| Artículos | 01 NOV 2001

La UPF materializa su apuesta por la tecnología inalámbrica

Tags: Histórico
Encarna González.
No cabe duda de que el ritmo de proliferación de las nuevas Tecnologías de la Información está irrumpiendo en todos los sectores y el universitario no es menos. De hecho, las iniciativas llevadas a cabo con el empleo de la tecnología WLAN en el campo universitario no son muchas, por lo que la propuesta puesta en marcha por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona (UPF) merece especial atención. Con este propósito, nos hemos puesto en contacto con dicha universidad para conocer con detalle cuál es el resultado de la experiencia tras la implantación de esta tecnología.

Tras el acuerdo firmado por el CESCA (Centro de Supercomputación de Cataluña) y la empresa Toshiba, la UPF ha llegado a un acuerdo bilateral con el fabricante con el objetivo de facilitar el acceso a la tecnología de los ordenadores portátiles y de las redes inalámbricas a todos los miembros de la comunidad universitaria. Estudiantes, profesorado y personal, tanto administrativo como de servicios, forman parte de una campaña en la que el fabricante japonés oferta dos modelos de ordenador portátil preparados para trabajar en red y sin necesidad de cableado (tecnología WLAN) a precios sensiblemente inferiores a los del mercado. Como explica Valentí Pedrosa, vicegerente de sistemas de información de la UPF, además de esta clara vocación de “estar al frente de la innovación en tecnologías de la información, hay otros objetivos como promover entre los estudiantes ofertas que nos parezcan atractivas para que compren equipo informático de manera que el usuario pueda acceder a unos recursos con total movilidad”. Y es precisamente esta característica de la tecnología WLAN la que ha permitido que la integración de la misma se haya realizado, como señala Valentí Pedrosa, de forma sencilla. “Lo que hemos hecho es, dentro de nuestra red, colocar una extensión en cada edificio en el marco de la biblioteca para permitir que el que se mueva sea el usuario con su equipo móvil a la biblioteca y allí tener conexión. Por tanto, la adaptación ha sido fácil ya que sólo ha sido necesario colocar los puntos de acceso”. Hasta el momento, hay instalados 10 puntos de acceso aunque la ampliación de los mismos va a depender de la acogida que tenga. “Pensamos en facilitar la movilidad del usuario por lo que, si bien querríamos tener más puntos de acceso como los ahora situados en las bibliotecas, si observamos que hay un espacio, como las salas de estudio, que permita experimentar en innovación docente, lo vamos a promover”. De momento, en estos puntos la capacidad de acceso a la red de la universidad a través de la tecnología WLAN permite 120 conexiones simultáneas para la biblioteca general y de hasta 30 conexiones simultáneas para las bibliotecas de las tres sedes restantes de la UPF.

La elección inalámbrica
La llegada de Bluetooth ha supuesto un claro avance en tecnología inalámbrica a la vez que una opción más donde elegir. El elegir una u otra alternativa depende de las necesidades de cada usuario.“La idea que nos ha llegado a nosotros es que cualquiera de los dos es un estándar consolidado. En la operación en que nos hemos puesto de acuerdo con Toshiba nos venía integrado este estándar pero, si hubiésemos dudado del estándar, no hubiésemos llegado a un consenso”, explica Pedrosa. Con la confianza puesta en el estándar WLAN que emplea el protocolo 802.11b, los responsables de esta iniciativa aseguran que una de las principales preocupaciones se centra ahora en la seguridad en la red. “Tanto seguridad como velocidad son dos conceptos que vigilaremos de cerca si bien el tema de la movilidad es algo que vemos como resuelto”, señala.

Oferta de servicios
Conexión a Internet y al correo electrónico a la intranet de la Universidad, e impresión a través de las impresoras de pago, son algunos de los servicios de los que los usuarios de la nueva tecnología pueden disfrutar teniendo en cuenta que el acceso a la intranet de la UPF abre un campo de amplias posibilidades, ya que integra desde servicios informativos para realizar cualquier tipo de consulta relacionada con la Universidad, hasta gestiones y trámites administrativos para los estudiantes. Con todas estas ventajas, hasta el momento, la respuesta del colectivo universitario es positiva aunque, si bien el responsable confiesa que aún es pronto para entrar en valoraciones ya que la campaña se inició a mediados de septiembre, hay cierto optimismo. “La valoramos positivamente, es decir, en números, en este momento, es muy difícil calibrar si el nivel de unas posibles cien ventas es mucho o poco, pero la verdad es que las vemos con satisfacción porque ha entrado bien en la comunidad universitaria”, manifiesta Valentí Pedrosa en referencia a las casi 10.000 personas que pueden acceder a esta tecnología dentro del convenio firmado por la universidad. No obstante, Pedrosa añade que “todas las cifras nos marcan que la compra está siendo mayoritaria por parte de los estudiantes, superando claramente a la compra del profesor y del personal de administración, lo cual nos da aún una mayor satisfacción”. Ante este optimismo, la universidad no descarta la posibilidad de ampliar la promoción, así como de establecer nuevos acuerdos. “Si estamos convencidos del éxito y que los precios son los adecuados, por nuestra parte no va a haber ningún inconveniente en llevar adelante la promoción. También estamos pendientes de que Toshiba nos confirme si la puede hacer durar en el tiempo con los mismos equipos y el mismo precio. En este momento, aunque sea anticipándonos, valoramos positivamente la operación y estamos a disposición de Toshiba y de cualquier otra compañía que nos ofrezca algo competitivo y a la vez innovador como ha sido en este caso”.

Ventajas para todos
Ante este panorama, Valentí Pedrosa se muestra confiado por la acogida que esta promoción tiene, no sólo entre los estudiantes de su universidad, sino de todos aquellos que hagan uso de la tecnología inalámbrica. En este sentido, el responsable apunta al hecho de que “si la gente va viendo que los portátiles evolucionan, que disminuyen su peso y que pueden tener incluso más ventajas que un PC personal, poco a poco se irán viendo como un producto de uso cotidiano”. Asimismo, Pedrosa ve en esta “popularización” de los dispositivos inalámbricos, especialmente del ordenador, una buena posibilidad para conseguir buenos niveles de estudiantes con portátiles, liberando a las universidades de la problemática de disponer de aulas de informática. Sin embargo, como señala el responsable, esto no quiere decir que “nuestra universidad baje la guardia en tener equipos para los estudiantes, aunque espero que en un futuro las universidades, excepto en aquellos estudios en los que la docencia está vinculada a aulas de informática, puedan rebajar los niveles de inversión en este sentido”. De la misma manera, el responsable añade que aún quedan por ver muchas de las ventajas que puede reportar que grupos de estudiantes puedan interactuar en un espacio que no esté cableado para experimentar a nivel docente, por lo que, “estamos próximos a experimentar esta tecnología en el terreno de la innovación docente en el que nuestra universidad es pionera a través de su Campus Global. Hay que estar atentos a la
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información