| Noticias | 09 MAY 2007

Las nuevas tecnologías aplicadas a la enseñanza de idiomas

Tags: Histórico
Auralog es una editorial que emplea las nuevas tecnologías en la enseñanza de idiomas. De este modo, comenzó aplicando el reconocimiento de voz y ahora está presente en más de 65 países gracias a un catálogo de soluciones que incluye cursos de ocho idiomas diferentes y con distintas versiones en función de cuál sea el destino de cada uno de los cursos. De hecho, existen opciones de “Tell Me More” para mercados corporativos, de educación y de consumidores finales. Jean-Luc Sost, director de ventas de España y América Latina, nos explica en detalle la situación de la compañía en nuestro país.
Silvia Hernández
Una de las posibilidades que ofrece internet es el e-learning, una solución que se ha convertido en herramienta fundamental para todos aquellos que quieran aprender alguna disciplina sin necesidad de ir a clase. Precisamente los idiomas son una de las materias más demandadas y las nuevas tecnologías se han convertido en una pieza fundamental para poder llegar a aprenderlos a distancia. Auralog es una compañía que comenzó aplicando el reconocimiento de voz al aprendizaje de idiomas y que, poco a poco, tal y como explica Jean Luc Sost, director de ventas de España y América Latina del fabricante, “se ha convertido en líder mundial en la enseñanza de idiomas”.

Varios mercados
Obviamente, este tipo de producto puede dirigirse a varios mercados diferentes. Concretamente, Jean-Luc Sost señala tres de ellos: corporativo, educación y consumidores finales. En los dos primeros casos, los usuarios acceden fundamentalmente a través de la web, mientras que los consumidores únicamente tienen acceso mediante la adquisición de CD en los retailers que trabajan con la compañía. Dichos retailers compran a través de Lodisoft que, a su vez, comercializa estos productos a una serie de cadenas entre las que se encuentran Fnac o El Corte Inglés. “Ahora mismo estamos haciendo pruebas para estudiar la posibilidad de que también los usuarios particulares puedan acceder a los cursos de forma on-line, aunque todavía no está disponible”.

Respecto a la importancia de cada uno de estos mercados en la venta a través de la web, donde no están los usuarios finales, el segmento corporativo representa un 60 por ciento de las ventas, quedando el 30 por ciento restante en manos del entorno educativo. En cuanto a cómo se dividen las ventas entre on-line y CD, internet va ganando la partida, ya que ha logrado hacerse con el 60 por ciento de la facturación de la multinacional.
Además, la compañía cuenta con “cuatro o cinco empresas que colaboran con nosotros en la venta on-line”, explica Jean-Luc Sost. A ellos se unen una serie de distribuidores enfocados al segmento de educación que comercializan las soluciones de Auralog a centros educativos. Entre dichos centros aparecen desde universidades hasta academias privadas o escuelas técnicas.

Un catálogo para todos los niveles
“Al adquirir uno de nuestros cursos en CD, el usuario tiene que decidir en qué nivel se coloca, mientras que si se hace on-line, se comienza haciendo una prueba que permite a cada alumno situarse en su nivel correspondiente”, afirma Jean-Luc Sost. Pero todos aquellos que quieran realizar un curso con Auralog no sólo tienen esta opción, sino que pueden decidir también qué tipo de apoyo quieren tener, además del programa en sí”. De este modo, es posible contar con tutorías y, dentro de las mismas, elegir si se prefieren reactivas o proactivas. “Si es tutoría reactiva, el tutor está para apoyar al usuario cuando tenga alguna duda. En cambio, si eso no es suficiente, existe también la posibilidad de la tutoría proactiva, en la que el tutor sigue la evolución del alumno”, afirma el responsable de ventas en nuestro país. “También si se adquiere la solución en CD existe esta posibilidad si el alumno dispone de conexión a internet”.

Por supuesto, además de las tutorías, existen también diferentes opciones a la hora de probar el nivel de los alumnos. Según explica Jean-Luc Sost, se pueden realizar exámenes presenciales, si hablamos del segmento de educación, o a través de internet, “en los que se puede apreciar la evolución de cada uno de los usuarios”. Pero no sólo eso, sino que los programas Tell Me More ofrecen la posibilidad de que alguien esté controlando las horas que pasan los usuarios conectados y la mejora en los conocimientos de cada uno de ellos.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios