| Artículos | 01 DIC 1996

Lexmark desvela las claves en la evolución de la impresión

Tags: Histórico
En el marco de su conferencia Visión de la Impresión en el año 2020

El lema Visión de la Impresión en el año 2020 fue el denominador común de la conferencia internacional organizada por el fabricante Lexmark y celebrada en Londres el pasado mes de noviembre. En ella, miembros de la compañía ofrecieron a los más de 200 periodistas presentes las perspectivas y líneas de evolución de la tecnología de impresión, campo en el que Lexmark se encuentra totalmente comprometido, informa desde la capital británica Yolanda Camargo.

Jonh Stanley, presidente de Lexmark Europa, fue el encargado de iniciar el ciclo de dos días de conferencias, cuyo objetivo principal fue mostrar el camino por el que evolucionará la tecnología de impresión en los próximos veinticinco años hasta el 2020.

Stanley comparó la explosión vivida por los sistemas de impresión con los experimentados por el coche o el teléfono, que han pasado a formar parte de la vida diaria. De acuerdo con él, "en el próximo siglo la demanda en impresión se centrará en el color, la movilidad, y la facilidad de uso y de gestión de los equipos".

Para contar con una imagen clara de la situación actual del mercado de impresión, Lexmark ha llevado a cabo un estudio en distintos países europeos acerca de la implantación de la impresión color en la empresa. El mismo da por olvidado el concepto de oficina sin papeles que tanto dio que hablar hace unos años, y reafirma al papel como elemento imprescindible en la estructura corporativa.

Europa prefiere el láser

Atendiendo a los datos extraídos del informe de Lexmark, que toma como base 350 encuestados de empresas en Francia, Alemania, Italia y Gran Bretaña, sobre un total de 300.000 ordenadores personales y 125.000 impresoras, queda claro que la tecnología láser es la preferida en el mundo corporativo.

Un 68 por ciento de la base instalada total en los cuatro países antes mencionados se corresponde con este tipo de máquinas, con lo que se cumplen las predicciones hechas por el fabricante. Según las mismas, la impresión láser se centrará en el segmento más alto del mercado, dejando a la inyección el inferior. El resto del parque instalado se divide entre inyección en un 18 por ciento y matriciales el 14 por ciento restante.

Otros de los datos que aporta el informe se refieren a la existencia de una media de 2,6 estaciones de trabajo por impresora en las compañías analizadas, y la predominancia de un estilo de impresión mixto (49 por ciento) frente al centralizado (17 por ciento) o el descentralizado (34 por ciento). En cuanto a los criterios de los entrevistados para elegir impresora cabe destacar, en primer lugar, la relación precio/prestaciones, seguido por la capacidad para ofrecer soluciones corporativas, el precio asequible de los suministros, la inclusión de tecnología avanzada, la ergonomía, la estrategia corporativa, el diseño y el color.

Las previsiones de evolución del mercado durante el año en curso en el segmento corporativo, según el informe de Lexmark, prevé un incremento del 114 por ciento en tecnología láser, un descenso de las matriciales del 29 por ciento, una caída del 23 por ciento para la inyección y una bajada del 7 por ciento en otras tecnologías de impresión.

Por último, indicar que para un 82,5 por ciento de los entrevistados la oficina sin papeles no llegará a ser realidad, frente al 17,5 por ciento que confía en este concepto. Pero la evolución en el mundo de la impresión afecta a algo más que la tecnología, y así Paul Curlander, vicepresidente de operaciones de Lexmark Internacional, explicó en su intervención la diferencia entre el antiguo modelo para la diseminación de información, denominado push model, frente al nuevo modelo push/pull.

En el llamado push, el creador de la información distribuía la misma mediante correo o fax, y no se preocupaba excesivamente acerca de si el receptor la necesita en su totalidad, solo en parte, o le era innecesaria. Evidentemente, no se trata del mejor sistema para establecer un modo de información eficaz y fiable.

La convergencia de las tecnologías ha llevado a un nuevo modelo, el push/pull, caracterizado por su eficiencia. Así, la información se crea de forma electrónica y se transmite por este mismo medio. En este caso es el usuario quien decide la parte del documento que necesita y desea imprimir, con lo que el proceso resulta más eficaz.

Larga vida a la impresión

Ante las nuevas formas de transmisión de la información, la pregunta que surge se refiere a la viabilidad de la impresión como forma de comunicación. La respuesta, según Curlander, es sencilla, la impresión tiene futuro ya que es de fácil acceso, flexible, versátil, y sin costes excesivos.

Si nos centramos en las diferentes tipologías de impresión, veremos como no todas ellas se adaptan al nuevo modelo de información e impresión. Así, por ejemplo, las impresoras matriciales ven limitado su futuro. Dados los avances en la calidad y velocidad de impresión, la única aplicación para la que la impresión matricial resulta útil es la continua o multiparte. Junto a ellas, las de sublimación o térmicas también están limitadas, según Paul Curlander. Pese a su excelente capacidad para ofrecer color de calidad, son lentas y el elevado coste por página las hace indicadas únicamente para aplicaciones muy puntuales.

Para Curlander las impresoras de inyección sí se adaptan al nuevo modelo de impresión. Con este tipo de máquinas, que en poco tiempo ha evolucionado desde el monocromo al color, se ha conseguido también una mejora importante en lo que se refiere a resolución, calidad de impresión, rapidez y perdurabilidad de los documentos. Con todo ello, la inyección se ha convertido en la solución más adecuada y elegida para las necesidades de la gama baja del mercado.

La evolución tecnológica

Tal y como indican los datos de Lexmark, la tecnología de inyección y su futuro desarrollo le llevará a ocupar el puesto de las impresoras láser de gama baja, y se erigirá como la opción más adecuada a la hora de elegir impresora por menos de mil dólares.

En cuanto a las láser, en pocos meses esta tecnología de impresión ha conseguido hacerse su hueco al aportar el color a los usuarios de red. Gracias a la velocidad que alcanzan, la calidad que ofrecen y el asequible precio por página, el láser color seguirá siendo la opción de tecnología color para redes.

Sin embargo, aunque los precios bajen constantemente, la diferencia de precio entre la gama alta color de la inyección y la baja de las láser continuará aún existiendo, espacio que completarán las láser monocromo.

La evolución vendrá también por la gestión de la impresión. Los avances recientes han demostrado la posibilidad de gestionar remotamente este tipo de máquinas, y la posibilidad real de disponer virtualmente de una impresora situada en cualquier punto de la red. Las futuras aplicaciones que aparezcan en el mercado serán capaces de dirigir los trabajos de impresión hacia la máquina más adecuada según volumen, apariencia, resolución o necesidades de papel.

Para el hogar, el punto clave según Lexmark será la conectividad. La convergencia entre la electrónica de consumo, el entretenimiento, las aplicaciones ofimáticas y las de acceso a Internet creará una demanda de impresión color de alta calidad y bajo coste.

En cuanto a la oficina, la variable principal será el coste total de la impresión. Según indicó Curlander, en la vida útil de una impresora el hardware representa únicamente un 5 por ciento del coste total, el 45 por ciento lo forman los costes de operación, es decir, suministros, papel, servicio, y consumo de energía. Sorprendentemente, el 50 por ciento restante está formado por otros gastos derivados de soporte.

Lexmark ofrece varias opciones de reducir estos costes. Por una parte, los modos de ahorro de tóner, la impresión en bosquejo, o capacidad

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios