| Artículos | 01 ENE 2004

Las TIC fomentan el desarrollo económico en España

Tags: Histórico
Bárbara Madariaga.
Según un informe realizado por Telefónica, las TIC contribuyen enormemente al desarrollo económico de un país. Lo cierto es que en España nos hemos dado cuenta de este hecho hace relativamente poco tiempo y, aunque los esfuerzos en fomentar el desarrollo del sector de Nuevas Tecnologías ya se están dejando notar, todavía estamos muy alejados de las primeras posiciones. ¿Las barreras? Son muchas, aunque no insalvables.

Según el informe “la Sociedad de la Información en España 2003”, elaborado por Telefónica, las TIC contribuyen notablemente al desarrollo económico de un país. Lo cierto es que esta afirmación no es que sea nueva y ya, desde hace tiempo, conocíamos la importancia de las Nuevas Tecnologías para la economía. Aún así, y a pesar de la escasa novedad de la información, muchos sectores en este país todavía no se han dado cuenta, o por lo menos eso es lo que se desprende del informe que, al compararnos con otros países (claramente del “primer mundo”), no quedamos muy bien parados.
Pero, antes de analizar la situación de las TIC españolas y su aportación a nuestro desarrollo económico, cabe señalar que, desde 1995 la contribución de la tecnologías a la economía mundial está creciendo de manera notable. Sólo como ejemplo, y a pesar de que las comparaciones son odiosas (y más si con el que nos comparamos es con el gigante), durante la primera mitad de la década de los 90, las TIC representaban el 16 por ciento del crecimiento económico de Estados Unidos, mientras que en la segunda mitad, este porcentaje ascendió hasta el 20 por ciento.
Obviamente no ocurre lo mismo en España. Aunque la aportación de la Sociedad de la Información se ha duplicado de la primera a la segunda mitad de la década de los 90, lo cierto es que ni por asomo se parece a la contribución de otros sectores “burbuja” como son el turismo o la construcción. Eso sí, la tasa de crecimiento medio de las TIC entre 1996 y 2000 en España fue del 10,6 por ciento.
Pero, ¿de qué manera contribuyen las TIC? La reducción de precios que se ha venido registrando en los últimos años ha fomentado la demanda, a la par que se ha producido un aumento de las prestaciones, eso sí, sin alterar los costes, que ha hecho que, para otros sectores ajenos a las Nuevas Tecnologías, éstas se hayan convertido en una herramienta fundamental para su desarrollo económico.

Más productividad, mayor crecimiento económico
Una de las principales conclusiones del informe hace referencia a la productividad. Así, las inversiones que se realicen en Tecnologías de la Información de aquí a unos años van a jugar un papel crucial, ya que si una determinada empresa dispone de equipamiento productivo de comunicaciones y de software tecnológicamente avanzado es posible incrementar tanto la producción como mejorar la productividad en el trabajo.
En este sentido, el panorama en España es, sin duda, dispar. De esta forma, mientras que destacamos en el sector de las telecomunicaciones (según el informe España se sitúa en el cuarto puesto en lo que respecta a la importancia de estos servicios, por delante de Estados Unidos), en servicios de ordenadores o en la inversión en software o equipos de TI descendemos considerablemente.

Problemática española
A pesar de que la importancia de las TIC para la economía española no ha dejado de crecer en los últimos años, la relevancia de ésta todavía está lejos de algunos países con un nivel económico y de desarrollo similar al nuestro.
¿Cuáles son los principales problemas? Según el informe de Telefónica, muchos de ellos fueron, en su momento, la salvación de la economía española. Así, la construcción (el precio del suelo está llegando a niveles escalofriantes), el mercado de trabajo o la liberalización y reformas regulatorias de los mercados y servicios están pasando factura al desarrollo de las TIC en España.
Comencemos por la construcción. Es llamativo que el suelo, un elemento de producción básico para las empresas, sobre todo de nueva creación, tenga en España un precio superior al de países más ricos y con mucha más densidad de población.
Además, todavía hoy en día, el Gobierno está utilizando el sector como elemento regulatorio para contener la inflación. Siguiendo esta política, lo único que se ha logrado ha sido ralentizar la inversión, además de limitar la competencia en los mercados correspondientes. Así, Telefónica aboga por un mercado menos preocupado por el control de la inflación, además de por la aplicación de políticas que permita la aplicación de iniciativas empresariales más agresivas en el mercado de las TIC.
En lo que respecta a la reforma del mercado de trabajo, desde el informe se critica la política tan “poco flexible” que se aplica en España. Así, según Telefónica, las dificultades del despido y los ajustes de plantilla, los costes, la protección al desempleo y la influencia en la negociación colectiva se presentan como las principales barreras.
En el informe se compara la situación española con la de otros países, como Irlanda o Estados Unidos, ambos con políticas laborales más flexibles y con índices de desempleo bastante inferiores (rondan el 4 por ciento) y, cómo no, bastante más adelantados en lo que a tecnología se refiere.

I+D, un gran problema
En los últimos años, el Gobierno se ha dado cuenta de la importancia de fomentar la I+D, aunque todavía le queda mucho por hacer. Sólo para dar unas pinceladas a la importancia que está adquiriendo la I+D, el gasto público en el período 1997-2002 ha registrado un crecimiento medio anual del 19,6 por ciento, mientras que en la Unión Europea ha crecido un 4,4 por ciento. Una de las consecuencias de este esfuerzo es el hecho de que las asignaciones presupuestarias a I+D alcanzan, a día de hoy, el 0,69 por ciento del PIB y se sitúan cerca del 0,75 por ciento de la media de la UE.
No obstante, la manera de repartir las asignaciones (muchas de ellas orientadas al área de defensa) es, según el informe, dudosa, ya que, a pesar de que los incentivos fiscales son “golosos”, son difíciles de conseguir por las empresas.
La falta de inversión por parte del sector privado, la estructura empresarial española (basada en pequeñas y medianas empresas muy poco interesadas en invertir en I+D) y la falta de implicación de las universidades en el mundo empresarial se presentan como los principales obstáculos para las TIC.



Contribución de las TIC al crecimiento de la productividad del trabajo en España
1992-1995 1996-2000
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Productividad en el trabajo 2,29 1,00
Contribuciones al crecimiento de la productividad:
Software 0,08 0,12
Hardware 0,11 0,31
TIC 0,20 0,31
Resto del capital 0,64 -0,05
PTF 1,45 0,74

Fuente: Hernando y Núñez 2002
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios