| Artículos | 01 MAY 1997

La oficina móvil y el trabajo con equipos portátiles

Tags: Histórico
Javier Gª Moratalla.

Siguiendo el hilo del artículo que publicábamos hace dos meses, y en el que analizábamos cómo se encuentra el mercado y qué novedades nos deparará en el mundo de los equipos portátiles más pequeños, queremos con el presente hacer una revisión de lo que son las posibilidades reales y efectivas de funcionamiento de estos aparatos, dando de este modo una pequeña muestra del amplísimo abanico que nos ofrecen. Una muestra del auge que este tipo de informática está cobrando y sobre todo cobrará, se puede ver en un reciente estudio de la firma Frost & Sullivan. En él, sus analistas afirman que el descenso en los costes de la informática móvil y los HPC (Handheld Personal Computer), supondrán una alternativa barata a los laptops, cifrando el número de ventas hasta el año 2000 en torno a los dos millones de unidades. Según continúa diciendo este informe, los usuarios finales están reclamando productos que puedan usar tanto fuera como dentro de la oficina, de hecho, se espera que reclamen unidades de potencia similar a los de la oficina, con gran autonomía y, sobre todo, sencillez de uso y eficacia.

Las ventajas que ofrecen estos equipos portátiles y la mínima inversión que requieren están proporcionando a muchos profesionales una serie de prestaciones que sorprenderán a más de uno. De todas las funciones que son capaces de desarrollar este tipo de unidades, sólo un pequeño número están funcionando ya en algunas empresas nacionales con un gran éxito, pero lo que no cabe duda es que dentro de poco estos pequeños ordenadores serán imprescindibles para cualquier empresa que quiera sacar un partido aceptable a su trabajo.

Hoy día son innumerables los puestos de trabajo que se desarrollan fueran del propio centro de trabajo, o bien fuera de lo que sería una mesa de trabajo con un ordenador en la que poder manejar toda la información necesaria, que cada día no solo es más numerosa sino que además tiene mayor calidad y resulta más imprescindible.

De todo este gran numero de personas, unos sólo precisan recuperar o enviar información al propio centro u ordenador, otros simplemente poder estar comunicados con él para obtener una información que de manera inmediata les pueda permitir realizar unas operaciones u otras. Todas estas tareas están haciendo que el trabajo fuera de la oficina, o de lo que sería la mesa de trabajo, esté evolucionando y exija cada vez más de unos avances que puedan ofrecer al trabajador alejado de la oficina el mayor número de posibilidades para poder desarrollar todas sus funciones.

Así pues, y sin más preámbulos, pasamos a mostrar algunas de las posibilidades que ya están en funcionamiento y que muchas empresas están sabiendo aprovechar para mejorar su rendimiento.

Debemos hacer una clara diferencia entre dos tipos de usuarios, por un lado tendríamos los que precisan de un equipo de altas prestaciones con un gran poder de comunicación, a los que consideraremos usuarios de la oficina móvil. Por otro lado nos encontramos con una serie de profesionales para quienes lo más importante es poder capturar información, así como llevar consigo una serie de datos que pueden precisar en su quehacer diario.

La oficina móvil y su importancia en España

Desde la aparición en España de los dos operadores de telefonía móvil digital, MoviStar y Airtel, podemos hablar de un nuevo concepto de comunicación informática.

El concepto de oficina móvil es muy claro y prácticamente todos nos imaginamos lo que viene ligado con él. Los componentes básicos son un equipo informático de reducidas dimensiones y peso (nos abstendremos de decir un ordenador portátil dado el gran y diverso número de equipos portátiles que con otra denominación, y como se mencionaba en el artículo de Tendencias del número 20 de Dealer World, se encuentran disponibles ya en el mercado) y un medio de comunicación (entiéndase un teléfono móvil con posibilidades de transmisión digital).

Llegados al nivel de contar todo lo que es capaz de ofrecernos la oficina móvil, nos encontramos con una práctica igualdad entre los servicios ofrecidos por ambos operadores. El primer punto a destacar es que se trata de servicios adicionales que el usuario debe contratar, principalmente el de datos y el de fax, ambos rondan el precio de mil pesetas mensuales en los dos operadores. La transmisión tanto de datos como de fax se efectúa gracias a la inclusión en el equipo de un módem tipo PC Card que se conecta directamente con el teléfono, obteniendo una velocidad de transmisión de 9.600 bps.

Servicio de Fax Este servicio está compuesto por tres partes, envío, recepción y buzón. Su funcionamiento es muy similar al de cualquier fax estándar, pero con la pequeña salvedad que tienen los teléfonos móviles de encontrarse en determinadas ocasiones no operativos, lo que obliga a la inclusión de un buzón a modo de contestador para almacenar mensajes y evitar la perdida de información.

Transmisión de datos Este servicio brinda al usuario la posibilidad de establecer comunicación con cualquier ordenador que disponga, aparte de un módem al que se pueda llamar, de protocolos que soporte nuestro equipo portátil. Entre estos equipos a los que podemos conectar nuestra unidad portátil se hallan los servidores Internet, ofreciéndonos en cualquier punto del mundo un acceso a la red con todas las posibilidades que esto conlleva.

Mensajería SMS Los SMS son pequeños mensajes (no más de 160 caracteres) que casi todos los teléfonos móviles digitales GSM pueden recibir. Las posibilidades de este servicio son ilimitadas para el usuario y ambos operadores ya están haciendo uso de ellas. MoviStar ofrece un servicio de información bursátil mediante este sistema, mientras que Airtel dispone de grupos de noticias a los que el abonado puede suscribirse.

Correo Internet Airtel ha introducido en España la utilización de este servicio sin la necesidad de ordenador, sólo con el teléfono es posible tanto recibir como enviar correo por Internet.

Móviles y captura de datos

Una vez vistas las posibilidades a nuestro alcance con un ordenador portátil estándar, pasamos a analizar las que nos ofrecen otra serie de más específicos. Estos equipos suelen tener una forma más adaptada a la mano para su uso en situaciones móviles. Son equipos con una memoria ROM que ronda entre 1 y 2 MB, y una memoria RAM entre los 256 KB y los 2 MB, aunque en la mayoría de los casos suele ampliarse más todavía. A todos estos aparatos se les puede añadir un largo numero de accesorios que revaloricen su potencia. Podríamos citar entre ellos, lector de códigos de barras, impresoras portátiles, unidades de comunicación por radio, módem para su conexión con teléfonos móviles, etc. Pero sin más preámbulo pasemos a ver algunas de las utilidades que nos ofrecen estos otros equipos.

Control de almacén y stock Este fue seguramente uno de los primeros usos profesionales que se dio a este tipo de equipos. Su uso es básico, podríamos considerar que el operario va realizando anotaciones en el aparato, anotaciones como pueden ser la cantidad de unidades de un determinado producto, la existencia en stock de estos, e incluso el estado de los mismos. Todos estos datos son posteriormente volcados a un ordenador, consiguiendo de esta manera, además de una mayor fiabilidad, evitar el engorroso proceso de anotación sobre papel para después proceder a una transcripción de estos al ordenador.

Preventa Muchas de las empresas dedicadas a la venta y distribución funcionan con una persona de preventa, encargada de visitar a los clientes o posibles clientes, ofertándoles los productos y recogiendo los pedidos que estos realizan, para que posteriormente les sean servidos por un repartidor. En este tipo de trabajo una unidad informatizada facilita el trabajo de la persona encargada de reco

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios