| Artículos | 15 MAR 1998

La tecnología push se hace un hueco

Tags: Histórico
La falta de un estándar frena su expansión definitiva

El desarrollo de Internet y los entornos intranet/extranet hace imprescindible la existencia de herramientas de búsqueda debido a que la existencia de documentos de múltiples temas y fuentes dentro de la Red hace imposible su control . Hasta ahora se conocen dos tipos de tecnología para realizar búsquedas, push y pull . En este reportaje vamos a intentar acercarnos más a la primera de ellas, una tecnología que permite al usuario localizar una serie de documentos relacionados dentro de una zona de búsqueda determinada con sólo introducir una serie de parámetros .

Todo se resume en una palabra: información . Las grandes corporaciones, las pequeñas empresas, los usuarios, todo el mundo necesita, en mayor o menor medida, información . Internet es una fuente de información universal, pero por sus propias dimensiones hace que acceder a la misma sea sumamente difícil . Por este motivo, es necesario que existan tecnologías y herramientas que permitan al usuario acceder e, incluso, recibir en su propio ordenador la información que solicita sin necesidad de perder el tiempo en búsquedas tan complejas como, normalmente, inútiles . La llegada de la tecnología push y su posterior desarrollo permiten al usuario configurar los denominados canales y obtener información y noticias directamente en su propio ordenador sin necesidad de tener que buscarla a través de la World Wide Web . Pero como toda tecnología tiene sus partidarios y sus detractores . En el primer bando encontramos a los usuarios que quieren recibir de forma inmediata cualquier información que se produzca, aunque en algunos casos se trata de información deportiva o de entretenimiento . Frente a ellos se colocan los responsables de infraestructura informática de las grandes compañías, que ven como sus redes precisan cada vez un mayor ancho de banda .

A la búsqueda de una aplicación empresarial

Visto lo visto, los responsables de los sistemas de información de las grandes corporaciones empiezan a plantearse si realmente esta tecnología tiene una aplicación comercial justo en el momento en que diferentes fabricantes están empezando a hacer uso de la coletilla push technology como una maniobra de marketing para potenciar las armas de venta de su producto . Esta evolución ha hecho que la tecnología no se vea como un fin en sí misma, sino como un medio necesario para llegar a un fin . En otras palabras, no se trata de llegar a esta tecnología sino de usarla para conseguir lo que se quiere .

Siguiendo un camino ya marcado por otras tecnologías

La evolución de la tecnología push no es nueva . Es un camino que ya emprendieron otras tecnologías, como por ejemplo le ocurrió a comienzos de la década de los 80 a la interfaz gráfica de usuario ( Graphic User Interface, GUI ) . En una fase inicial, tanto los medios de comunicación especializados como los analistas se centraron en esta curiosa y nueva tecnología . Con el tiempo, no tardaron en aparecer productos que presentaban una interfaz gráfica, si bien no existía un producto en sí . Ahora, ya nadie reclama un procesador de textos con interfaz gráfica, es algo que tanto los fabricantes como los usuarios dan por supuesto .

En una evolución que, como hemos comentado, es similar, la tecnología push está empezando a fragmentarse en diferentes segmentos, lo que facilita la observación de las diferentes posibilidades que ofrece para resolver problemas específicos . Hoy por hoy, sólo algunos sectores podrán sacar partido de esta tecnología, si bien la gran mayoría no la necesita por el momento . De todas formas, la próxima generación de productos podría incorporar algunos aspectos que les permitan mejorar la integración con el resto de las aplicaciones .

Elementos necesarios para que la tecnología push sea una realidad

Actualmente hay muchos productos que, o bien se basan o bien tienen la tecnología push como un elemento destacado . Los más conocidos son los respaldados por Microsoft y Netscape, debido a que cualquier producto de estos tiene mayor repercusión en el mercado, pero no son los únicos . El mercado push es mucho más amplio y se divide en cuatro grandes áreas: distribuidores de aplicaciones, que capacitan para proporcionar pequeñas aplicaciones a los usuarios finales; concentradores de contenidos, que representan un nuevo escalón en las diferentes fuentes de información y noticias; plataformas proveedoras que, similares a los anteriores, representan una estructura más compleja a la hora de desarrollar los contenidos; y transferencia de datos en tiempo real, que representan una de las funciones más relacionadas con la tecnología push .

Los cuatro aspectos ya tienen productos viables en el mercado, pero es labor del responsable de la compañía compradora saber cuál es la que más se adecua a las necesidades de la compañía . En este sentido, el distribuidor debe tener bien claro las posibilidades que ofrece cada producto para saber orientar a las pequeñas y medianas empresas que no disponen de una persona dedicada a este tipo de funciones .

La instalación de un producto que no cumpla los requisitos del cliente puede provocar pérdida de productividad de los empleados y dispendio a la hora de administrar los recursos de la compañía . Si esta decisión no se toma correctamente puede ralentizar la mejora de las herramientas de la empresa además de provocar la posible pérdida de un cliente si es que la orientación ha partido del distribuidor .

Otro campo de batalla para Microsoft y Netscape

Todo lo que haga referencia a Internet es un buen campo de batalla para que tanto Microsoft como Netscape planten sus armas, y la tecnología push no iba a ser una excepción .

Uno de los mayores frenos que encuentra esta tecnología es la falta de un estándar que unifique las diferentes tecnologías . Tanto Netscape como Microsoft han presentado su proyecto para este estándar . En el caso de la segunda de las compañías, apuesta por Channel Definition Format ( CDF ) para la definición de contenidos y actualizaciones, mientras que Netscape mantiene sus esperanzas de que al final se imponga el MetaContent Format ( MCF ) de Apple .

El mercado push varió sustancialmente cuando ambas compañías decidieron introducirse a fondo en él a lo largo del pasado año desbancando a empresas pioneras como Marimba, BackWeb o PointCast . Tras esto, el mercado ha quedado partido en dos, si bien los otros jugadores no han desaparecido, sino que han decidido tomar partido por una u otra propuesta o, incluso, por las dos al tiempo . Este es el caso de Marimba e Individual, que han establecido convenios tanto con Microsoft como con Netscape . Pero la compañía de Bill Gates ha ido más allá incorporando dentro de la última versión de Explorer los clientes de PointCast y BackWeb .

La guerra está servida pero, ¿ quién ganará la primera batalla ?

Microsoft tiene las de ganar en el terreno sobremesa puesto que CDF ya forma parte de toda su línea de producto, pero Netscape domina en los navegadores, donde MCF se ha hecho fuerte . Ante esto, los dos fabricantes parecen dispuestos a llevar a los webmaster hacia su posición como primer paso para la adopción de un estándar favorable a sus intereses .

Como significativo aliado, la compañía que dirige Bill Gates cuenta con la creciente importancia de la plataforma Windows en el terreno de los servidores . Por el contrario, el contencioso del fabricante con el Departamento de Justicia de Estados Unidos por la ley antimonopolio, puede actuar como un bálsamo sanador para Netscape .

Por tanto, la solución al conflicto no parece clara . Quizá los grandes beneficiados sean pequeños fabricantes que con la definición del estándar no se verán obligados a dejarse comer por un pez grande .

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios