| Artículos | 15 DIC 2000

La próxima generación de redes IP: manejar los nuevos caudales de información

Tags: Histórico
Raquel Castro.
Son muchos los conceptos que se han afianzado en el mundo de las tecnologías y que ni las novedades ni el paso de los años parecen ser capaces de desbancar. Pero esta aparente falta de movilidad no es del todo real. Si una tecnología perdura en este mercado “de locos”, es gracias a su propia evolución, a saber adaptarse para competir con los nuevos enemigos y con ella misma, con el fin de mejorar más y que no pueden superarla otros. Son, como señalábamos, muchos los ejemplos, pero aquí queremos fijar nuestra vista en una: el protocolo y las redes IP.

Queremos hacernos eco en estas páginas de un informe presentado por la consultora Yankee Group Europe, a instancias de Cisco Systems, bajo el título Next-Generation Networks: Navigating the IP Torrent, en el que se concluye que el nuevo torrente de información bajo diferentes formas a través de las redes IP lleva consigo la necesidad de renovar las actuales redes.
La propia consultora lo define muy bien al asegurar que primero “fue un arroyo, después un río y ahora un torrente”, para concluir que las comunicaciones IP están preparadas para superar el caudal de cualquier otro tipo de comunicación. Por este motivo, se pone en marcha este estudio, para comprobar si las compañías implicadas en este segmento están preparadas para asumir los cambios que tendrán que realizar. Para realizarlo, la consultora ha realizado entrevistas con 30 proveedores de servicios de telecomunicaciones en Europa durante los meses de mayo y junio de este mismo año.

Tranquilidad a largo plazo, inquietud a corto
El dominio de las redes IP puede facilitar la toma de decisiones a largo plazo, pero, en cambio, puede crear determinadas incertidumbres y dolores de cabeza a corto plazo.
El estudio identifica cinco retos a los que se deben enfrentar los actuales proveedores de servicio:

- El volumen del tráfico IP está liderando el desarrollo de servicios de bajo coste (por bit), que está incorporando presión en el precio de servicios clave, especialmente telefonía.
- El rápido desarrollo de Internet y las redes IP está reduciendo los habituales ciclos tecnológicos, permitiendo a los competidores la entrada sencilla en nuevos mercados, incrementando también la presión sobre los jugadores tradicionales en estas redes que se están viendo reemplazadas.
- Estos dos aspectos anteriores están forzando en los proveedores de servicio la búsqueda de nuevas fuentes de negocio en mercados relacionados o en otras zonas geográficas, con lo que contribuyen a incrementar la presión competitiva allí donde se posicionan.
- Los desarrollos tecnológicos, especialmente en el entrono IP, están afectando a la simplificación de un mayor número de áreas de servicios, lo que lleva a las operadoras de telecomunicaciones a buscar nuevas fuentes de ingresos en otras zonas de la cadena de valor.
- Es difícil predecir la evolución del tráfico en las redes IP, porque las operadoras de telecomunicaciones frecuentemente tienen escaso control sobre las aplicaciones que trabajan sobre las citadas redes. Esto no hace sino incrementar las dificultades de los proveedores de servicio para planificar las necesidades de desarrollo.
 
A la vista de estas cuestiones, nos surge una pregunta significativa, y es que es necesario saber qué tipo de implicaciones tendrán estos desarrollos y retos. En opinión de la consultora responsable del informe, existen tres aspectos claves a tener en cuenta.

Implicaciones de los nuevos retos en el entorno IP
La primera de las implicaciones que nos encontramos es que las barreras y fronteras que separan el territorio de las operadoras de telecomunicaciones, hasta ahora dependiente de aspectos como el servicio, la cobertura geográfica y el tipo de cliente, se van a ir difuminando, con lo que esto implica a la hora de que una pueda saltar al territorio de la otra. Por tanto, el resultado de esto es que a medio y largo plazo sólo dos tipos de operadoras perdurarán en el mercado:
 
- Operadoras de telecomunicaciones multiservicio de vocación global o regional que empleen sus propias redes, aplicaciones y contenidos para mantener bajo su manto tantos segmentos de clientes y territorios geográficos como sea posible.
- Proveedores de nicho que emplean nueva tecnología para recortar los precios de los proveedores globales o bien para ofrecer servicios diferentes a los que éstas pueden llegar a ofrecer.
La continua aparición de éstas significa la permanente innovación en el terreno de los servicios, lo que representa, no olvidemos, un seguro de éxito viendo las cosas a largo plazo.
La segunda de las implicaciones podemos encontrarla en que la necesidad de identificar de forma inmediata los nuevos retos puede forzar a las operadoras de telecomunicaciones a moverse de forma rápida, forzando la evolución hacia la próxima generación de las redes IP. Éstas son abiertas, flexibles, adaptables, robustas y estandarizadas. Se trata de las únicas bases realistas para la continua innovación y el desarrollo de aplicaciones de valor añadido. Asimismo, son el mejor trampolín para realizar una transición rápida y segura.
En tercer lugar, estos vendedores están capacitados para asegurar a sus propios clientes aspectos relativos a la calidad de servicio (QoS) IP, con lo que pueden incrementar de forma significativa sus beneficios. Según se desprende del informe, los proveedores de servicio no están convencidos de que las redes IP puras puedan ser capaces de ofrecer una calidad de servicio similar a la que puede ofrecer una operadora en todo tipo de servicios.
Para mover contenidos de voz a una plataforma IP, por ejemplo, los proveedores de servicio esperan una calidad de servicio que, al menos, sea tan buena como la que se puede alcanzar con plataformas de redes tradicionales basadas en una oficina central con circuitos de switches y sistemas de transmisión de jerarquía síncrona digital (SDH).
Además, necesitan que se trate de una red que pueda escalarse a billones de minutos de conversación y millones de usuarios. Así que, para animarse a ofrecer contenidos de primer orden sobre Internet, necesitan estar seguros de que una plataforma basada en una red de servicios de pago puede ofrecer los mismos niveles de calidad que una red de cable o de banda ancha. Desde el punto de vista de los responsables del informe, estas incertidumbres son el mayor inconveniente para una transición rápida hacia las redes de próxima generación.

Consecuencias de las divergencias actuales
Los responsables del informe esperan que una consecuencia de las fuerzas divergentes actuales es que las operadoras con fuertes inversiones en switches y redes como las comentadas anteriormente a nivel de oficina central, tiendan a mantener las redes de forma separada tanto tiempo como sea necesario, mientras que mueven determinado tráfico de redes IP fuera de éstas hacia redes basadas en routers lo antes posible.
Actualmente, muchos operadores todavía están comprando componentes de esas redes para conducir tráfico de Internet, con lo que se produce un ineficiente aprovechamiento de sus capacidades. Extrayendo todo el tráfico IP de las redes de voz, los operadores pueden crear una infraestructura de próxima generación, que permitirá trabajar en las dos redes en paralelo, y mover las aplicaciones de telefonía a una nueva infraestructura en un plazo de tiempo apropiado.
De cualquier forma, un cambio dramático en la estr
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios