| Artículos | 01 ABR 2004

Las nuevas impresoras fotográficas hacen del hogar un laboratorio de revelado digital. Los fabricantes amplían su oferta de impresoras fotográficas con nuevos modelos más rápidos y fáciles de usar

Tags: Histórico
Mª Luisa Melo.
El incremento en la demanda de cámaras digitales no sólo se ha traducido en una ampliación de la oferta y un descenso de los precios, sino que también va asociado a un aumento de productos y periféricos asociados a la fotografía digital. En este sentido, las impresoras fotográficas no sólo han facilitado el “revelado” de las imágenes de forma personalizada, sino que, además, se han convertido en uno de los mejores aliados de los expertos, y de los que no lo son tanto, en la fotografía digital.

Está claro que se pueden admirar las fotografías digitales de muchas maneras diferentes, ya sea en la pantalla de un PC o en la pantalla del televisor, pero, lo cierto es que la posibilidad de ver una copia impresa de alta calidad en una opción que cada vez toman más usuarios.
Antes de entrar a ver cuáles son las últimas novedades del mercado en lo que a impresoras fotográficas se refiere, veamos someramente las principales tendencias y tipologías, así como aquellas con las que, según los expertos, se obtienen los mejores resultados. Básicamente, hay tres tipos de impresoras capaces de crear resultados de calidad profesional a partir de originales digitales.
Las de inyección de tinta, el modelo más popular, pulverizan en el papel cantidades minúsculas de tinta teñida o pigmentada a través de una serie de boquillas. Actualmente, las impresoras de inyección de tinta de calidad fotográfica pueden alcanzar una resolución de 2.880 ppp, lo que se traduce en copias impresas nítidas y sin patrones. La mayoría de las impresoras también ofrecen seis colores de tinta diferentes que mejoran la uniformidad de las transiciones de color en las copias impresas. En la actualidad, están empezando a lanzarse al mercado impresoras de hasta siete colores.
Asimismo, destacan las impresoras de sublimación de tinta, cuyas copias impresas destacan especialmente por sus uniformes transiciones de color, según los expertos, y las impresoras PG3500 y PG4000-II de Fujifilm, que utilizan un proceso especial de transferencia de tinta.

Rasgos a tener en cuenta
Entre las características básicas de las impresoras fotográficas destaca la conexión directa a cámaras digitales a través de un puerto USB, lo que permite su utilización sin un PC, ranuras diseñadas para las tarjetas de memoria grabadas o impresión a tamaño 10 x 15 cm (4 x 6 pulgadas) sin bordes.
Además, hay determinados modelos que incluso simplifican la elección del usuario, imprimiendo una hoja de prueba en la que se muestran todas las imágenes contenidas en la tarjeta de memoria, y otros permiten visualizar cada imagen en una pequeña pantalla LCD en la impresora.
En la mayoría de los casos, la tecnología de impresión utilizada incluye alta resolución de hasta 4.800 puntos por pulgada en papel fotográfico y un sistema de seis tintas para reproducir matices visuales sutiles.

Conexión directa sin PC
En esta línea de características, destacan modelos de impresoras de alta resolución para usuarios, diseñadas especialmente para la impresión de fotografía digital.
Así, Epson dispone de modelos que mejoran las posibilidades de conectividad, ya que permiten imprimir imágenes directamente desde el móvil o la cámara digital sin necesidad de utilizar el PC. Para conseguir este objetivo, Epson junto con HP y Canon han firmado un acuerdo en el que se comprometen a garantizar los estándares de impresión desde móviles directamente a través de Bluetooth o PictBridge y la impresión desde tarjetas de memoria.
Para los usuarios domésticos, Epson dispone de dos modelos, una impresora de inyección de tinta, la Stylus Photo R200 y un equipo multifunción el RX600.
La R200 es una impresora fotográfica de inyección de tinta dirigida especialmente a usuarios de cámaras digitales, ya que permite la impresión directa desde la cámara. Es un dispositivo que integra cartuchos de tinta independientes y es capaz de imprimir sobre CD y DVD con un acabado de calidad fotográfica. La R200 ha mejorado la velocidad de impresión y consigue 15 páginas por minuto en color o en blanco y negro con una alta resolución de 5.760 x 1440 puntos por pulgada, con la que se obtienen fotografías de alta definición con una gran resistencia al agua, al aire y a la luz.
El otro modelo para usuario, la RX600, se presenta como un laboratorio digital, ya que además de impresora cuenta con escáner con el que permite capturar y manipular imágenes de copias de papel o películas, así como la impresión directa de fotografías digitales, sin utilizar PC, mediante conexión Bluetooth, visualizando las diferentes opciones en una pantalla integrada. El equipo consigue una alta resolución gracias a que se ha reducido el tamaño de la gota de impresión y cuenta con tintas de alta densidad que mejoran la reproducción del color y de los detalles.
Finalmente, destaca la impresora fotográfica a 8 colores Stylus Photo R800 que dispone de una nueva tinta pigmentada UltraChrome Hi-Gloss, que captura hasta el más mínimo detalle gracias a su gota de tinta pequeña (1,5 pl) e incorpora las tintas roja y azul que amplían la gama cromática.
La DPP-SV55 de Sony es otro representativo ejemplo de impresora fotográfica que no necesita ordenador. Fácil de utilizar y ligera, este modelo del fabricante está pensado para conectarse a cualquier televisor, aunque puede ejecutar funciones básicas de forma totalmente independiente o incrementar sus posibilidades recibiendo datos desde un ordenador.

El precio, también cuenta
Con un rango de precios que oscila entre los 80 y 100 euros, Lexmark ofrece dos nuevas familias de impresoras orientadas al fotógrafo digital aficionado, con una resolución de impresión en color de 4800 x 1200 puntos por pulgada (ppp).
Las dos nuevas impresoras son las Z705 y P707 Photo Jetprinter. Ambas impresoras permiten obtener copias impresas en color de 10 x 15 centímetros, y sin bordes, en aproximadamente un minuto. Los dos modelos permiten imprimir a 6 colores, si bien el modelo Z705 requiere para ello de un cartucho opcional.
La P707 Photo Jetprinter dispone, además, de varias ranuras para tarjetas de memoria flash, permitiendo así poder conectar directamente la tarjeta con las imágenes de las que se desea obtener copias impresas. Las tarjetas soportadas son las CompactFlash de Tipo I y II (puede conectarse también un Microdrive de IBM), SD Card y MMC, SmartMedia (Lexmark no dice nada del estándar xD-Picture Card) y MemoryStick.

Con tecnología de impresión directa PictBridge
Por su parte, Canon ha lanzado dos nuevas impresoras fotográficas con tecnología de impresión directa PictBridge. Se trata de los modelos i455 e i475D, equipos que emplean gotas de tinta de 2 pl. y pueden imprimir fotografías a una resolución de hasta 4.800 x 1.200 ppp.
Las nuevas impresoras fotográficas Bubble Jet i455 e i475D son capaces de imprimir a una velocidad de 18 páginas por minuto en negro y 12 ppm. en color. El modelo i475D incorpora un lector de tarjetas compatible con CompactFlash, Microdrive, SmartMedia, Memory Stick y SD.
Ambos modelos pueden imprimir fotografías sin márgenes. Según el fabricante, las nuevas impresoras imprimen una fotografía de 10 x 15 cm. en aproximadamente 62 segundos. Las dos impresoras se conectan al Macintosh a través del puerto USB.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios