| Noticias | 15 OCT 2003

La innovación sigue teniendo nombre masculino

Tags: Histórico
La discriminación de género no es una cuestión que sólo repercuta en los oficios habituales, sino que también está tristemente presente cuando se habla de personal muy cualificado. Esto ha quedado patente en una conferencia recientemente celebrada en Berlín (Alemania) y en los datos que allí se expusieron. Podemos adelantar que sólo un 15 por ciento de los investigadores de la UE son mujeres.
Yolanda Sánchez
Aunque cuando hablamos de discriminación laboral de la mujer tendemos a pensar en países poco desarrollados y en segmentos empresariales básicos, los datos están aquí para demostrarnos que no es así. En Europa, el campo de la investigación avanzada es otra de las áreas donde las mujeres están peleando su particular batalla para conseguir la igualdad.
En un vistazo general cabe destacar que sólo un 15 por ciento de los investigadores en las industrias europeas son mujeres. Esto se produce a pesar del incremento en el número de mujeres que han pasado por la universidad y que han terminado unos estudios que las convierte en perfectas candidatas. Ésta es una de las conclusiones del estudio presentado por la Comisión Alemana en una conferencia realizada recientemente en Berlín y en la que se analizó en profundidad esta cuestión.
Más de 350 entrevistas de los participantes de más de 40 países se han recopilado para su análisis en Berlín en el foro de discusión entorno al papel de la mujer en el mundo de la investigación y cómo ha cambiado éste en Europa. La conferencia, organizada por el Ministerio Federal Alemán de Educación e Investigación, representa un paso clave en la promoción del papel de la mujer en la investigación europea. El objetivo de este evento fue tratar de trazar las directrices de las próximas acciones que se tomen para incentivar esta participación, conjuntamente con las propias empresas.

Una importante asignatura pendiente
Las mujeres en la industria de la investigación son un recurso insuficiente. Los datos señalan que únicamente un 15 por ciento de los 500.000 investigadores que trabajan actualmente en la industria europea son mujeres. Así, y si Europa mantiene su intención de destinar el 3 por ciento del PIB europeo a la investigación para el 2010, es necesario movilizar los recursos sin dejar al margen a las mujeres. Muchas de las mujeres preparadas para ello, y con títulos universitarios, no han podido incorporarse al mercado laboral porque ni las compañías ni la sociedad tienen cabida para ellas.
Detrás del porcentaje del 15 por ciento, hay diferencias importantes a nivel nacional: desde el 24 por ciento de Portugal, la cifra cae hasta un 9 por ciento en Austria o al 9,6 por ciento en Alemania, donde se localizan alrededor de 150.000 de todas las industrias de investigación europeas. En el caso de los países que se incorporarán a la UE próximamente, la proporción de mujeres investigadoras con trabajo es mayor (25,8 por ciento), pero también es cierto que la población es notablemente menor. Y es que la diferencia que se establecerá en esta proporción variará apenas un 1 por ciento cuando Europa contemple 25 miembros.
Además, las mujeres representaron un 30 por ciento de los licenciados en ciencia e ingeniería en 2000 en Europa. Estos números se han incrementado en estos años, de la misma forma que lo hizo la cifra de licenciados en general. Asimismo, es muy significativo saber que sólo 78 de cada 100 mujeres altamente cualificadas trabajan, mientras en caso de los hombres la cifra aumenta a 87.

Buenas prácticas de las empresas europeas
Muchas compañías han reconocido la necesidad de potenciar a mujeres investigadoras y fomentar el potencial de las que temporalmente han optado por no ejercer su profesión. Actualmente, hay muchas iniciativas en este sentido dentro del mercado empresarial europeo.
Apertura y transparencia en las culturas empresariales son premisas para desarrollar el potencial del empleado. Asimismo, la publicación de la información de la posición y rol de la mujer dentro de la organización es el primer paso para hacer un positivo balance de la política empresarial. Todo ello se ha contemplado en el tratado presentado por la Comisión, en dicha conferencia alemana, bajo el título: “La mujer en la industria de la investigación: las buenas prácticas en la industria europea”. Este informe está compuesto por una serie de estudios basados a su vez en la información de las compañías .
Los ejemplos presentados contemplan muchas iniciativas en áreas como reclutamiento, comunicación, método, diversidad, flexibilidad y familia. Asimismo, se incluyen entrevistas con investigadoras de distintos campos y se analizan los recursos con los que cuentan y las políticas que han seguido sus empresas.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información