| Artículos | 01 NOV 2001

La puerta de la informática de 64 bits se abre con Itanium

Tags: Histórico
Arantxa Herranz.
Tras más de siete años de trabajo conjunto con HP, el 29 de mayo de este mismo año Intel introducía en el mercado el primero de los procesadores de su familia Itanium, que da inicio a una nueva generación de chips, la construida con arquitectura de 64 bits. Analistas y participantes de la industria aseguran que se trata de un hito, de un nuevo paradigma y de una nueva oportunidad de negocio, tanto para Intel como para el mundo OEM, desarrolladores de software y canal, ya que supone una alternativa más para los clientes. Pero al mismo tiempo avisan que estos mismos beneficiarios han de suponer también el respaldo que Intel necesita para que estos retos e ilusiones se conviertan en una realidad.

Hay quien asegura que lo realmente importante de Itanium es que va a permitir que tecnologías estándar en la informática “diaria” se adentren en el mercado corporativo de más alto nivel. Sin embargo, también es cierto que una de las principales barreras a las que, según los analistas, Intel tendrá que hacer frente es el tiempo, no sólo el que le ha costado llegar a este segmento sino también el de aceptación por parte del mercado, teniendo en cuenta también que la disponibilidad de la segunda generación de Itanium, McKinley, es cada vez más inminente. Por eso, casi nadie duda en asegurar que, al menos en un corto período de tiempo, el impacto de Itanium en el mercado será mínimo. De hecho, Gartner remarca que no será hasta la disponibilidad amplia de aplicaciones de 64 bits cuando tanto servidores como estaciones de trabajo con Itanium se produzcan en volumen. “La aparición de aplicaciones es complicado por la multitud de sistemas operativos que existen para este entorno”, señala Gartner, quien también asegura que la incertidumbre sobre qué sistema operativo dominará el mercado y las diferencias que existen entre todos ellos no hace sino añadir más confusión a los desarrolladores de software.

Una amenaza en absoluto fantasma
Por eso, y pese a que el impacto de Itanium tardará en llegar, según Gartner, al final será importante. Ello se debe a que Itanium es tan sólo el primer miembro de toda una nueva plataforma que, según la consultora, sobrepasará en rendimiento y en precio a las que actualmente conviven en el mercado y, además, en un corto período de tiempo. “Esto conllevará la desaparición, voluntaria o dictada por el mercado, de un número de plataformas propietarias”, asegura Gartner. Una predicción que, en cierta medida, parece verse cumplida.
Sobre esta amenaza, cabe señalar que en la industria, al menos española, existe diversidad de opiniones, aunque muchos entienden que, más que peligro, supone una alternativa. Isabel Lama, directora de marketing de Intel, es de las que opina así. “Nuestra intención es ofrecer una alternativa basada en una plataforma estándar, con el respaldo de la industria y con las ventajas de la economía de escala”, explicaba, aunque reconocía que “a la hora de la verdad serán los clientes quienes decidan qué alternativa satisface mejor sus necesidades”.
Mientras, José Manuel González, jefe de producto de servidores Intel de gama alta de Compaq, es de los que entiende que Itanium sí es una amenaza y de manera clara, “sobre todo para Sun, ya que sus procesadores están retrasados con respecto a los desarrollos de Intel. La evolución de Intel es más agresiva tanto en precio como en rendimiento y eso se trasladará a la arquitectura de 64 bits”. Desde Fujitsu Siemens Computers, Imanol Tizón, director de desarrollo de negocio de informática de misión crítica, asegura que “más que amenaza creo que es una competencia, y es bueno que existan diferentes opciones para el cliente. No creo que ninguna de las opciones que se abren en el mercado de los servidores de gama alta vaya a ser la ganadora. Es más, creo que todas estas opciones son buenas para todos”. Para José del Rosario, director de marketing de servidores corporativos de HP, “el riesgo de quien no evoluciona es quedarse en posición de nicho. Esta posición genera que los clientes sólo tengan una alternativa e impida elegir la solución más óptima que hay en el mercado”, añadiendo que “la amenaza en los próximos años se verá en una mayor escalabilidad a un precio mucho más competitivo”.
Quien, desde luego, no ve a Itanium como una amenaza sino como un aliado es IBM. Su directora de soporte a ventas eServer xSeries, Dominga Jorge, afirmaba que Itanium “no es ninguna amenaza, ya que se dirige fundamentalmente a entornos Microsoft y Linux. Además, IBM ya emplea procesadores Intel en sus servidores xSeries, y de hecho hemos colaborado en el desarrollo de Itanium. El mercado irá generando nuevas oportunidades que IBM por supuesto aprovechará”.

Una nueva oportunidad
En lo que todo el mundo parece coincidir es en que Itanium supone, ante todo, una nueva oportunidad para clientes, fabricantes y distribuidores. En consideraciones de José Manuel González, “es un hito, es un paso muy importante porque supone acceder a una parte del mercado de servidores de gama alta, más potentes y escalables, a la que hasta ahora no se llegaba”, mientras que para Imanol Tizón es “una oportunidad muy importante para los futuros desarrollos de los servidores de gama alta”. Por su parte, Del Rosario asegura que Itanium “no es sólo un procesador”, sino “el nacimiento de la nueva generación de chips que va a liderar el mercado en los próximos 10 años”. En lo que respecta al canal, la tónica también es bastante generalizada. Así, Tizón no considera que, para todos los partners del canal, Itanium “suponga un nuevo negocio”, dado que se está hablando “no sólo de vender servidores, sino también integración, servicios, seguridad... y no todos van a estar capacitados para dar ese servicio para este segmento del mercado”. Por eso, este responsable de Fujitsu Siemens entiende que habrá un canal “que ya está preparado y otros que, o no quieren entrar en este mercado, o bien se tendrán que contentar con otros servidores”. Mientras, José del Rosario, además de calificar como “clave” al canal, también considera que “es importante señalar que el canal ya no tiene que supeditar su relación con el cliente a un solo sistema operativo y esto le supone incrementar su vinculación con el cliente. Promovemos que puedan certificarse y trabajar con HP en cualquiera de los tres sistemas operativos”. Por su parte, González también opina que quizá nos enfrentemos a un nuevo segmente del mercado “en el que se requiere una especialización en producto por parte de aquellos que también se introduzcan en este nicho de la mano de Intel, aunque será una alternativa más para aquellos que ya tienen una cierta especialización en el segmento de los servidores de gama alta”.
Pero precisamente es esta especialización la que nos conduce, en opinión de este directivo de Compaq, a un nuevo negocio para la distribución, que quedará más segmentada. “Habrá distribuidores especializados en volumen que seguirán existiendo y que seguirán centrados en la informática de 32 bits. Habrá otro grupo de distribuidores que se posicionará de forma clara en este nuevo segme
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios