| Artículos | 01 NOV 2001

La tecnología inalámbrica consolida su presencia en el mercado informático

Tags: Histórico
Ramón A. Fernández.
Alguien podría llegar a calificar al año 2001 como el año “sin cables”, y es que la tecnología inalámbrica ha vivido su primera explosión en este año. Pero la pregunta que nos llega a la cabeza al escribir esto es, ¿qué nos depara el futuro sin cables? Según los analistas, el 60 por ciento de los productos electrónicos más importantes serán portátiles para 2006 y muchos necesitarán conexiones con otros dispositivos.

La nueva economía sin cables probablemente nos permitirá, con sólo hacer click en un botón, tener disponibles nuestros historiales médicos y financieros. Pronto podremos elegir itinerarios y reservar viajes en tiempo real, ya en la carretera. Tendremos sistemas celulares que estarán conectados a Internet permanentemente, videoteléfonos móviles y vídeoconferencias móviles. La tecnología inalámbrica está revolucionando las telecomunicaciones; los nuevos dispositivos junto con la conectividad personal definirán un futuro sin cables; los cables, simplemente, no estarán permitidos.

Conexiones en espacios públicos
Mientras el mundo sigue a la espera de que la tercera generación de teléfonos móviles se constituya o no como un estándar viable de servicios móviles de alta velocidad, las redes inalámbricas están empezando a erigirse como conexiones de red local de alta velocidad en aeropuertos, entornos educativos, oficinas, centros de conferencia y cafeterías, por poner algunos ejemplos. En un reciente estudio elaborado por Gartner Dataquest, “LAN on the Run: Coming soon to a location near you”, la consultora repasa cómo se comportarán las tecnologías inalámbricas en los próximos años. Así, contestando a la pregunta de qué tipo de oportunidades de negocio podrá suponer la tecnología inalámbrica para fabricantes y proveedores de servicio, la consultora plantea diferentes escenarios en los que la tecnología inalámbrica podría adquirir un mayor protagonismo.
Entre las premisas que la consultora asume desde un primer momento, encontramos el hecho de que el estándar IEEE 802.11 ofrecerá una alternativa real para los fabricantes y proveedores de servicio como sistema de conexión en entornos públicos. La probabilidad de que esto sea una realidad está cifrada por la propia consultora en un 80 por ciento.
Asimismo, el precio de los servicios Wireless LAN decrecerán en los próximos dos años, lo que ofrecerá un amplio rango de servicios y productos, algo que también sitúa su índice de probabilidad en torno al 80 por ciento.
Por último, la tercera premisa de la que parte la consultora es que no todas las regiones adoptarán las tecnologías inalámbricas y los servicios asociados siguiendo un mismo calendario. De hecho, en opinión de los analistas de Gartner Dataquet, Norteamérica será la región que presente un mayor grado de adopción de este tipo de tecnologías en los próximos cinco años. La consultora otorga una probabilidad de éxito para esta aseveración del 70 por ciento, pero, como veremos en estas mismas páginas, otras fuentes entregan el liderazgo en la implantación de estos servicios y tecnologías al continente europeo, seguido de cerca por el mercado japonés, lo que relegaría a Estados Unidos a la tercer posición del ranking.
De todas formas, vamos a centrarnos en este momento en las afirmaciones de la consultora, para pasar con posterioridad a otros estudios existentes en el mercado. Según Gartner Dataquest, la tecnología inalámbrica ha pasado de tener un nicho de mercado un tanto reducido, centrado principalmente en entornos de fabricación, a buscar nuevas oportunidades en niveles de mercado en los que hasta el pasado año no tenía la más mínima presencia. Por tanto, en el año 2000 las diferentes tecnologías inalámbricas buscaron nuevas oportunidades en el segmento de los negocios liderado por los usuarios móviles, es decir, en aquellos escenarios donde la movilidad y la capacidad para compartir información son claves para el negocio. Para ello, las tecnologías inalámbricas ofrecieron la promesa de proveer servicios de mayor velocidad y soporte para aplicaciones como el correo electrónico o el acceso a las aplicaciones corporativas.
En este sentido, las redes inalámbricas de acceso público o semipúblico ayudaron, por ejemplo, a los usuarios en viaje de negocios a usar el tiempo muerto inherente a cada viaje, como el que se pasa en un aeropuerto o en una habitación de hotel antes de una reunión. Al contrario de lo que ocurre con otras tecnologías de conexión de alta velocidad, este tipo de productos y de servicios sin cables ya están presentes y operativos en nuestros mercados. Lo nuevo es, sin embargo, que ahora se puede hacer uso de ellos desde cualquier lugar donde esté situado el usuario. En consecuencia, la adopción de la tecnología inalámbrica va en aumento en la misma medida en que se incrementan los lugares desde donde es posible hacer uso de ella, y a la misma velocidad con la que los fabricantes de PC, tanto de sobremesa como portátiles o servidores, la incorporan en sus productos.
Partiendo de estas premisas que podemos calificar como obvias, Gartner predice que el incremento de los usuarios móviles de tecnología inalámbrica traerá consigo un crecimiento destacado en los diferentes entornos donde esta tecnología está presente, es decir, no sólo crecerá en las oficinas, sino que lo hará también en los entornos domésticos. Las predicciones de la consultora pasan por afirmar que en el año 2006, es decir, en cinco años, más de 19 millones de usuarios remotos móviles trabajarán con dispositivos que empleen tecnología inalámbrica a través de 38.000 gateways habilitados para este menester, lo que supone, aproximadamente, el 64 por ciento de los gateways operativos en Norteamérica.

¿Qué es nuevo?
Tal y como suele ocurrir con todas las tecnologías emergentes, las comunicaciones inalámbricas están sujetas a diferentes estándares que, en parte, pueden retrasar un tanto su crecimiento. De todas formas, esto parece encaminado a solucionarse por la elaboración de un estándar realizada por el IEEE (Institute of Electrical and Electronic Engineers). Así, en un informe realizado por la propia Gartner Dataquest en septiembre del pasado año a partir de entrevistas a unas 200 empresas estadounidenses, dos tercios de los desarrollos de tecnología inalámbrica empleaban el conocido estándar 802.11b.

La puesta en práctica
El número de fabricantes que están desarrollando productos relacionados con esta tecnología va aumentando al mismo ritmo que aumentan las posibilidades de esta tecnología. Por tanto, ¿qué falta para que la tecnología inalámbrica sea algo más que una posibilidad de negocio? Según las consideraciones de la propia consultora, las redes inalámbricas públicas son la pieza del puzzle que falta. Cada vez más hoteles, aerolíneas, centros de conferencias o cafeterías, entre otros muchos lugares públicos, están ofreciendo a sus clientes acceso a red de forma inalámbrica. Este tipo de conexiones se ofrecen de acuerdo con diferentes proveedores de servicio y con diversas posibilidades.
Por tanto, y a modo de conclusión, debemos afirmar que el crecimiento de
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información