| Artículos | 01 JUN 2001

Llega Office XP un negocio de servicios a desarrollar

Tags: Histórico
Dealer World revista colaboradora del lanzamiento
Arantxa Herranz y Ramón A. Fernández.
No es una aplicación ofimática más, sino que supone el primer paso dentro de lo que Microsoft va a denominar como “escritorio XP” y, dadas las innovaciones y tecnologías con las que ha sido dotada, la suite Office XP supone, según sus responsables, toda una oportunidad de negocio, presente y futura, especialmente por los servicios que, en relación a ella, el distribuidor puede generar. Pero, para eso, hay que estar, una vez más, preparado y formado. Algo en lo que insisten los responsables de Microsoft ya que, además, la formación y el conocimiento en Office XP permitirá tener ventaja a la hora de que llegue, a finales de octubre de este mismo año, la próxima versión del sistema operativo, Windows XP.

El 31 de mayo fue la fecha fijada para el lanzamiento de Office XP, la nueva versión de la suite de aplicaciones de Microsoft con la que, además, la compañía inaugura la carrera hacia lo que se ha denominado como el “escritorio XP”. Bajo esta denominación, la de XP, común en las versiones PC de Office y Windows, Microsoft no sólo deja atrás la tradicional denominación por años de sus aplicaciones sino que, lo que es más importante, intenta transmitir un mensaje claro a los usuarios: la experiencia que pueden obtener con este software, especialmente con aquella que tiene que ver con Internet. Porque, aunque los responsables de la compañía reconocen que Microsoft llegó tarde a la carrera de la Red, no es menos cierto que van a invertir el máximo de sus recursos para intentar liderar este negocio. No sólo con su estrategia .Net sino, desde un primer momento, con esta generación de productos XP.
Así pues, desde el 31 de mayo Office XP se encuentra ya a disposición de todo el mercado, contando para ello con el aliado que siempre supone el canal de distribución. Mientras, habrá que esperar hasta finales del mes de octubre (la fecha oficial está fijada en el día 25 de ese mes) para contar con Windows XP, un sistema operativo con el que Microsoft deja atrás su tradicional separación entre mercado doméstico y profesional en este tipo de productos para unificar ambos nichos en una sola aplicación. Y será precisamente con este sistema operativo con el que la recién llegada al mundo Office XP saque el máximo jugo a todas las innovaciones incorporadas. Por eso, la preparación hoy ante Office XP será una baza ganada cuando aterrice Windows XP.
Pero, además, si en algo coinciden gran parte de los jugadores del mercado es en el papel dinamizador que posee Microsoft, en el sentido de que, en cuanto está disponible una nueva aplicación suele motivar la demanda, especialmente también porque exige mayores prestaciones que equipos que puedan haber quedado “obsoletos” para la instalación de esas nuevas utilidades de la factoría Microsoft. Y aunque España es el país que mejor parado sale de los estudios de PC a nivel Europa y EMEA, donde las consultoras estiman que los crecimientos del mercado, además de ser de un solo dígito, tienden a ser cada vez menores, no es menos cierto que nunca está de más un empuje a la demanda que haga moverse el sector en ritmos ascendentes.
Sin embargo, y pese a que Office XP está destinado a todo tipo de usuarios, tanto domésticos como profesionales liberales, PYMES, grupos de trabajo o grandes corporaciones, no cabe descuidar, por parte de los proveedores de todas estas figuras (es decir, los distribuidores) la formación, sobre todo porque las nuevas tecnologías que se han incorporado requieren un aprendizaje y, quizá lo que es más importante, suponen una nueva vía de negocio que el canal no debe dejar escapar. Por eso, Microsoft insiste en que la formación vuelve a ser fundamental y clave para poder ofrecer esos servicios de valor añadido que demanda el cliente final y que son los que van a permitir el negocio del distribuidor de informática.

Una novedad de gran repercusión
Ferrán Guallar, responsable de producto Office XP en Microsoft Ibérica, no duda en tildar de importante el anuncio y la disponibilidad de la nueva generación de la suite ofimática de la compañía. Aunque Office XP está disponible desde el 1 de mayo para licencias de más de 5 PC, es desde el día 31 de ese mismo mes cuando dicho software está en todas las vertientes posibles para ser comprado. Según Guallar, “Office XP supone un cambio muy importante en el mercado”, especialmente en todo lo que afecta al mundo más profesional y corporativo.
Según los datos que maneja la propia Microsoft, son cerca de 120 millones los usuarios de Office legales en todo el mundo, mientras que en España ese dato está cifrado en más de un millón. Además, un aspecto que caracteriza a gran parte de estos usuarios es el hecho de que son usuarios experimentados y “ya han vivido una o dos versiones de Office, así que poseen mucho conocimiento de esta aplicación”.
Sin embargo, estas características de antigüedad y conocimiento de la aplicación son las que conllevan, paradójicamente, que los usuarios se quejen de que no sacan el máximo provecho de las utilidades que la suite permite. Algo así como lo que ya dijo en su tiempo Sócrates: “sólo sé que no sé nada”. Así que ese reconocimiento de falta de aprovechamiento de las prestaciones que brinda Office constituye “el principal mensaje que nos han transmitido los clientes” y en el que se puso a trabajar la compañía. Puestas así las cosas, no es de extrañar que el “reto en esta nueva versión es cómo hacer que la gente no sólo disfrute de las novedades o innovaciones sino que esta tecnología sea más aprovechada por el usuario”.

Nuevas tecnologías
Así, Microsoft destaca de esta nueva versión de la suite las dos tecnologías nuevas que se han incorporado y que se han venido a denominar como etiquetas inteligentes y paneles de tareas. Ambos aspectos, según Ferrán Guallar, han sido desarrollados para permitir al usuario “en un proceso muy claro y muy limpio acceder a muchas utilidades que antes no se conocían”.
Sin embargo, estas dos tecnologías no sólo sirven para que sean empleados como tutoriales por los usuarios, sino que tienen otras muchas funciones. Porque, ¿qué usuario no ha intentado, con mayor o menor éxito, anular una tarea que Office realiza de manera automática? Por poner un ejemplo, más de un usuario habrá perdido los nervios cuando Word le ha corregido la marca de ordenadores “Acer” por el verbo “Hacer”. Este aspecto constituye otra de las sugerencias de los usuarios; es decir, “poder tener control de las cosas que pasan automáticamente”, algo que se consigue gracias a las etiquetas inteligentes. Así, el responsable de Office XP explicaba que el usuario “podrá cambiar lo que pasa automáticamente y descubrir cómo hacerlo”.
Pero también la seguridad ha sido objeto de gran parte de las propuestas de mejora formuladas por estos usuarios experimentados en Office. Una seguridad que hace referencia tanto a los peligros que entrañan los virus, especialmente por su rápida propagación por Internet y el correo electrónico, así como en lo que atañe a protección de datos cuando, por ejemplo, falla el PC o la luz. “Con Office XP el usuario puede recuperar hasta el último bit

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información