| Artículos | 01 OCT 2003

La oferta más actual para el mercado doméstico

Tags: Histórico
Impresoras de inyección de tinta
Ramón A. Fernández.
Como cualquier otro periférico informático, las impresoras evolucionan al mismo ritmo que los sistemas a los que complementan. Sin embargo, tras unos años de incesante evolución tecnológica con prestaciones crecientes en cuanto a calidad y velocidad, los últimos desarrollos lanzados al mercado no muestran signos de superación demasiado claros ni ostentosos. ¿Se alcanzado, entonces, el techo tecnológico en el terreno de la impresión de inyección de tinta? La respuesta es un rotundo no. Aunque, por el momento, y dentro el sector doméstico, las notables posibilidades de las actuales impresoras de tinta son más que suficientes para cubrir en gran medida sus variadas necesidades.

Dadas las cada vez más exiguas diferencias entre el comportamiento real de una u otra impresora, los distintos fabricantes han preferido seguir tácticas diferentes a la hora de captar la atención de los diferentes clientes y usuarios. Así, hay quien apuesta nítidamente por el decisivo factor precio, mientras que otros prefieren conformar un equipo igualmente valido tanto para los usuarios particulares como para los entornos SoHo, aunque también los hay que siguen “erre que erre” en la búsqueda de la perfección absoluta en la definición y naturalidad de impresión.
Bajo este nuevo panorama, cada fabricante, manteniéndose fiel a la cita anual de renovación de su gama de impresoras de inyección de tinta, ha tomado caminos diferentes para tratar de acertar con los particulares gustos y necesidades de los usuarios domésticos y pequeños entornos de trabajo en grupo. Como no podía ser de otro modo, el laboratorio de Dealer World no ha querido dejar tan propicia ocasión para ser testigo de excepción de las últimas propuestas existentes en nuestro mercado nacional.

Canon i950
Canon vuelve con nuevos bríos a renovar su extensa oferta de impresoras de inyección de tinta. Uno de los ejemplos más palpables de los nuevos avances y desarrollos de este fabricante, tan unido al mundo de la imagen tanto en el vetusto formato analógico como en el más digital, lo podemos encontrar en su nuevo modelo dirigido al mercado de consumo bajo la denominación de 950i.
Se trata de una impresora rápida que tarda poco más de 1 minuto en imprimir una página A4 al máximo de resolución, notable valor que supera con creces a la mayoría de sus rivales. En cualquier caso, el punto fuerte de este dispositivo se concentra en su tecnología Advanced MicroFine Droplet Technology. Denominación que, traducido a un lenguaje exento de engorrosos tecnicismos, puede interpretarse como un sistema de impresión basado en el calentamiento del mismo para producir las gotas de tinta y que utiliza un cabezal independiente al cual se unen todos los cartuchos. En la práctica, la utilización de 6 cartuchos de tinta independientes unido a su elevada resolución de 4.800 x 1.200 ppp. con gotas de tinta de sólo 2 picolitros, dan como resultado una sobresaliente calidad, sobre todo en la impresión de fotografías digitales.
A pesar de ser una impresora que no está destinada específicamente a las tareas de impresión fotográfica, la nueva i950 soporta el estándar Exif Print en su última versión, aspecto que permite conectar directamente una cámara fotográfica o videocámara digital e imprimir todas aquellas imágenes almacenadas en la tarjeta de memoria, sin que tenga que mediar ninguna clase de ordenador personal.
Si la calidad es su cualidad más apreciada, su facilidad de uso se muestra como aspecto a mejorar. A este respecto, la i950 no dispone de ningún sistema para la alineación automática de los cartuchos, lo que deja en manos de la susceptible apreciación visual de cada usuario este importante proceso de configuración. Asimismo, tampoco incorpora un mecanismo para la detección y configuración automática de los parámetros de impresión en función del tipo de papel utilizado, cuestión que suele dar al traste con el trabajo en impresión cuando se produce algún descuido en la correcta elección de papel o en su pertinente colocación en la bandeja de alimentación.
Externamente, este modelo mantiene una cuidada estética y adecuada funcionalidad, si bien el panel de control, compuesto por dos botones y un testigo luminoso que puede adoptar dos tonalidades diferentes, resulta un poco pobre en comparación a los productos de HP y Olivetti. Además, pese a contar con un sistema de alimentación de papel de desarrollo vertical, el mecanismo evidenció algún que otro fallo bajo nuestra batería de pruebas.
Por lo que atañe al casi siempre polémico aspecto de los consumibles, la teoría ventaja inicial que presenta esta impresora al utilizar cartuchos de tinta independientes por cada calor, se ve contrarrestada por la reducida capacidad de los mismos, permitiendo una media de tan sólo 210 páginas. Además, según las condiciones de uso del dispositivo, se deberá sustituir el cabezal cada cierto tiempo para no ver mermada la calidad de nuestra impresora, lo que supone otro importante desembolso.
En cuanto a conectividad, dispone de un puerto USB 2.0 para su conexión con el ordenador, formato que posibilita la compatibilidad funcional con los más modernos ordenadores dotados de esta flexible y fluida vía de comunicación.
La documentación, sobre todo la que se ofrece en formato HTML, resulta de lo más completa y detallada para sacar el máximo provecho al dispositivo. Por último, y a diferencia de casi todos sus rivales, Canon ha puesto especial interés en dotar a su producto de un apropiado acompañamiento de software. Así, por ejemplo, en el CD-ROM BJ Solution Disk se proporcionan las aplicaciones Easy-PhotoPrint, ZoomBrowser EX y PhotoStitch con las que los usuarios noveles puedan iniciarse en las tareas más elementales concernientes al tratamiento y almacenamiento de las imágenes digitales.
Hay que destacar también el completo conjunto de utilidades para la realización de las tareas de mantenimiento, donde se ofrece la posibilidad de alinear los cabezales, restablecer los niveles de tinta tras la sustitución de cualquiera de los cartuchos o activar el modo silencioso, entre otras opciones. Por descontado, el controlador de hardware, tanto para sistemas PC como MAC, es muy completo, al tiempo que ofrece un sencillo manejo, permitiendo configurar la impresión de la manera más óptima en muy pocos pasos.
En definitiva, una impresora de inyección de tinta concebida para atender las variadas y crecientes exigencias de aquellos usuarios doméstico que, además de cubrir sus típicas necesidades de impresión, gusten sacar copias de elevada calidad de sus fotografías digitales. No obstante, el precio que presenta la i950 se aleja significativamente de las posibilidades reales de la mayor parte de los bolsillos particulares.

Lo mejor: Calidad y velocidad de impresión.
Utilización de 6 tintas
Lo peor: Precio
Falta de automatismos


Epson Stylus Color C84
Con la nueva impresora Stylus Color C84, Epson se ha limitado simplemente a modificar levemente algunas características de segundo orden y a modernizar su línea estética, pero sin ofrecer un aumento significativo en las prestaciones sobre su antecesor modelo, la C82. En su constante apuesta por la impresión de inyección de tinta, este dispositivo de última generación hace acopio de buena p

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información