de sobremesa para el hogar, donde se exigen mayores velocidades y capacidades en las unidades de disco debido a la masiva utilización de aplicaciones multimedia.
Adecuada a estas nuevas necesidades, esta gama proporciona una elevada tasa de transferencia al implementar la especificación Ultra DMA/66 para el bus EIDE. Además, para optimizar su rendimiento interno cuenta con una memoria caché con 2 MB de capacidad, valor poco habitual entre las unidades de la gama consumo, y que mejora sustancialmente las operaciones de lectura y escritura de archivos almacenados secuencialmente, tales como archivos vídeo y audio. Asimismo, la velocidad de rotación de 7.200 rpm. permite alcanzar un tiempo de acceso medio de 8,5 ms mejorando las prestaciones y aprovechando al máximo la capacidad de transmisión de esta unidad.
Por otro lado, las características constructivas más notorias de esta unidad se centran en la utilización de cabezales GMR y tecnología de lectura PRML. Además, gracias al empleo de una tecnología basada en la dinámica de fluidos (FDB), consigue reducir notablemente el nivel de ruido generados por estas unidades, suprimiendo los tradicionales rodamientos alrededor del eje por un fluido especial que elimina buena parte de los ruidos producidos en la fricción.
El resultado final de toda esta serie de mejoras es, según el fabricante, una significativa reducción del nivel de ruido a hasta los 22 dBA, además de conseguir tasas de transferencias con picos que pueden alcanzar los 48,6 MBps, cifra que, por una parte, no está nada mal, pero que está alejada de la realidad. Un parámetro más real es la velocidad de transferencia sostenida que en este caso particular también fue bastante elevada sobrepasando, según las circunstancias, los 25 MBps, valor que, sin duda alguna, es realmente notable para tratarse de un disco EIDE.
Para terminar, cabe destacar otra serie de características que también se deben tener muy en cuenta a la hora de elegir un disco duro. Por ejemplo, la fiabilidad en esta familia de unidades está garantizada al asegurar un MTBF (Tiempo Medio Entre Fallos) de 500.000 horas, la incorporación de la tecnología SMART, y la integración del método CRC que permite confirmar la integridad de los datos transferidos. Asimismo, la calidad y confianza depositada por el fabricante en esta serie se traduce en una garantía de 3 años.

Lo Mejor: Tamaño de la caché
Reducido nivel de ruido
Lo Peor: Nada destacable


Maxtor DiamondMax 40 VL
La nueva familia de discos duros DiamondMax 40 VL de este fabricante presenta unas características técnicas realmente envidiables, en total consonancia con las necesidades de todos aquellos usuarios que necesiten trabajar ágilmente con archivos de generosas dimensiones, como en el caso de los profesionales de la edición de vídeo o creativos multimedia.
Esta nueva serie se compone de 4 modelos con capacidades que van desde los 10,2 GB hasta los 40,9 GB, siendo una unidad de intermedia capacidad, 20,5 GB, la evaluada para esta comparativa.
Independientemente de la capacidad total de almacenamiento de la unidad, esta gama de unidades de Maxtor, se caracteriza principalmente por la utilización de discos con una elevada densidad superficial de 20,5 GB por plato. Además, incorpora una memoria caché de 2 MB del tipo SDRAM, integra cabezales de lectura y escritura GMR de tercera generación y posee una velocidad de rotación de 5.400 rpm. Todas estas buenas características se ven reflejadas en unas elevadas prestaciones y rendimiento, obteniendo altas tasas de transferencia sostenidas tanto en los procesos de lectura como en escritura secuenciales.
Además, y como muestra de la constante labor de desarrollo de este fabricante, la familia DiamondMax 40 VL soporta el último estándar ATA Ultra DMA/100 con el que optimizar la tasa de transferencia entre el dispositivo y el sistema.
El diseño externo de la unidad no presenta novedades significativas respecto a modelos anteriores, presentando la habitual configuración de las unidades de disco duro de interfaz EIDE con los conectores y jumpers de configuración situados en la parte posterior y la controladora acoplada en la parte inferior. Asimismo, mantiene la conocida carcasa de aluminio, aunque en esta ocasión se añade en su parte superior una tapa metálica.
En la caja de embalaje, además de la unidad
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios